SOCIEDAD › UN MILLON DE PESOS DEL GOBIERNO NACIONAL

Un bypass para el Clínicas

El Gobierno ordenó la entrega de un millón de pesos para la compra de insumos de urgencia en el hospital de la UBA. Hoy realizan una asamblea para determinar si continúa el paro.

Un día después de iniciado el paro en el Hospital de Clínicas en reclamo de insumos para una institución venida a menos, el gobierno nacional resolvió hacer un breve bypass, comprometiendo una inversión de recursos que permita continuar con la atención hospitalaria en forma provisoria. Ayer, antes de la novedad, los empleados y médicos del Clínicas cortaron varios carriles de la avenida Córdoba en protesta. El Gobierno reconoció que la partida de un millón de pesos era exigua, pero el propio jefe de Gabinete, Alberto Fernández, recordó que “el año pasado le pusimos al presupuesto del hospital 30 millones de pesos para el arreglo de ascensores y con los 30 millones no sé lo que pasó, pero los ascensores siguieron sin funcionar”. Hoy, durante la mañana, profesionales y empleados del Clínicas realizarán una asamblea en la que se decidirá si se levanta el paro dispuesto.

Desde el gobierno nacional reconocen que la partida de un millón de pesos es apenas un paliativo que no soluciona la crisis financiera que aqueja hace larga data al hospital, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA). De todos modos, entre los funcionarios nacionales circulaban demasiados interrogantes. El propio Alberto Fernández, que durante la mañana se había comprometido a “ayudar”, después recordó aquella suma que se disolvió en el agujero negro de los ascensores que siguen sin funcionar.

La Sigen había elaborado un informe que ayer fue difundido por el Ministerio de Educación. En dicho informe, la Sindicatura comprobó “el uso inadecuado de los recursos correspondientes al presupuesto de este año” con relación al Hospital de Clínicas. En el apartado “Movimientos de Fondos y Rendición de Cuentas”, la Sigen descubrió “gastos ajenos a las actividades sustentativas de la dependencia, falta de integridad y confiabilidad de las registraciones efectuadas, las conciliaciones bancarias se encuentran atrasadas”, entre otras deficiencias.

“El hospital es un reducto de corrupción. No se sabe en qué se gastan los recursos que envía el gobierno nacional”, aseguró a Página/12 Jorge Anró, secretario general de la Asociación de Personal No Médico del Hospital (Apuba), uno de los gremios que ayer estuvo de paro en reclamo por la falta de insumos, las deficiencias en el mantenimiento y los problemas estructurales que sufre el centro de salud.

Anoche, tanto desde el sector profesional como del personal no médico, nadie estaba en condiciones de asegurar si se levantaría o no la medida de fuerza, decisión que se tomará hoy por la mañana, en una asamblea en la que participarán la Asociación de Médicos, Apuba y la comisión interna del gremio. Este último sería el sector más reacio a reanudar la atención. “El millón de pesos es como comprar una curita para realizar una cirugía”, se quejó una delegada de la comisión.

Por su parte, Anró instó que mañana debería levantarse la medida de fuerza por “una razón humanitaria”. “Esperemos que prime la cordura de la comisión interna y se suspenda la medida”, agregó. La misma expectativa dejó entrever Graciela Cross, delegada del servicio de endocrinología de la asociación de profesionales. “Tenemos que sentarnos a discutir sobre el problema crónico del hospital –sostuvo Cross–. Esto no se soluciona con que asuma un nuevo rector en la universidad ni tampoco con un mayor esfuerzo por parte de la misma. Esto pasa por un esfuerzo que tienen que hacer el Estado nacional y la Ciudad de Buenos Aires”, aseguró la médica.

Ayer por la tarde, las autoridades del hospital aguardaban la acreditación de los fondos girados por el Estado, aunque ya lo daban como un hecho. Fue el secretario de Políticas Universitarias, Alberto Dibbern, quien confirmó el envío de los recursos a través de una partida especial del Ministerio de Educación para destrabar el conflicto. Estas declaraciones luego fueron confirmadas a las pocas horas por el vicerrector de la UBA, Aníbal Franco, quien aclaró que “los recursos son para comprar insumos”. Esta decisión se tomó luego del llamado de auxilio del interventor del hospital, Angel Alonso, ayer, durante una conferencia de prensa. El pedido, por unos días, surtió efecto.

Compartir: 

Twitter
 

Los empleados de Apuba y los médicos del Clínicas cortaron varios carriles de la avenida Córdoba.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.