SOCIEDAD › COMO SERA EL NUEVO SISTEMA DE VENTA DE REMEDIOS GENERICOS

Con el paciente como protagonista

Médicos y farmacéuticos confían en que el sistema logrará bajar los precios. Otros sectores son pesimistas. Algunos laboratorios se lanzarán a fabricar genéricos. El nuevo rol de los pacientes.

Miran de un lado para el otro, y esperan que el jugador de al lado mueva la primera ficha. Así suele ser cuando los mercados se reacomodan por el imperio, por ejemplo, de un decreto de emergencia que cambia las reglas de juego, dejando una especie de incógnita sobre la manera en que se competirá por vender, nada más y nada menos, que medicamentos. Aunque nadie sabe aún cuáles son los laboratorios que se lanzarán a la producción de genéricos, éstos, los básicos de los remedios, son la estrella del decreto que el ministro Salud, Ginés González García, logró que pasara el filtro del Ministerio de Economía anteayer: no sólo que las fórmulas básicas a precios hasta un 100 por ciento más barato se venderán en las farmacias y posiblemente fraccionadas, sino que los farmacéuticos deberán recomendar sí o sí lo más económico, si es que el médico no se abstuvo de recetar con marca registrada. Los más optimistas confían en el consumidor como gran garantía del respeto del decreto que pretende abaratar los remedios en un país donde la carestía apremia.
En principio hay cierto consenso entre médicos y farmacéuticos –no dueños de farmacias– sobre un éxito a mediano plazo. Imaginan un mercado con verdaderos y masivos precios accesibles a fuerza de los reclamos de consumidores –que teniendo cómo– exigirán que se les cobre lo mínimo y de la buena voluntad del señor farmacéutico de su barrio. “Somos optimistas siempre y cuando la población nos ayude –le dijo a este diario Marcelo Peretta, del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal–. La población tiene que ir a la farmacia y preguntar por el farmacéutico, quien le va a dar el consejo para elegir el genérico más barato.
Los propietarios de farmacias y los laboratorios grandes no dan crédito a lo que ocurre y, además de tirar tierra sobre los planes oficiales, aseguran que nadie está seguro ante un genérico de una marca no conocida. Para darse una idea: ayer el presidente de la Federación Argentina de Cámara de Farmacias, Gilberto Videla, opinó por ejemplo que primero habría que actualizar los laboratorios, que son de la década del 30. “Recetar por monodrogas es dar libertad a cualquier producto, es una cosa muy liviana, y fundamentalmente en la Argentina”, dijo, antes de considerar a González “un teórico y nada más”.
En cambio, elogiando el caudal de conocimientos que ostenta González García, el secretario general de la Asociación de Médicos dijo antes de su formal OK, que “el ministro sabe mucho, hace años que se dedica a esto, vamos a ver cómo sale”. Es que al parecer el cómo sale, pero cómo sale de veras, nadie podría jurarlo. Por supuesto que González García está convencido de que habrá un orden que permitirá garantizar un determinado “nuevo orden”, valga la redundancia. ¿Pero de dónde saldrán los hilados finos del telar que pretende rearmar el Gobierno? Ayer el ministro fue consultado sobre la posibilidad de que se le rebelaran los grandes laboratorios y no consiguiera a tiempo todos los genéricos necesarios para abastecer la salud pública, los 20 millones de beneficiarios del plan madre, y lo negó. “Por una conversación que tuvimos con la industria, en ningún momento nos dijo que no lo iba a hacer”, despejó. “Lo que están haciendo ellos ahora es decir qué productos, qué laboratorios van a entrar en esta política, que es una política de consenso, donde ellos nos proponen esos productos”, explicó.
Estadísticamente, el mercado de los genéricos alcanza un 40 por ciento del total del volumen de medicamentos que se comercializan en el país, el restante sesenta por ciento es de marcas con medicamentos especiales. En los últimos años, el volumen promedio del total del mercado es de unos 6 mil millones de pesos, con lo cual se puede dimensionar la sensibilidad de las empresas que se disputan esas cifras. Esa porción de mercado en el que la participación de las grandes marcas es alta queda ahora sujeta a lo que se establezca en la competencia entre quienes “puedan” competir. La opinión de Reynaldo Saccone, de la CICOP –Asociación Sindical de Profesionales de la Salud Bonaerenses– justamente es que el decreto del gobierno de Eduardo Duhalde es “demasiado económico para el alcance que se le quiere dar”, según dijo a Página/12. Se refería, no al criterio o la racionalidad que inspira el decreto, sino a la cantidad que se invertirá en paliar la emergencia: 50 millones para la compra de remedios e insumos sanitarios que satisfagan en todo el país a los hospitales y salitas. “El decreto es insuficiente, tenemos los medicamentos más caros del mundo y no se lo combate con medidas de fondo como producir desde las estructuras estatales que existen para poder abaratar costos a niveles reales”, criticó la CICOP.
Los que no tiene un ápice de esperanza sobre un futuro mejor para curarse con medicamentos realmente baratos son los de la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales: Carlos Villagra considera que el decreto “no tiene sentido por la falta de infraestructura de genéricos y sobre todo de la capacidad de los laboratorios chicos de distribuirlos”. Para Villagra este desabastecimiento de genéricos comenzará apenas se cruce el segundo cordón del Conurbano y se extenderá a todo el interior. “La medida es un parche más a una goma pinchada. Tiene solo carácter formal porque no hay laboratorios capaces de cumplir con los que imponen sus productos”, asegura. Clara Suárez aclaró desde Cooperala –que agrupa a laboratorios nacionales grandes y pequeños– que lo cierto es que los más chicos “no llegarán a producir lo suficiente para vender a todo el país por los altos costos de distribución y promoción”.

Informe: Darío Nudler

Compartir: 

Twitter
 

Con la emergencia sanitaria, los farmacéuticos deberán recomendar sí o sí el remedio más barato.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.