SOCIEDAD › UN APAGON MASIVO EN VARIOS BARRIOS DERIVO EN PROTESTAS Y CORTES DE CALLES

Las cacerolas salieron de nuevo a la luz

Una subestación de Edesur se incendió en medio de la tormenta del domingo a la noche. Quedaron a oscuras ocho barrios. Anoche, seguían sin luz 35 mil casas de Almagro, Boedo y Caballito. Hubo cacerolazos de protesta, cortes de calles y fogatas en varias esquinas.

 Por Carlos Rodríguez

Hasta la medianoche de ayer, 35 mil clientes de la empresa Edesur, de los barrios porteños de Almagro, Boedo y Caballito, seguían sin luz como consecuencia de un incendio ocurrido el domingo por la noche en la subestación Independencia. El inconveniente, informó la empresa, provocó la destrucción de uno de los dos transformadores de la central afectada. Al principio, el episodio dejó sin suministro eléctrico a 168 mil viviendas y comprendió también a usuarios de los barrios de Balvanera, Congreso, Monserrat, Villa Crespo y San Telmo. Daniel Martini, gerente de Comunicaciones de Edesur, le dijo a Página/12 que todavía “no se establecieron las causas del incendio”, aunque sostuvo que el hecho ocurrió “en coincidencia con el pico de la tormenta del domingo”, de manera que no descartó “una relación de causalidad” entre el problema climático y el siniestro. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) ordenó una investigación para determinar si corresponde “la aplicación de sanciones” a la empresa por “apartamientos en calidad e inobservancia en la prestación del servicio”. Es decir, si hubo negligencia por no haber previsto una circunstancia tan natural como una tormenta con viento y lluvia. Anoche hubo cacerolazos de protesta en diferentes barrios, cortes de calles y avenidas, fogatas en varias esquinas y algunos incidentes con miembros de la Guardia Urbana.

En Boedo y Don Bosco, del barrio de Almagro, los vecinos salieron a protestar por el corte. “Algunos salimos a la calle y otros hicieron sonar las cacerolas desde sus viviendas”, le dijo a este diario Fernando, que vive en esa zona. La manifestación comenzó a las 20.15 y se prolongó cerca de una hora. El barrio está a oscuras y los vecinos salieron a la calle con velas o alumbrándose con linternas o con sus celulares. Los pocos lugares iluminados, con grupos electrógenos, eran algunos comercios grandes, como Plaza Vea. En Boedo y Belgrano hubo un incidente cuando un miembro de la Guardia Urbana increpó a un vecino que encabezaba un corte de calles. “Por qué patoteás como si fueras de la Policía Federal”, le reprocharon los manifestantes. El joven iracundo tuvo que retirarse, llevado por varios compañeros suyos que lograron apaciguar los ánimos. Los cacerolazos se fueron extendiendo y anoche los vecinos habían cortado el tránsito en la esquina de Belgrano y Urquiza. A última hora, quedó cortada también la avenida La Plata y Guayaquil, donde los vecinos hicieron barricadas y prendieron fogatas.

El radio del corte de luz estaba comprendido anoche por las avenidas Pueyrredón y Jujuy, avenida La Plata, vías del ex Ferrocarril Sarmiento y la avenida Juan de Garay, según precisó el vocero de Edesur. Los vecinos realizaron cortes de calles en forma alternada, en los cruces de Boedo con Venezuela y con Belgrano. El apagón dejó fuera de servicio a cientos de semáforos, lo que provocó serios problemas en el tránsito. En la mañana de ayer, la interrupción del servicio eléctrico provocó la suspensión por unas horas del servicio de la línea “A” de la red de subterráneos, que une las estaciones Plaza de Mayo y Primera Junta. El apagón hizo que se suspendieran las clases en el colegio Mariano Acosta, en el barrio de Balvanera, según confirmó el gobierno porteño. La decisión se tomó porque el establecimiento “se quedó sin luz y sin agua”.

El incendio en la subestación Independencia, en Estados Unidos al 3200, comenzó a las 23.32 del domingo y al comienzo quedaron sin luz 168 mil viviendas. “El problema se produjo en coincidencia con el pico de la tormenta, y esto afectó a uno de los transformadores de la central, lo que provocó la salida de servicio de otras dos subestaciones, Pozos y Once, que están interconectadas.” De acuerdo con el informe suministrado por Daniel Martini, cuatro dotaciones del cuartel de bomberos de la Policía Federal “recién pudieron apagar el fuego a las seis de la mañana”. En ese momento se comprobó que “uno de los transformadores había quedado totalmente destruido, mientras que el otro no había sido afectado por el fuego”, explicó.

En forma paulatina, según Edesur, fueron reintegrándose al servicio unos 133 mil clientes, cifra a la que se llegó a las 13 de ayer. “Los que siguen sin suministro eléctrico son unos 35 mil usuarios cuya situación se irá normalizando entre las 12 de la noche (de ayer) y las siete de la mañana” de hoy. El informe oficial señaló que ante la emergencia se convocó al Comité de Crisis de la empresa y que se puso en marcha el Plan General de Contingencia. Muchos de los clientes, a la falta de luz, le agregaron la escasez de agua potable que llega a los tanques de los edificios de departamentos mediante bombeadores que funcionan con energía eléctrica. La empresa dijo que distribuyó “360 mil litros de agua mineral” y que, frente a la emergencia, proveyó de grupos electrógenos a hospitales, geriátricos y “otros clientes sensibles”.

Martini dijo que “por ahora” se desconocen las causas del siniestro. “No lo podemos determinar por el momento y por ese motivo se están realizando pericias con intervención de los bomberos y de nuestros técnicos. Hay un hecho que nos parece muy evidente y es que el comienzo del incendio coincidió con el pico de la tormenta. Eso nos hace pensar que hay una relación de causalidad, pero eso se va a determinar a través de la investigación que se está realizando.”

Defensa Civil informó que el domingo cayeron 63 milímetros en apenas dos horas. Se anegaron algunas calles, pero el único hecho realmente grave fue el corte de luz.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) abrió una investigación administrativa para determinar si hubo alguna responsabilidad de la empresa Edesur en la falla que dejó sin servicio eléctrico a 168 mil usuarios. La intervención del ENRE puede terminar en la aplicación de sanciones a la compañía. El ente estatal dijo que puso en marcha un operativo de “emergencia interna” para verificar “el restablecimiento de la electricidad a los usuarios afectados según los términos que establece el contrato de concesión” del servicio. El ENRE duplicó su servicio de atención para recibir las quejas de los afectados y también proveyó de grupos electrónicos a centros de salud.

De los mil semáforos dañados en el pico del corte, anoche seguían sin funcionar unos doscientos, en cruces importantes de los tres barrios que siguen a oscuras: Almagro, Boedo y Caballito. En la mañana de ayer se produjeron grandes embotellamientos en el tránsito, sobre todo en las avenidas Belgrano, San Juan e Independencia. Por el corte de luz, los servicios de la línea “A” de subterráneos estuvieron interrumpidos durante una hora y recién comenzaron a las 7 de la mañana. Por inconvenientes técnicos derivados de la falta de luz, durante horas los trenes no pararon en las estaciones Loria y Castro Barros.

Compartir: 

Twitter
 

Los vecinos sacaron a relucir las cacerolas y cortaron calles y avenidas para reclamar la luz.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.