SOCIEDAD

Detienen al joven acusado por el crimen de Castelar

Es un chico de 19 años, que tendría antecedentes por otros dos homicidios. Hace un mes había sido arrestado por averiguación de antecedentes pero, llamativamente, fue liberado por la policía.

El joven de 19 años, acusado de ser el autor material del crimen del comerciante Daniel Bogani –asesinado el jueves último en su casa de Castelar– fue detenido anoche en el barrio Las Catonas, del partido de Moreno. El detenido fue identificado como Juan José Pagnotta quien, según la Justicia, tendría antecedentes por otros dos homicidios. Los familiares de la víctima aún no saben si la Bonaerense o la Justicia protegieron a la banda que estuvo detrás del homicidio. “Son responsables de haber dejado en libertad a su asesino”, dijo anoche a este diario Claudio Martínez, abogado y amigo del comerciante. Es que en las últimas horas, la familia recogió los antecedentes penales del muchacho: de acuerdo con esos datos, confirmados por la Justicia de Morón, Pagnotta tiene pendientes otras dos muertes ocurridas en abril y mayo del año pasado. La fiscalía de Morón ayer difundió la foto del chico, que había sido tomada hace un mes, cuando fue detenido por averiguación de antecedentes y, llamativamente, fue liberado.
La detención se concretó anoche en un procedimiento ordenado por el fiscal de Morón Alejandro Jones y efectuado por personal de la Departamental de ese partido, en una vivienda precaria de ese barrio. Según fuentes del caso, Pagnotta habría intentado cambiar su fisonomía, al enterarse de que se había difundido una foto suya. Finalmente, se entregó sin ofrecer resistencia.
Por la tarde, la fiscalía había ordenado una serie de allanamientos en el oeste del conurbano. Los primeros se hicieron en San Alberto, uno de los barrios más pobres de Ituzaingó y donde residía el muchacho. En la zona localizaron a la primera detenida llamada Lorena Benegas, de 19 años e imputada en este momento por encubrimiento. “Se trata de alguien que recibió algo proveniente del delito”, le dijo a este diario la misma fuente judicial. De acuerdo con la investigación, en la casa de Benegas habría aparecido la moto con la que Pagnotta comenzó el jueves pasado el raíd que concluyó con la muerte del comerciante.
Con el resultado de estas detenciones y de los allanamientos, en las últimas horas los investigadores ajustaron datos sobre las características del crimen. Entre otras conclusiones, consideran que el joven no cometió el hecho con una banda de cuatro o cinco personas, tal como sugirieron las primeras versiones. Habría trabajado sólo con un cómplice que aún no fue identificado, pero que está imputado como autor en grado de partícipe.
El raíd comenzó el jueves pasado cuando Daniela Bogani y su novio entraron a una gomería de Castelar para alistar el Fiat Uno con el que se irían de viaje. Pagnotta esperaba afuera. Minutos después ingresó, sujetó a la joven y se la llevó a bordo del Fiat en calidad de secuestrada. En ese mismo radio había otro auto que ahora es materia de investigación. De acuerdo con los datos de la fiscalía, sería un Peugeot remisero. Aunque aún no existen pruebas, los investigadores le revelaron a este diario que no lo descartan como parte de la estructura de apoyo de Pagnotta.
Fuera de esa estructura, en las últimas horas se localizó una red de amigos que habría funcionado como encubridora de la banda. Todos vivían en el barrio San Alberto. Para la fiscalía ninguno de ellos participó activamente del hecho. Su rol se limitó a recibir la mercadería robada del auto de la joven y la moto de Pagnotta. Sólo uno de sus conocidos, quien ahora está prófugo y acusado de partícipe del crimen, siguió hasta la casa de Bogani donde Pagnotta terminó descargando sobre el cuerpo del comerciante tres disparos de una 9 milímetros.
Los investigadores hallaron una de las últimas fotografías de “Juancito”, retratado hace poco más de un mes en la comisaría de El Palomar. Lo habían demorado por averiguación de antecedentes. Aunque en esa ocasión no quedó demorado, Pagnotta tenía dos antecedentes por homicidios y un procesamiento pendiente en la Justicia de menores. La información fue difundida ayer por integrantes de la Unidad de Investigaciones Fiscales Nº 4 de Morón, pero a esa hora ya estaba en manos de los familiares del comerciante de Castelar. El primero de los dos casos que se le adjudica es el homicidio de Eduardo Anciono, un productor de seguros de 62 años que murió durante un robo, en su domicilio, frente a toda su familia, el 9 de abril del año pasado. Por esa causa, Pagnotta pasó una temporada detenido en la comisaría de Villa Ariza de Ituzaingó a disposición de la fiscalía de Rita Bustamante, de Morón. Según la información judicial, su liberación se produjo porque no había pruebas en su contra: “Ninguno de los testigos lo identificó”, dijo una fuente judicial. Sin embargo, el 13 de mayo de ese año, los familiares presentaron una denuncia en la fiscalía de Bustamante para dar cuenta de que “no se habían presentado a la rueda de reconocimiento por las amenazas y aprietes constantes que recibieron después de la primera denuncia”.
En las últimas horas, los familiares del productor de seguros se pusieron en contacto con los Bogani a través de su abogado Claudio Martínez: “Ellos estaban seguros de que Pagnotta iba a seguir matando”, le dijo Martínez a Página/12. A Pagnotta se le adjudica una segunda víctima: el 1º de mayo del año pasado fue asesinado Mario Alejandro Medina, habitante del barrio San Alberto, durante una discusión después de un partido de fútbol.

Compartir: 

Twitter
 

Juan José Pagnotta, detenido anoche en el barrio Las Catonas.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.