cash

Domingo, 8 de julio de 2012

CRECIMIENTO, ESTANCAMIENTO Y RECUPERACIóN DE LA INDUSTRIA DE MUEBLES

Buena madera

 Por Federico Kucher

La industria de los muebles de madera tuvo un comportamiento diferente del resto de las manufacturas desde el 2008. El estallido de la crisis financiera internacional generó un freno en la recuperación de esa rama. Ese proceso se manifestó en la mayoría de los sectores fabriles, pero al poco tiempo se recompusieron. Muebles no sólo no regresó a los valores anteriores a la crisis, sino que continuó registrando caídas en su producción. La importación fue una de las causas. Desplazó a los productos locales en algunos segmentos del mercado. En 2011 esa tendencia se ha comenzado a revertir, porque resultaron efectivos los cupos comerciales que se aplicaron a Brasil y China.

La industria de los muebles es uno de los segmentos más tradicionales de la cadena foresto-industrial. Se forma por una multiplicidad de pequeñas y medianas empresas que fabrican muebles de cocina, placares, muebles de oficina. Las firmas se localizan en grandes núcleos urbanos de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. El sector destina la mayor parte de su producción al mercado interno, lo que deja poco margen para la exportación. Una de sus características es la capacidad para incorporar valor agregado en el proceso productivo mediante nuevas técnicas de diseño. Eso lo diferencia de otros eslabones de la cadena. El rubro ocupa alrededor de 23.000 empleados formales que tienen una calificación media o alta.

En 2003 la rama inició un período de recuperación. Un año antes, la maxidevaluación de la moneda local había provocado una fuerte caída en los salarios reales. Los industriales consiguieron elevadas tasas de rentabilidad para reflotar las líneas de producción. Hubo un incremento en la cantidad de muebles fabricados que se consolidó año a año gracias a la expansión del mercado interno. El aumento del poder adquisitivo le permitió a la población renovar los muebles de sus hogares. También se equiparon numerosos hoteles, departamentos, oficinas, porque hubo una intensa edificación en la última década.

En 2008-2009 la recuperación se frenó en el sector de los muebles de madera. En un principio se explicó por el impacto de la crisis financiera internacional en la economía local. Muchas ramas industriales mostraron una desaceleración en la producción, aunque rápidamente estabilizaron los niveles de utilización de la capacidad instalada. En cambio, el sector de los muebles no sólo no regresó a los niveles anteriores a la crisis, sino que registró nuevas caídas. Un punto importante es que el empleo en la rama se ha sostenido, mientras que en la fase descendente del ciclo de la convertibilidad (1998-2002) la pérdida de la actividad había generado un fuerte recorte en las plantillas de personal.

Una de las causas de la caída en la producción fue el aumento de la importación. Los muebles importados, muchos metálicos, desplazaron a los productos locales en algunos segmentos. Alejandro Rivello, asesor de la Federación Argentina Industria Maderera y Afines, explicó a Cash que “los muebles de metal o vidrio funcionan como un sustituto directo de los de madera. Tienen menores precios. Es difícil para los fabricantes locales competir con esos materiales”. También se registró un importante incremento en las importaciones de los muebles de madera plana (aglomerada). Llegaron de Brasil y China. Este último país duplicó su participación en las importaciones en pocos años. Los supermercados y los grandes centros de compra se encargan de comercializarlos.

En 2011 los cupos comerciales colaboraron para recomponer la producción local. Por primera vez en muchos años se ha registrado un superávit en la balanza del comercio exterior. La importación disminuyó un 12 por ciento y en algunos rubros puntuales como el de los muebles de oficina retrocedió 60 por ciento. Empresarios locales afirmaron a Cash que se han puesto en marcha distintos proyectos para sustituir importaciones y adelantaron “un importante acuerdo con Masisa (proveedora de madera aglomerada) para fabricar en el país los muebles que vende la cadena Easy-Argentina”.

El programa de crédito para la vivienda Pro.Cre.Ar ha generado una fuerte expectativa en el sector. Pedro Reyna, titular de Faima, explicó a Cash que “el plan ofrece un gran potencial para toda la cadena de la madera. Una parte importante se usará en la obras, mientras que la industria de los muebles abastecerá a los hogares una vez que estén terminados”

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.