SOCIEDAD › LA RESPONSABILIDAD DE LOS BUSCADORES

Injurias anónimas

 Por Mariana Carbajal

“Google no sólo difunde sitios en los que se difama, sino que además da herramientas para hacerlo”, objeta el abogado Gustavo Tanús, que junto con su colega Martín Leguizamón tiene cerca de 150 causas contra ese buscador y su competidor, Yahoo, en representación de modelos y otras personalidades del espectáculo, por usar sus imágenes sin autorización y reproducirlas en sitios de contenido sexual, pornográfico y de acompañantes. Recientemente ganaron una demanda como letrados de Valeria Mazza. Antes, por Diego Maradona. Google argumenta que no son propios los sitios donde aparecen las fotografías y que no es más que un gran organizador de contenidos, una biblioteca. “Hace falta que compañías como Google trabajen con más responsabilidad empresaria. Si ellos ganan dinero, que lo hagan con responsabilidad”, insiste Tanús, especialista en Derecho Informático.

Entre sus clientes tiene a varios médicos que fueron denunciados por mala praxis y luego absueltos por la Justicia, pero cuyos nombres aparecen en distintas páginas web, en las que se los difama. “Imagínese el daño que eso les causa. Cualquier paciente antes de elegir un médico puede googlearlo para conocer sus antecedentes y se encuentra con esos contenidos”, señaló el abogado. Otro de sus clientes es un joven, a quien le usaron el nombre y apellido para abrir un blog y allí colgaron fotos y videos íntimos de su ex novia. “La sospecha es que alguien conocido se le metió en la computadora del trabajo cuando fue a almorzar y le robó las imágenes para perjudicarlos. Es muy fácil abrir un blog o sacar una cuenta de correo electrónico con el nombre de otra persona. Nadie controla eso. Este muchacho tuvo muchos problemas con su ex novia y lo único que quiere es demostrarle que él no fue quien creó ese blog. Empresas como Google no chequean los datos de quien abre un blog, pero sí conservan la dirección IP, que es aquella que identifica a la máquina desde la cuál se creó”, señaló Tanús. Si la operación se hace desde un cyber, es más difícil identificar al autor.

–¿Qué puede hacer una persona común y corriente para defenderse de difamaciones y agresiones de ese tipo?

–Se puede recurrir extrajudicialmente y judicialmente al proveedor de las herramientas para crear el blog. Debería ser más fácil denunciar. Hace falta que las empresas como Google, que ganan dinero, lo hagan con responsabilidad. El problema es la posibilidad del anonimato que permite la web. No es lo mismo que una persona ande con un megáfono injuriando a otra, a que lo haga en un blog. A través de la División Delitos Informáticos de la Policía Federal se puede tratar de identificar al autor.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.