SOCIEDAD › LAS DOS HIPOTESIS MAS FIRMES EN EL CASO BEAUVAIS

El rompecabezas del comisario

Unas pistas llevan a pensar que el ex comisario bonaerense fue engañado por una mujer para robarle una caja de seguridad en un banco. Las otras apuntan a un ex preso y un crimen pasional.

 Por Raúl Kollmann

Las hipótesis más investigadas en el caso de la ejecución del comisario Oscar Beauvais son dos. La primera es que al oficial retirado lo engatusaron con una mujer durante todo el fin de semana largo, luego lo mantuvieron cautivo y el objetivo de toda la operación habría sido acceder a una caja de seguridad que el hombre tenía en un banco de San Isidro. Sin embargo, el martes a la mañana se hizo pública la desaparición del comisario, el ingreso al banco se frustró y por la noche lo asesinaron. La segunda pista que está en plena investigación es que el comisario mantenía relaciones con la mujer de un preso. En la cárcel, éste había jurado matarlo y, habiendo salido de prisión hace muy pocos días, terminó concretando el homicidio. Las dos hipótesis –que fueron barajadas ayer en exclusiva por Página/12– tienen elementos que no encajan del todo, pero anoche se realizaban intensas diligencias para poner en orden el rompecabezas. La interna policial tampoco puede ser descartada.
Este diario señaló ayer que Beauvais estuvo en una especie de cautiverio y que la idea fue mantenerlo en esa condición durante todo el fin de semana largo, para luego exigirle dinero o documentación que se encontraría en una caja de seguridad de un banco. Una de las pistas que más se está siguiendo es precisamente ésa, ya que apareció en escena una cuarta pareja de Beauvais, con la que tuvo tres hijos. Fruto del primer matrimonio fueron cuatro hijos, dos del segundo, uno del tercero. Con esa mujer, que vive en San Isidro, Beauvais tenía una caja de seguridad en común. En la causa a cargo del fiscal de Lomas de Zamora Guillermo Morlachi hay algunas evidencias de que se apuntaba a sacar algo de esa caja, aunque el intento se frustró porque el primer día hábil, el martes, el caso Beauvais estaba en la tapa de todos los diarios. La sospecha es que al fracasar la operación procedieron a asesinar al comisario, algo que tal vez estaba en los planes aun si hubieran podido acceder a la caja.
–¿Quiénes podrían estar detrás de esta trama? –le preguntó Página/12 a uno de los investigadores.
–Alguna de sus parejas, en combinación con hombres del mundo de la noche. Es probable que el ambiente de la prostitución tenga que ver con todo esto.
Los elementos que no encajan en la historia tienen que ver con que en el cuerpo de Beauvais no se encontraron rastros de que haya estado atado, por lo que parece raro que lo tuvieran en cautiverio, seguramente en una habitación, sin tenerlo sujetado. Por ahora, los investigadores piensan que lo engatusaron con una o dos mujeres, con las que Beauvais pasó todo el fin de semana, al punto de que se encontró en su cuerpo vello púbico de una mujer y una mancha de semen propio, que a primera vista provenía de una relación sexual del lunes. Anoche se realizaban análisis sobre esa mancha. El comisario ya había protagonizado escapadas de ese tipo varias veces y tal vez eso se utilizó como anzuelo. El lunes o el martes, el jueguito se acabó, le exigieron los datos para acceder a la caja, pero todo terminó en la nada porque apareció la noticia de la desaparición del comisario. A la noche le dijeron que lo dejarían en libertad, lo vendaron para que no supiera dónde estaba y en lugar de soltarlo lo asesinaron. Eso es lo que explicaría que no se resistió en ningún momento.
–¿Tenía Beauvais mucho dinero? –inquirió este diario al investigador.
–No lo sabemos. Justamente estamos investigando sus ingresos, porque tenía varias parejas, a ninguna le pasaba mucho dinero, pero estamos hablando de mantener distintas casas. Es más, no descartamos que el acceso a la caja o el crimen mismo tuvieran que ver con una venganza de alguien al que Beauvais perjudicó económicamente o con alguien con quien mantenía negocios turbios. Se habla de que estaba armando una mutual que actuaría casi como una mesa de dinero. Lo estamos investigando. Se menciona que existe alguna relación con el caso del contador Herro, al que mataron en Pinamar. Desde el punto de vista del expediente, es un disparate, no hay nada. Aunque Beauvais tendría una especie de bulín en esa zona. El mundo de la noche es pesado –remató el investigador.
La otra hipótesis que seguía vigente anoche y que motiva una intensa pesquisa tiene que ver con las relaciones de Beauvais con la mujer de un preso. Los investigadores manejan incluso un nombre y la circunstancia de que estaba en la cárcel hasta hace muy poco. Es más, el hijo de ese individuo sigue preso. Los datos que llegan del mundo carcelario indican que este hombre había jurado matar al comisario, porque un código existente desde siempre es que un policía no debe maltratar ni menos todavía seducir a la pareja de un preso. En esta hipótesis, Beauvais estuvo con su amante durante todo el fin de semana y el martes lo sorprendió el ex preso, junto a integrantes de su banda, y lo ejecutaron. Es más, los homicidas serían de la zona en la que apareció el cadáver. Lo que no encaja en esta historia es que Beauvais no registra ningún rastro de resistencia ni golpes ni marcas ni pinchazos que puedan evidenciar que lo durmieron. Y no se entiende que haya caminado mansamente a la muerte, porque tratándose de un preso, debió entrever que lo iban a ejecutar.
Más allá de lo que se dice en la fiscalía y lo que manifiestan los investigadores de la Bonaerense, algunos elementos de interna policial no pueden descartarse del todo. El libro que estaba a punto de publicar Beauvais ya llegó a distintas manos y todos coinciden en que no hay ningún dato revelador ni denuncias que puedan comprometer a algún político o policía. Sin embargo, todavía se mira de reojo la idea de que un sector uniformado le haya dado carta blanca a una banda para que cometiera un crimen sórdido, con el objetivo de provocar impacto y moverles el piso a los hombres del Ministerio de Seguridad o a algunos de los comisarios con quienes aquellos uniformados disputan dinero y poder. Y, por supuesto, tampoco se descarta que en los negocios nocturnos, en una eventual venganza por dinero sucio, también haya uno o varios personajes que de día visten uniforme y de noche son los capitalistas del negocio.

Compartir: 

Twitter
 

Los restos del ex comisario Oscar Beauvais fueron enterrados en un cementerio de Guernica.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.