cash

Domingo, 14 de febrero de 2010

Para quién...

 Por Natalia Aruguete

El enfrentamiento entre oficialismo y oposición sobre el uso de reservas del Banco Central para pagar deuda y la consecuente salida de Martín Redrado reavivaron la propuesta de modificar la Carta Orgánica del organismo para prevenir su “autismo” respecto de las decisiones del Poder Ejecutivo. En ese sentido, el objetivo de la reciente creación del Consejo Económico es coordinar las políticas del Central con las del Palacio de Hacienda. La revisión de la regulación de la entidad monetaria se enmarca en la proclamada necesidad de impulsar una nueva ley de entidades financieras, que incluya instrumentos de financiamiento de largo plazo.

Detrás de esta disputa se esconde un debate estructural: la autonomía de las bancas centrales respecto de las decisiones de política económica, que desde hace unos años enfrenta a ortodoxos y heterodoxos en diversos países. Esta idea surgió a partir de la “tendencia a la financiarización de la economía y la centralidad de la moneda en las relaciones económicas”, define un estudio del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos de Brasil. Cash investigó la situación de los bancos centrales en países de América, Europa y Asia, y dialogó con distintos especialistas sobre una discusión clave: ¿la autoridad monetaria debe ser independiente del poder político?

Brasil

Desde su creación, en 1964, el Banco Central de Brasil (BCB) es responsable de preservar el valor de la moneda nacional y asegurar su poder adquisitivo. Su presidente y directores son propuestos por el presidente de la Nación, con aprobación del Senado. A comienzos de su primer mandato, Luiz Inácio Lula da Silva eligió a Henrique Meirelles, actual titular del organismo y ex directivo del Banco de Boston.

El Comité de Política Monetaria, su principal órgano, debe mantener las metas de inflación fijadas por el Consejo Monetario Nacional (CMN), integrado por el ministro de Finanzas, el de Planificación y el presidente del BCB. Según un documento elaborado por la entidad monetaria, si se infringe el objetivo establecido por el CMN en materia de inflación, el Banco está obligado a escribir una carta al Ministerio de Hacienda explicando las razones por las cuales se ha perdido dicha meta.

Si bien el BCB es un órgano autárquico con administración propia –aunque funciona en el marco de la cartera económica– “la idea de su autonomía fue ganando terreno en el Congreso”, afirma un documento del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos de Brasil. Quienes promueven su independencia argumentan que la política monetaria del país tendría más credibilidad, ya que sería menos susceptible a la presión política. “El Consejo del Banco Central debería tomar decisiones de manera independiente, basándose únicamente en análisis económico y financiero”, advierten desde la ortodoxia. Los que se oponen a que sea “un Estado independiente dentro del Estado” apuntan a la falta de legitimidad democrática que generaría su separación respecto del poder político.

Consultado por Cash, Reinaldo Gonçalves, profesor de Economía Internacional de la Universidad Federal de Río de Janeiro, se manifestó en contra de la independencia del Banco Central por dos razones. La primera es una cuestión técnica, relacionada con la consistencia macroeconómica. “A menudo ocurre que el Banco Central tiene metas y políticas que afectan negativamente a los objetivos y políticas del Ministerio de Economía.” El especialista brasileño observó que hay varios ejemplos de falta de coherencia macroeconómica: mientras la cartera económica impulsa políticas expansionistas, el banco propone políticas contractivas. La segunda razón es de naturaleza política. “El BCB no puede ser independiente porque termina siendo capturado por sectores dominantes, más específicamente, el sector financiero. Esto es particularmente importante en países como Brasil, donde la institucionalidad es frágil y la sociedad no tiene poder compensatorio en relación con los bancos”, observó Gonçalves.

Estados Unidos

El Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos, compuesto por doce bancos centrales ubicados en distintas regiones –el más importante es el de Nueva York–, fue establecido por el Congreso en 1913. Antes de ese año, el poder de acuñar y regular el valor de la moneda lo tenía el Congreso.

La Fed está dirigida por un Consejo de Administración que posee gran autonomía respecto del gobierno a la hora de regular las condiciones del crédito, aunque no es totalmente independiente del presidente, explicó Gerald Epstein, profesor de la Universidad de Massachusetts. Para este investigador, varios ejemplos dan cuenta de su independencia:

- Su presupuesto surge de sus actividades financieras, como la impresión de dinero y los intereses que gana por la compra de bonos.

- Puede mantener muchas de sus operaciones en secreto, por no estar sujeto a las leyes de información abierta al público que se aplican a otros sectores gubernamentales.

- Los miembros del Consejo de Administración y de los propios bancos centrales suelen ser nombrados por comités locales, “dominados por el sector financiero”. Y en algunos casos, son ex funcionarios de la banca privada.

En este marco, la Reserva Federal “es capaz de movilizar un apoyo muy fuerte de la comunidad bancaria y financiera y así limitar la interferencia del gobierno en sus actividades”, dijo Epstein.

Michael Yates, editor asociado del Monthly Review, coincidió en que “los grandes bancos estuvieron siempre estrechamente vinculados con las autoridades monetarias. Por lo tanto, no es posible imaginar que la banca central actúe en contra de los intereses de financiación”. Durante el peor momento de la crisis, la Fed tuvo un comportamiento paradójico. Por un lado, tomó medidas extraordinarias sin la aprobación del Congreso. Por otro, actuó en estrecha coordinación con el Departamento del Tesoro (Ministerio de Economía).

Consultado por Cash, Epstein criticó la autonomía de las bancas centrales respecto del poder político: la política monetaria es una de las herramientas clave de la política macroeconómica. “En una democracia, la política macroeconómica debe estar bajo control democrático.” Aunque advirtió la conveniencia de mantener “cierta independencia limitada, durante un período de tiempo, respecto de cuestiones como el financiamiento del déficit público por parte de la banca central”. Por su parte, Yates vinculó la “politización del banco central con la lucha de clases”. Pero según el especialista de Massachusetts, en los Estados Unidos éste no es ciertamente el caso. “Ambos partidos políticos son instrumentos de poder de la clase capitalista. En Argentina, donde la lucha de clases es más precisa, el actual enfrentamiento entre la Presidenta y el Banco Central podría ser explotado por la izquierda. El crédito debería y debe ser socialmente controlado y utilizado para mejorar el bienestar social de la gran masa de gente.”

México

Al igual que el Banco Central de la República Argentina, el Banco de México (BM) es autónomo desde abril de 1994. El gobernador no puede ser removido discrecionalmente, su mandato cubre la mitad de dos períodos presidenciales y puede ser reelecto. “El BM aparece calificado por encima del promedio de los países emergentes, según estudios realizados por expertos del Fondo Monetario Internacional, que califican autonomía política y económica de los bancos centrales”, indicó Alejandro Valle Baeza, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México. El actual presidente de México, Felipe de Jesús Calderón, nombró a su ex secretario de Hacienda, Agustín Carstens, como gobernador del BM, lo que hace suponer que será menos autónomo que el anterior, observan en el sector. Antes de su paso por la cartera económica de Calderón, Carstens fue subdirector gerente del FMI.

El grado de autonomía de las bancas centrales respecto del poder político cambia con el ciclo económico y se modula por la situación política general, observó Valle en diálogo con este suplemento. “En una crisis severa como la actual, en la que México será el país con peor desempeño de América latina, el BM debería colaborar con el gobierno mucho más que en una situación de auge.” Y sugirió “no olvidar que la autonomía es parte de las políticas neoliberales, que han resultado benéficas para los capitalistas ricos y perjudiciales para la mayoría de la población”.

España

En la península ibérica, la independencia de su banca central (Banco de España) comenzó a ser normada en 1980, tuvo un nuevo impulso con la Ley de Autonomía en 1994 y terminó de consolidarse mediante el proyecto de Unión Monetaria en Europa, que consideraba necesario que los países que desearan incorporarse a este sistema contaran con bancos centrales independientes del poder político.

La autonomía del Banco de España se evidencia en que:

- Tiene prohibido financiar a la Administración Pública.

- Se debe limitar a informar al gobierno los objetivos y ejecución de la política monetaria sin aceptar instrucciones por parte de la Administración Central.

- Su gobernador y subgobernador cumplen mandatos de seis años no renovables y las causas de sus ceses en el cargo están estrictamente establecidas.

Juan Torres López, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla, se permite “sospechar” de tal definición de independencia de los bancos centrales. “Se afirma que están gobernados por técnicos independientes pero suele ocurrir que, al terminar sus mandatos, sus directivos se emplean en consejos de administración de bancos privados, en la jerarquía de la patronal bancaria, en el Fondo Monetario, o en lugares por el estilo”, opinó.

Incluido en el Sistema Europeo de Bancos Centrales (Eurosistema), este organismo define y ejecuta la política monetaria y el funcionamiento del sistema de pagos nacionales. Pero puede además bloquear una política fiscal que haya establecido el gobierno o definir alguna medida impositiva sin consultar a otros poderes del Estado. En este sentido, “lo que se decide en una banca central no es neutro sino político, porque afecta a la distribución de la renta y al bienestar de unos u otros de modo desigual”, indicó Torres, y consideró que su autonomía es “una aberración democrática”. “La idea de que el dinero y los precios pueden separarse y delegarse al Banco Central, mientras que el Congreso y el Ejecutivo se ocupan por su cuenta del presupuesto, los impuestos, el empleo y la producción, es una falacia elevada a doctrina presidencial”, concluyó el catedrático de Sevilla.

Países asiáticos

Las bancas centrales en Asia no suelen ser organismos independientes. Su accionar está influido –cuando no directamente controlado– por el Ministerio de Hacienda. “Normalmente actúa como un agente de la política nacional”, explicó a Cash Martin Hart-Landsberg, director del Programa de Política Económica de la Universidad Lewis and Clark.

El control de las bancas centrales por parte del poder político, una característica generalizada durante el crecimiento industrial de los tigres asiáticos, se revirtió en los últimos años hacia una relativa independencia. Algunos ejemplos:

- El gobierno de Taiwán fue propietario de sus bancos hasta la privatización del sector en los años ‘80, y aun después de esa medida sigue dando forma a la política monetaria.

- Después del golpe de Estado de Park Chung Hee, en Corea del Sur en 1961, una de las primeras medidas fue decretar el control estatal sobre el sistema financiero.

- En China, el gobierno nacional mantiene el control sobre la banca y la política monetaria.

- En Japón, los bancos son privados. Y si bien durante gran parte del período de posguerra creció la capacidad del Ministerio de Economía de configurar la política monetaria, actualmente el Banco Central opera con relativa independencia respecto de la cartera económica.

Para Hart-Landsberg, investigador de la Universidad de Oregon, “el Estado utilizó su poder de monopolio sobre la financiación para dar forma a la actividad económica mediante las líneas especificadas por su plan”. Al igual que otros especialistas consultados, acuerda en que las administraciones gubernamentales deben tener la facultad de elaborar sus políticas económicas mediante todos sus instrumentos económicos. Y agregó que “los bancos centrales independientes tienden a ser capturados por los intereses financieros. Esto significa que estarán dispuestos a sacrificar el crecimiento y el empleo en aras de la estabilidad de precios”

Compartir: 

Twitter
 

CLAVES

Finanzas bcra



En estas semanas de crisis en el BCRA, se reavivó la propuesta de modificar la Carta Orgánica para prevenir su “autismo” respecto de las decisiones del Ejecutivo.

Un debate estructural para el desarrollo de un país se refiere a la autonomía de las bancas centrales respecto de las decisiones de política económica.

Esta idea surgió a partir de la tendencia a la financiarización de la economía y la centralidad de la moneda en las relaciones económicas.

Cash investigó la situación de los bancos centrales en países de América, Europa y Asia.

Distintos especialistas opinan sobre una discusión clave: ¿la autoridad monetaria debe ser independiente del poder político?

El objetivo de la reciente creación del Consejo Económico es coordinar las políticas del Central con las del Palacio de Hacienda.

 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    Para quién...
    La crisis en el BCRA instaló en la agenda política la propuesta de modificar la Carta Orgánica...
    Por Natalia Aruguete
  • COMO SE REPARTE ENTRE LOS DIFERENTES PROTAGONISTAS DE LA CADENA PRODUCTIVA Y DE CONSUMO
    La renta petrolera
    Por Diego Rubinzal
  • LAS POLITICAS DE IMPUESTOS Y DE GASTO PUBLICO
    Reforma pro igualdad
    Por Vicente Amadeo
  • OPINION > NUEVAS ZONCERAS ECONOMICAS
    Los pronósticos de los economistas
    Por Ruben Telechea y Javier Leguizamón
  • INTERVENCION NACIONAL EN LAS ECONOMIAS REGIONALES II
    Otro problema de precios
    Por Claudio Scaletta
  • LA ESTRATEGIA DEL BANCO CENTRAL PARA TRANQUILIZAR AL MERCADO CAMBIARIO
    Sin sobresaltos verdes
    Por Cristian Carrillo
  • ENFOQUE
    El caso Grecia
    Por Martin Unzue
  • E-CASH DE LECTORES
    E-CASH DE LECTORES

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.