SOCIEDAD › OTRA DENUNCIA CONTRA LA POLICIA METROPOLITANA POR UN CASO DE VIOLENCIA

Golpes para los hijos y la madre

La Procuraduría de Violencia Institucional denunció a tres policías porteños por un procedimiento en Saavedra que incluyó una golpiza a cuatro adolescentes y a la madre de tres de ellos. La mujer quiso hacer la denuncia policial, pero terminó detenida.

Tres miembros de la Policía Metropolitana fueron denunciados por abusos en un “procedimiento” realizado el año pasado en Saavedra en el que golpearon a cuatro adolescentes y a la madre de tres de ellos: cuando otros efectivos acudieron al lugar y pretendieron esposar a los jóvenes reprimidos, la madre intercedió por ellos. El resultado fue que también ella recibió golpes de los agentes. Quiso hacer la denuncia policial, pero terminó detenida. Una cámara de seguridad de la zona registró los hechos. Desde la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) exigen que se separe a la Metropolitana de la investigación del caso.

La denuncia fue presentada ante la Justicia en lo Criminal de Instrucción por el titular de la Procuvin, Miguel Palazzani. Los acusados son tres oficiales de la Metropolitana ya identificados, aunque hay otros que pueden resultar involucrados.

Los hechos ocurrieron el 6 de noviembre del año pasado en Melián y Vilela, en el barrio porteño de Saavedra, cuando un policía de la fuerza de seguridad porteña que patrullaba en bicicleta pidió documentos a dos chicos de 16 años en jurisdicción de la comisaría de la Comuna 12. Como los menores no tenían la documentación encima, ofrecieron ir a buscarla en la casa donde vivía uno de ellos, a media cuadra del lugar. Pero, cuando caminaban hacia la casa, sucedió lo inesperado. “El agente A. los siguió y tras caminar unos 15 metros encerró a uno de los jóvenes contra una camioneta que se encontraba estacionada en la calle, lo tomó por encima de los hombros y lo tiró bruscamente al piso. Luego lo pisó en la zona del abdomen presionándolo contra el piso, lo tomó del brazo derecho incorporándolo nuevamente de un tirón y le arrojó una patada. El niño pudo esquivar la patada e hizo unos pasos hacia atrás, momento en que el policía le pegó un violento golpe en el cuerpo con la tonfa”, indica la denuncia formulada por Palazzani.

Los dos jóvenes intentaron escapar de la agresión y corrieron hacia su casa. Allí estaba la madre de uno de ellos, quien se encontró con el policía agrediendo a los dos adolescentes y trató de interponerse. Le pidió al efectivo que los revisara, “por lo cual éste los puso contra la pared”. En ese momento se acercó otro agente que estaba en la garita de Melián y Paroissien, e intentó esposar a los niños, “ante lo cual comenzaron nuevamente los empujones”.

Un tercer uniformado que transitaba en moto llegó al lugar con la intención de llevar detenidos a los adolescentes, pero la mujer logró refugiar a ambos en su casa. “En consecuencia, los tres policías comenzaron a pegarle a la damnificada con golpes de tonfa y empujones”, describe la denuncia, lo que provocó que su hija de 15 años y otro de 18 salieran de la casa e intentaran “interponerse para protegerla, reclamando que no le peguen a su madre, y también fueron agredidos”.

Fue así que llegaron al lugar unos veinte policías en seis móviles, una camioneta, tres motos, tres bicicletas y un móvil de la Policía Federal. La mujer pudo ingresar finalmente a sus hijos en la casa y se quedó hablando con los agentes en la calle, quienes tomaron nota de sus datos personales. Después, al hacer saber su intención de denunciar lo ocurrido, fue llevada a la comisaría ubicada en Ramallo 4398. Allí le dijeron que debía esperar diez minutos para que le tomaran la denuncia. Pero se le acercaron dos efectivos y “la trasladaron sin mediar palabra a una celda, poniéndola en conocimiento de que quedaba detenida por agresión a la fuerza pública”, reseña la denuncia de Palazzani.

La mujer, que ingresó a la dependencia policial a las 17.40, salió recién a las 4 del día siguiente. Un médico legista constató a las 21.15 del día de la detención que la mujer “presentaba lesiones de data reciente”. Una vez liberada, la mujer concurrió junto a sus hijos al Hospital Pirovano, donde también fueron constatadas las lesiones. Luego formularon una denuncia en el local de la Agencia Territorial de Acceso a la Justicia (Atajo) del barrio de Saavedra y la misma fue comunicada a la Procuvin.

En la evaluación de los hechos, el fiscal Palazzani señaló que se trató de “circunstancias que evidencian un claro ejemplo de hechos de violencia institucional, y en este marco se deben investigar y conceptualizar, porque constituyen hechos graves que imprimen en las víctimas daños tanto físicos como psíquicos, y afectan sus subjetividades desde que generan desamparo y acentúan la dificultad de la víctima para acceder a los mecanismos de denuncia, investigación y juzgamiento, como representación clara de la asimetría estructural que preexiste a los hechos”.

Compartir: 

Twitter
 

El metropolitano inició las agresiones porque los jóvenes no tenían documentos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.