cash

Domingo, 24 de octubre de 2004

Usted, ¿a...?

 Por Fernando Krakowiak

Dentro de dos martes los estadounidenses definirán una elección presidencial de relevancia mundial. La invasión a Irak, la guerra contra el terrorismo y la economía doméstica han sido los temas centrales de la disputa entre el actual presidente George W. Bush y el aspirante demócrata John Kerry. América latina pasó prácticamente desapercibida en los debates. Sin embargo, el resultado no le será indiferente. Para analizar las consecuencias que tendrá esa elección, Cash comparó antecedentes y propuestas de los candidatos en temas clave para la Argentina como los acuerdos de libre comercio, la resolución de las crisis financieras, el desarrollo económico, el futuro de los organismos multilaterales y el impacto sobre el dólar y el petróleo.

1. Acuerdos de libre comercio
George W. Bush: Reivindica la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC). En las negociaciones para la conformación del ALCA buscó imponer en la agenda tres temas prioritarios para Estados Unidos (acceso libre a los mercados, desregulación de inversiones y respeto a las leyes de propiedad intelectual), pero se negó a contemplar las exigencias de países subdesarrollados como la Argentina que pedían la eliminación de los subsidios agrícolas y de las barreras antidumping. Bush argumentó que esas exigencias debían discutirse en la OMC. En noviembre de 2001, se comprometió a reducir los subsidios, pero en mayo de 2002 promulgó la Ley Agrícola, que incrementó la ayuda. Esa situación hizo fracasar las negociaciones de la OMC en Cancún (septiembre 2003) y del ALCA en Miami (noviembre 2003). A partir de entonces, avanzó con acuerdos comerciales bilaterales con los países andinos, Centroamérica y Chile.
John Kerry: Propone revisar los TLC firmados y los que se están negociando para incluir cláusulas que protejan el medio ambiente y los derechos laborales. Se diferencia de Bush, quien prefiere el modelo del Nafta, donde esos temas se incluyen en los “acuerdos paralelos”. Kerry busca evitar que los trabajadores de la industria norteamericana pierdan su empleo a manos de países que basan su competitividad en el “dumping” social y ambiental, pero su plataforma no contempla la eliminación de los subsidios agrícolas y las protecciones antidumping que destruyen empleos en los países con los que Estados Unidos negocia. Para la Argentina podría presentarse un escenario peor que el existente. No obstante, Kerry no se diferenció de Bush desde su banca en el Senado. Votó a favor del Nafta (México, Estados Unidos y Canadá), del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y del reciente acuerdo con Chile.

2. Resolución de crisis financieras
G.W.B.: La administración Bush se negó a asistir financieramente a la Argentina durante la crisis. Se argumentó que era para aleccionar a los inversores internacionales –quienes solían comprar bonos de países emergentes, sin informarse sobre los riesgos– porque si les iba bien la ganancia era para ellos, y si les iba mal, el FMI acudía en su ayuda a través de rescates financiados por sus contribuyentes. El entonces secretario del Tesoro, Paul O’Neill, lo graficó con una célebre frase al señalar que “los plomeros y carpinteros norteamericanos no deben pagar por los errores de Wall Street”. La Argentina fue el ratón de laboratorio de esa nueva línea de acción. Luego Washington abandonó esa dureza, pero todavía no definió un nuevo paradigma de intervención ante crisis financieras.
J.K.: Los demócratas han criticado a Bush por haber ignorado las crisis políticas y financieras de América latina. Kerry citó los casos de la Argentina 2001, Bolivia 2003 y Haití 2004 como ejemplos de pasividad. Para revertir la situación, Nelson Cunningham, asesor de Kerry para América latina, afirmó que si ganan los demócratas volverán los “paquetes de rescate” característicos de la década del ‘90, pues las intervenciones de Bill Clinton durante las crisis de México (1995) y Brasil (1998) resultaron “modelos muy exitosos”. Además, entre los asesores de Kerry se encuentra Robert Rubin, ex secretario del Tesoro con Clinton y uno de los ideólogos de los paquetes de ayuda. Sin embargo, Cunningham anticipó que para acceder a los “rescates” se exigirá la concreción de reformas económicas porque no se le dará un “cheque en blanco” a ningún país.

3. Desarrollo económico
G.W.B.: La administración Bush no explicitó durante la campaña ninguna política destinada a disminuir la pobreza y favorecer el desarrollo en Latinoamérica. La única herramienta que esgrimen en ese sentido es el impulso a los Tratados de Libre Comercio. En la plataforma electoral republicana sólo se afirma que “alabamos el fuerte historial del presidente Bush de prestar seria atención a los vecinos de las Américas y de construir una coalición con países como México, Canadá, Brasil, Chile y Colombia, que comparten nuestras prioridades democráticas”.
J.K: Propuso crear un Fondo Social para América latina, dotado de 500 millones de dólares, para combatir la pobreza, impulsar proyectos de educación y promover capacitación y financiación de micropymes. “Esto tiene sentido, incluso mirado desde la perspectiva de Estados Unidos, ya que una economía dinámica en América latina implica un mercado sano donde las empresas estadounidenses pueden colocar más exportaciones”, sostuvo el candidato demócrata. Además, prometió crear un “Consejo por la Democracia” para “resolver las crisis antes de que el orden institucional se vea amenazado”. La intención es que se complemente con la OEA en actividades similares a las que llevó adelante esa institución en Venezuela.

4. Organismos multilaterales
G.W.B.: Los republicanos tienen en sus filas fuertes críticos de los organismos financieros multilaterales como el economista Alan Meltzer. Les critican su incapacidad para generar crecimiento y reducción de la pobreza en los países del Tercer Mundo. Pero durante la actual administración no impulsaron ninguna reforma que apunte a flexibilizar las condiciones que impone el organismo para el otorgamiento de créditos. En la campaña no se pronunciaron sobre el tema.
J.K.: Los demócratas reivindican el rol de los organismos multilaterales de crédito. Kerry se manifestó a favor de convertirlos en instituciones más democráticas favoreciendo una mayor participación. Sin embargo, y pese a manifestar preocupación por la pobreza en la región, no incluyó propuestas de reforma de los multilaterales en su plataforma electoral, organismos identificados por muchos especialistas como responsables de haber profundizado la pobreza con sus recomendaciones de ajuste.

5. Impacto en el dólar
G.W.B.: No se pronunció sobre el tema, pero en los últimos tiempos su gobierno favoreció una tendencia a la baja del dólar para impulsar las exportaciones y generar mayores niveles de empleo. El creciente déficit fiscal amenaza con erosionar aún más la confianza en la moneda, aunque si la suba de tasas se consolida la situación podría revertirse. Algunos analistas financieros sostienen que la tendencia a la baja continuará si los republicanos ganan. Si se mantiene la relación 3 a 1 con el peso, una caída del dólar podría generar una mayor competitividad de las exportaciones argentinas.
J.K.: Tampoco explicitó una posición sobre el tema y las pistas son contradictorias. Algunos analistas financieros afirman que los rasgos proteccionistas de Kerry podrían favorecer una mayor devaluación. Pero Kerry es asesorado por Robert Rubin, un hombre del sistema financiero, defensor del dólar fuerte y candidato a ocupar nuevamente la Secretaría del Tesoro.

6. Petróleo
G.W.B.: La suba del crudo ha hecho de la energía uno de los puntos centrales de la campaña. Bush propuso un plan durante su actual gestión para disminuir la dependencia energética del país, pero el proyecto está frenado en el Senado. El plan alienta la prospección de gas y petróleo y el uso de recursos renovables como el etanol. Los demócratas afirman que la iniciativa es una obra maestra del lobby, que lo único que hace es otorgar a la industria subsidios, reducción de impuestos y garantía de créditos. The Washington Post denunció el año pasado que los principales donantes de la campaña de Bush estaban entre los beneficiados por la iniciativa.
J.K.: Los demócratas presentaron un plan para que Estados Unidos ponga fin a su dependencia energética de Medio Oriente en los próximos diez años a partir de nuevas prospecciones y del desarrollo de combustibles alternativos. Una menor demanda de crudo por parte de Estados Unidos, podría disminuir el precio, ya que en la actualidad los norteamericanos producen el 9,2 por ciento del petróleo mundial y consume el 25,1 por ciento. Pero todas las soluciones son, por lo menos, a mediano plazo.

Entonces, si usted pudiera, ¿a quien votaría?

Compartir: 

Twitter
 

Elecciones- EE. UU

• Dentro de dos martes los estadounidenses definirán una elección presidencial de relevancia mundial.

• En los debates entre George W. Bush y John Kerry, América latina pasó prácticamente inadvertida.

• Sin embargo, el resultado de esos comicios no le será indiferente.

• Cash comparó antecedentes y propuestas de los candidatos en temas clave para la Argentina.

• Los acuerdos de libre comercio, la resolución de las crisis financieras y el desarrollo económico.

• También el futuro de los organismos multilaterales y el impacto sobre el dólar y el petróleo.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.