cash

Domingo, 14 de febrero de 2010

ENFOQUE

El caso Grecia

 Por Martin Unzue *

Si el golpe de Estado en Honduras fue considerado por algunos un tema poco importante, no hemos visto las mismas reacciones frente a la crisis fiscal de Grecia, a la que se muestra como un ejemplo de lo que puede suceder si se aumenta desmesuradamente el gasto público y además se “maquillan” las cuentas fiscales para disimularlo. Sin entrar en una discusión sobre la mayor o menor relevancia de Honduras frente a Grecia, lo que se debe entender es que el punto no pasa por la cercanía de uno u otro caso con nuestra realidad, sino en lo que se está poniendo sobre la mesa con la difusión de la crisis helénica. Bajo preguntas acerca de si ¿entrará Grecia en cesación de pagos de su deuda soberana? o ¿habrá una nueva Argentina del 2002 en plena Eurozona?, las referencias a la crisis de ese país actúan como una advertencia para todo el mundo.

Esto también se ve en la prensa europea. La crisis griega, a la que se le suman cada vez con mayor insistencia España y Portugal, desplomando las bolsas de valores, y continuando una seguidilla en la que se incluye a Irlanda, Islandia y otras economías de Europa del Este, reactualiza y potencia el sempiterno discurso del ajuste fiscal que fue burlado en forma sistemática durante décadas por casi todas las economías desarrolladas.

Pero la coyuntura mundial ha cambiado súbitamente. Los ya crónicos rojos fiscales en los países ricos se han visto potenciados hasta niveles impensables hace un par de años. Las respuestas a la reciente crisis internacional y los enormes salvatajes organizados para preservar la existencia de muchos de los mayores actores del sistema financiero, han magnificado los ya habituales niveles de déficit público encendiendo enormes luces de alarma: ¿Es posible seguir refinanciando sine die esos crecientes niveles de deuda engordados por el elevado gasto público?

Como ya anunciaban muchos oráculos económicos, si la respuesta es negativa, las perspectivas de ajustes se vuelven cada vez más próximas temporalmente ante el súbito agravamiento del cuadro, y ello aumenta la necesidad de instalar el tema en la agenda política, como lo permite la referencia creciente a la crisis griega. Pues los grandes ajustes que podrían contrarrestar la magnitud de los déficit y el muy fuerte aumento de las deudas públicas, plantean un escenario político de extrema complejidad: con pocos gobiernos dispuestos a aumentar impuestos resta el camino de la reducción del gasto público, incluido el de la seguridad social, que ha logrado durante décadas acotar el problema de la pobreza en los países desarrollados.

Por ello el retorno en fuerza del discurso del ajuste amenaza todo el pacto social que ha estado en la base de la convivencia entre el capitalismo y la democracia en los países desarrollados, y parece prenunciar una nueva etapa de este modo de producción globalizado. La única forma de llevar adelante ese ajuste con gobiernos surgidos de elecciones es instalando en esas sociedades la aceptación de “los sacrificios” que originarán la reducción de sus niveles de gasto público con el consiguiente deterioro de los sistemas de educación, de salud, de sus modernas infraestructuras. Y también el crecimiento del número de pobres a niveles que se creían definitivamente superados, lo que debería suceder en medio de una severa crisis de desempleo, momentáneamente amparada por subsidios masivos.

La experiencia latinoamericana muestra que, incluso con sistemas sociales mucho menos desarrollados, el proceso de deconstrucción de los mismos fue posible luego de severas convulsiones sociales, sean golpes de Estado o procesos inflacionarios o hiperinflacionarios. ¿Es esperable esto en los países ricos? Eso es lo que está en discusión hoy como resultado de la crisis en la que se salvó a bancos y aseguradoras en forma masiva. Determinar quién paga ese ajuste que se vuelve inevitable si se cierra el círculo virtuoso de la refinanciación constante de las deudas públicas, como parece mostrar el aumento del spread que asume la deuda emitida por Atenas frente a la alemana.

No casualmente en la primera línea de fuego aparecen los países gobernados por partidos autoproclamados socialistas, pero no Italia, con números fiscales igual de catastróficos, pero ya enrolada por lo menos discursivamente en la búsqueda del ajuste fiscal, junto a Alemania, Francia o los Estados Unidos. Lo que parece claro es que se requiere que el ajuste suceda en todos los países desarrollados en la misma medida. Que no se presente como una decisión de un gobierno, sino como un imperativo, una realidad evidente que trasciende, como lo hizo en América latina hace ya casi dos décadas, voluntades locales. Por ello la crisis griega, y si no es suficiente advertencia existe el riesgo de que se extienda a otras economías más grandes como la española, es tan relevante. Allí se discute hoy la supervivencia del Estado social en el mundo desarrollado y las formas de una eventual salida del mismo.

* Profesor de Teoría del Estado, UBA.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    Para quién...
    La crisis en el BCRA instaló en la agenda política la propuesta de modificar la Carta Orgánica...
    Por Natalia Aruguete
  • COMO SE REPARTE ENTRE LOS DIFERENTES PROTAGONISTAS DE LA CADENA PRODUCTIVA Y DE CONSUMO
    La renta petrolera
    Por Diego Rubinzal
  • LAS POLITICAS DE IMPUESTOS Y DE GASTO PUBLICO
    Reforma pro igualdad
    Por Vicente Amadeo
  • OPINION > NUEVAS ZONCERAS ECONOMICAS
    Los pronósticos de los economistas
    Por Ruben Telechea y Javier Leguizamón
  • INTERVENCION NACIONAL EN LAS ECONOMIAS REGIONALES II
    Otro problema de precios
    Por Claudio Scaletta
  • LA ESTRATEGIA DEL BANCO CENTRAL PARA TRANQUILIZAR AL MERCADO CAMBIARIO
    Sin sobresaltos verdes
    Por Cristian Carrillo
  • ENFOQUE
    El caso Grecia
    Por Martin Unzue
  • E-CASH DE LECTORES
    E-CASH DE LECTORES

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.