SOCIEDAD › ASAMBLEAS Y ORGANIZACIONES PIDEN CONSENSUAR EL DESARROLLO URBANO

Planear la ciudad entre todos

En la Legislatura, organizaciones políticas y sociales lanzaron la Campaña por una Carta del Derecho a la Ciudad, para consensuar principios del desarrollo urbano porteño. Buscan firmas y participación para debatir sobre planificación y derechos.

Asambleas vecinales y organizaciones políticas y sociales participaron del lanzamiento de la Campaña por una Carta del Derecho a la Ciudad, que busca consensuar principios para el de-sarrollo urbano. Reunidas en la Legislatura porteña, coincidieron en la necesidad de “proponer, en lugar de aceptar”, lineamientos para planificar la ciudad y para “evitar que la planificación la siga definiendo el mercado”. “Se nos presenta un contexto que nos obliga a coordinar acciones, en el que los negocios inmobiliarios buscan legalizar sus ilegalidades a través de la reforma del Código de Planeamiento de la Ciudad”, señaló Jonatan Baldiviezo, presidente del Observatorio del Derecho a la Ciudad. La campaña cuenta con el apoyo de más de 20 entidades, comunas, partidos políticos y cátedras universitarias, además de vecinos independientes, y buscará elaborar la Carta del Derecho a la Ciudad (www.cartaderechoalaciudad.com.ar), para presentar a la Legislatura.

Desde el inicio de la gestión PRO, informó la entidad, se privatizaron más de 200 hectáreas de tierra pública, una superficie superior a 200 manzanas de la Ciudad. “Esta campaña tiene que ser una herramienta de organización, que sirva como alternativa a la planificación que nos propone el mercado”, apuntó Baldiviezo. Como las cuestiones más urgentes a tratar y resolver, señaló a la defensa de los espacios verdes, de las normativas ambientales y urbanización de las villas de la ciudad.

A fin de año se actualizarán al menos 9 leyes relacionadas con el control de las edificaciones y del planeamiento urbanístico, cuyos textos “ya comenzaron a elaborarse sin consideración de los reclamos y propuestas de la ciudadanía”, dijo Baldiviezo. El Gobierno porteño “ya creó el Foro de Desarrollo Urbano para justificar haber dado participación a la ciudadanía en estos próximos debates porque su principal objetivo es conseguir seguridad jurídica”, detalló el activista. Por ese motivo, destacó que “hay que generar espacios de participación reales, discutiendo con los vecinos, en las comunas, es la única forma de tener una ciudad para todos”.

Alberto Aguilera, integrante de la red de vecinos autoconvocados Manzana 66 Verde y Pública opinó en el mismo sentido: “ganamos si los vecinos saben de altura, de espacios verdes, toman conciencia del cuidado del patrimonio que los inversores inmobiliarios quieren tirar abajo”. “En Saavedra los vecinos sabemos de retenes, de cuencas hidráulicas, la única manera de no quedarse afuera de las discusiones es aprendiendo”, comentó, a su turno, Carlos Scally, de la Asamblea de Vecinos Inundados de Saavedra. Las consecuencias de la falta de planificación y la edificación sin controles se vieron en la inundación de 2013, que tuvo como uno de los más afectados a Barrio Mitre. “En Saavedra los vecinos no duermen cuando llueve”, contó.

Como vías para difundir estos debates que nutrirán el cuerpo de la carta, Mauricio García, de la Asamblea de vecinos de Parque Lezama, apuntó a la importancia de los medios de comunicación barriales. “Para llegar a todos los vecinos hay que aprovechar los canales más directos, radios comunitarias, diarios vecinales, además de los espacios de debate que se puedan organizar”, advirtió.

Otro de los ejes del encuentro fue la urbanización de las villas y el acceso a los servicios básicos, una vieja deuda de la ciudad. Marcos Chinchilla, de la Villa 20, se definió como “escéptico” acerca de las propuestas que se le puedan acercar al Gobierno: “lo único que hicieron por nosotros en cinco años fue, una vez, acercarnos pintura para las casas, nunca se propusieron soluciones estructurales”, remarcó. Las inundaciones, derivadas de la falta de sistemas de desagüe, y los incendios –producto de las instalaciones eléctricas precarias– son solo algunos de los riesgos con los que se convive en ese barrio.

Para María Eva Koutsovitis, del frente territorial Salvador Herrera, “Buenos Aires condena a miles y miles de vecinos a vivir sin agua, en pésimas condiciones, expuestos a distintas enfermedades”. Y agregó: “No queremos seguir viviendo en una ciudad que nos segrega”.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinos también incluyeron en el temario la urbanización de las villas.
Imagen: Sandra Cartasso
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.