SOCIEDAD › VECINOS DE LUCAS CABELLO RECLAMAN JUSTICIA Y RETRACTACIóN A VIDAL Y MONTENEGRO

Concentración en el corazón de La Boca

Otro corte en Almirante Brown y Villafañe, a metros de donde fue fusilado Lucas Cabello por el policía metropolitano Ricardo Ayala. Piden agravamiento en la carátula y retractación a la vicejefa de Gobierno María Eugenia Vidal y al ministro Guillermo Montenegro.

 Por Carlos Rodríguez

Con una concentración en el corazón del barrio de La Boca, sobre la Avenida Almirante Brown, los familiares, amigos y vecinos de Lucas Cabello reclamaron justicia para el joven de 20 años que sigue internado en estado delicado luego de haber sido baleado hace una semana por el agente Ricardo Ayala, de la Policía Metropolitana. “Está totalmente probado que Lucas no tenía ningún arma como insiste en decir (el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo) Montenegro, y el mismo agente de la Metropolitana admitió que fue él quien apretó el botón antipánico después de haber disparado tres veces contra Lucas”, le dijo a Página/12 Gabriela Carpinetti, abogada de la familia Cabello. Recalcó que “ya está descartado el supuesto hecho de violencia de género que habría motivado la intervención del agente y lo que exigimos es que sea dado de baja de la fuerza en forma inmediata”.

Carpinetti adelantó que van a pedir que la causa, que por ahora está caratulada como “intento de homicidio”, sea “recaratulada como tentativa de homicidio agravado por el estado de indefensión de la víctima y por haber sido cometido por un agente de una fuerza de seguridad”. La abogada dijo que solicitaron una audiencia con Montenegro y con la vicejefa de Gobierno y gobernadora electa de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, “para exigirles que se retracten de sus dichos según los cuales el policía metropolitano intervino para ponerle fin a un hecho de supuesta violencia de género atribuido a Lucas, hecho que nunca ocurrió, como tampoco ocurrió la supuesta agresión de Lucas, con un arma que no existió, al agente Ayala”.

Varios testigos presenciales “ratificaron ante el juez” Osvaldo Daniel Rappa que “Lucas no estaba armado y que fue baleado tres veces por Ayala, en dos de esas oportunidades cuando estaba indefenso, tirado en el piso”. El agente Ayala sigue detenido por “tentativa de homicidio” y los abogados de la familia van a pedir que se agrave la imputación.

Rubén, padre de Lucas, estuvo en la marcha acompañado por su hija Aldana. “Yo no voy a hablar de la causa, sólo voy a hablar de mi hijo, de cómo está él.” Rubén le dijo a este diario que el joven está internado ahora en el Sanatorio De los Arcos, en Palermo, y que “se encuentra estable, mejorando, tiene muchas ganas de vivir y pensamos que, con la ayuda de Dios, va a salir adelante”. Sostuvo que, mientras tanto, “además de tener fe en su recuperación, tenemos que seguir trabajando entre todos, con la ayuda de los vecinos, para limpiar el nombre de Lucas, que es un chico que ha recibido una agresión que no buscó y que no merecía”.

“Nos concentramos junto con los vecinos y organizaciones sociales para pedir justicia por Lucas y para exigirle al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que no interfiera en la investigación del caso y que explique por qué el policía que lo baleó no está aún separado de la fuerza y lo siguen defendiendo”, aseguro por su parte Nahuel Berguier, el otro abogado de la familia del joven baleado.

La concentración se realizó, ayer por la tarde, en la zona del barrio de La Boca conocida como “las cinco esquinas”, donde se cruzan la Avenida Almirante Brown con Benito Pérez Galdós y Wenceslao Villafañe. Los abogados querellantes afirmaron que el policía Ricardo Ayala, de 20 años, disparó tres veces contra Lucas, hiriéndolo en la pera, en el bazo y en un testículo, provocándole heridas de gravedad. Al declarar ante el juez Rappa, el agente de la Metropolitana dijo que había actuado “en legítima defensa”, porque Lucas “estaba armado”, pero sus dichos fueron desmentidos por los testigos y por la evidencia reunida en el lugar del hecho, dado que sólo hubo un arma, la reglamentaria del policía.

“El expediente es muy claro, porque allí se dice que en la escena del hecho sólo había sangre de Lucas, que había tres vainas servidas que pertenecían al agresor y que no había ningún arma perteneciente al joven agredido, de manera que la versión oficial está totalmente desechada”, ratificaron los abogados de la familia.

El abogado Berguier, sobre el estado de salud de Lucas, explicó que se encuentra “con pronóstico reservado y en terapia intensiva”. Si bien pudieron extraerle dos de las balas disparadas por Ayala, “la que ingresó por la pera quedó alojada en la médula espinal”.

La familia del joven baleado reclama ahora “una audiencia con María Eugenia Vidal y con el ministro Montenegro para que se rectifiquen de sus dichos, que son injuriantes para Lucas, que aparten a Ayala de la fuerza y que de una vez por todas cesen las acciones violentas de la Metropolitana en La Boca y en la zona sur de la ciudad”, donde en forma permanente se producen hechos de abuso por parte de miembros de esa fuerza de seguridad y también por parte de la Prefectura y la Policía Federal.

Rubén, el padre de Lucas, a pesar de su fe en la recuperación del joven, admitió que “la bala que ingresó en la pera le dañó la médula y es posible que no pueda volver a caminar”. De todos modos, los allegados aseguraron que el chico ha tenido algunas reacciones, que pudo moverse un poco y que tiene “intenciones de hablar, de comunicarse, a pesar del estado en que se encuentra”. Participaron de la manifestación el diputado Leonardo Grosso, quien señaló que “quien disparó dos veces sobre un pibe indefenso es un delincuente y es inadmisible que los funcionarios del gobierno porteño sigan defendiéndolo”.

También estuvo presente el diputado porteño José Cruz Campagnoli, quien presentó un pedido de informes para que el Ejecutivo porteño informe sobre los antecedentes de Ayala y del personal de la Metropolitana que cumple tareas en las calles Martín Rodríguez y Villafañe, del barrio de La Boca, donde ocurrió el ataque a Lucas Cabello.

Compartir: 

Twitter
 

Rubén, padre de Lucas Cabello, se abraza con su hija Aldana, durante el reclamo de justicia.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.