SOCIEDAD › UN SOLDADO ENTRERRIANO Y SU PADRE, PRóFUGOS; LA MADRE QUEDó PRESA

Orden de captura por el crimen del soldado

La madre de un soldado voluntario entrerriano que está prófugo junto a su padre por una causa de homicidio quedó detenida con prisión preventiva sospechada de haberlos ayudado a escapar. Se trata de Nilda Beatriz Leiva, madre del soldado Brian Escobar, de 18 años, que está acusado, igual que Antonio Escobar, de 59, de haber asesinado a su compañero del Regimiento de Caballería de la ciudad de Chajarí, Fabricio Bermani.

El juez de Garantías Eduardo Degano ordenó 45 días de prisión preventiva para Leiva, quien se cree ayudó a escapar al padre y al hijo, desaparecidos desde el sábado último. La Fiscalía requirió la medida ya que el mismo día en que se ordenó la detención de los Escobar, la mujer denunció la desaparición de su hijo, quien, dijo, se fue de su casa y dejó su billetera, sus documentos y otros elementos personales, además de que no respondía a los llamados y mensajes telefónicos desde el jueves.

El Ministerio de Defensa de la Nación se presentó como querellante en el expediente en el que se investiga, además del crimen del soldado, el robo del fusil Fal que portaba, de su casco, de los cargadores de municiones y del chaleco antibalas. Debido al robo de esos elementos pertenecientes al Estado Nacional, la cartera de Defensa ordenó a la Dirección General de Asuntos Legales que designe a dos letrados para representar a Leiva en la causa e impulsar la investigación.

El crimen de Bermani fue cometido el 18 de junio último, a unos 400 metros del Regimento de Caballería de Tanques 7, de Chajarí, en momentos en que el soldado voluntario estaba de guardia. De acuerdo a la pesquisa, la víctima fue obligada a acostarse boca abajo, con las manos extendidas hacia adelante, y luego fue ejecutada de un disparo en la nuca desde una distancia de entre uno y dos metros.

Los investigadors llegaron a los Escobar tras recibir testimonios que indicaban que el soldado voluntario compañero de Bermani había mostrado, días antes, una pistola calibre 380 como la empleada para matar al joven y que un auto similar al suyo fue visto merodear el regimiento.

Días atrás, el sospechoso denunció mediante su abogado, Claudio García, que durante la investigación sufrió apremios y amenazas por parte de la policía para que se autoincriminara en el hecho. Según la denuncia, fue golpeado en dos oportunidades por policías tras ser llevado a declarar a la comisaría de Chajarí, donde lo amenazaron diciéndole que aparecería muerto como el soldado si no les decía la verdad.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.