SOCIEDAD › ANDREA GAMARNIK, PREMIADA POR SU INVESTIGACION SOBRE EL DENGUE

Creatividad en el laboratorio

La científica argentina, investigadora principal del Conicet y directora del laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir, recibió el premio L’oréal-Unesco por sus descubrimientos sobre cómo se multiplica el virus del dengue.

La científica Andrea Gamarnik, investigadora principal del Conicet y jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) desde hace 15 años, recibió el premio L’Oréal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia” por “sus importantes descubrimientos sobre los mecanismos de multiplicación del virus del dengue”. La distinción, que también reconoció la labor de otras cuatro investigadoras de Europa, América del Norte, Africa-Estados Arabes y Asia Pacífico seleccionadas de entre 2600 candidaturas, fue entregada en la Maison de la Mutualité, de París, durante una ceremonia a la que concurrieron integrantes de la comunidad científica de todo el mundo, invitados por los organizadores, quienes subrayaron que la investigación de Gamarnik fue reconocida por sus aportes para limitar la propagación del dengue, porque conocer los mecanismos de replicación del material genético permite explicar cómo infecta y causa la enfermedad.

Oriunda de Lanús, Gamarnik había emigrado y regresó a Argentina en 2001, con la meta de llevar adelante una investigación que tuviera impacto en el entramado social. De allí que eligiera trabajar sobre el dengue, la enfermedad viral más importante a nivel mundial transmitida por mosquitos –cada año, más de 390 millones de personas resultan infectadas– y para la cual todavía no existen vacunas ni antivirales aprobados. “Por este motivo y debido a que es un virus de gran relevancia para nuestra región, desde que inicié mi trabajo de investigación en el país me dediqué a estudiar los mecanismos moleculares que permiten la infección y reproducción del virus del dengue en células humanas y de mosquito”, explicó la investigadora que ya tiene más de 30 papers escritos al respecto.

En una entrevista concedida el año pasado a este diario, Gamarnik repasó el proceso llevado adelante por el laboratorio que conduce en la FIL y señaló que “uno de los descubrimientos más importantes fue en 2006, cuando logramos describir cómo se desarrollaba el mecanismo molecular vinculado a la multiplicación del material genético del virus”. En ese momento, recordó, “fue un hallazgo novedoso porque durante muchos años los especialistas intentaban unicar ese proceso en un sitio del genoma viral equivocado”. En cambio, ella y su equipo “con la cabeza bien abierta, comenzamos a estudiar áreas inexploradas y descubrimos que la polimerasa (la enzima viral que copia el material genético) actuaba en el extremo del genoma opuesto a lo que se predecía. De este modo comprendimos que el genoma del virus del dengue se circulariza y forma anillos. Todo ello, a partir de la utilización de un microscopio de fuerza atómica”.

El galardón otorgado por la alianza entre L’Oréal y Unesco implica un premio de 100.000 euros, pero también opera como un llamado de atención al trabajo de las científicas, quienes deben enfrentar sesgos de género en el campo de la investigación. “En el ambiente académico uno podría pensar que no hay diferencias de géneros. Pero no es así. Si vemos la lista de investigadores de Conicet, la proporción de hombres y mujeres es casi la misma; sin embargo, si uno observa los cargos directivos de los institutos, laboratorios o de los líderes de grupo, el porcentaje de mujeres cae al 20 o 30 por ciento. Esto nos muestra que todavía hay obstáculos para que una mujer llegue a ser exitosa en la carrera científica, y eso pasa en Argentina y en todo el mundo.”

“Vivimos en una sociedad patriarcal y hay una serie de temas como estereotipos de género, diferencias de oportunidades y temas prácticos que no están resueltos”, reflexionó Gamarnik. En aquella entrevista concedida a Página/12, había contado: “A veces me pregunto: si ingresan a la universidad casi la misma proporción (de estudiantes) de ambos sexos, ¿por qué los cargos directivos en las unidades científicas, en las empresas y en las industrias, en general, son ocupados por hombres”.

El jurado que designó a las ganadoras estuvo presidido por la Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2009, Elizabeth Blackburn, quien fue galardonada con el Premio L’Oréal-Unesco Por las Mujeres en la Ciencia 2008.

Compartir: 

Twitter
 

Gamarnik fue una de las cinco científicas elegidas de entre 2600 de todo el mundo.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.