cash

Domingo, 25 de octubre de 2015

FINANZAS › MAYOR VOLUMEN DE CONTRATOS A FUTURO SOBRE EL VALOR DEL TIPO DE CAMBIO

Una jugada para cubrirse

Bancos y empresas han intensificado la participación en el mercado de futuros con una activa intervención del Banco Central. El actual stock de contratos es equivalente a unos 9500 millones de dólares. Son operaciones que se pactan y liquidan en pesos.

 Por Cristian Carrillo

Los esfuerzos por contener la presión devaluatoria en las semanas previas a los comicios incluyeron, una vez más, una intervención oficial activa en el mercado de futuros. El Banco Central ofreció a bancos e inversores institucionales cobertura a una cotización de 10,10 pesos para fin de año, bastante por debajo de las expectativas del mercado financiero. Esta situación asegura una demanda constante que acumula a la fecha un volumen de contratos equivalente a 9500 millones de dólares. La cotización pactada en los contratos a enero próximo se ubicó esta semana en 10,10 pesos, que equivale a cerrar 2015 con una devaluación de 22 por ciento. Esa cobertura busca desactivar las presiones cambiarias sobre el mercado de contado, ya que los futuros se transan y se netean en pesos. Esta estrategia tiene sus ventajas y sus riesgos para las cuentas del BCRA. En la previa a las legislativas de 2013 se utilizó ese mismo instrumento financiero pero la devaluación de 23 por ciento –en sólo dos días– que aplicó en enero de 2014 el entonces titular del Central, Juan Carlos Fábrega, generó un costo superior a los 10.000 millones de pesos por diferencias con los precios de los futuros.

Las expectativas sobre un ajuste del tipo de cambio se acrecentaron con la cercanía de los comicios. Los matices estuvieron puestos en cuál pueda ser el ritmo al que se eleve el precio del dólar. Con el objetivo de morigerar los efectos de esas expectativas en la demanda de divisas y la consecuente caída de reservas, la estrategia oficial se combinó con la venta de futuros de dólar. Ese tipo de operaciones permite a quien compra asegurar el precio de un activo (materias primas, divisas, metales preciosos y tasas de interés, entre otros), si prevé que vaya a subir el valor durante el lapso hasta el vencimiento del contrato, mientras que quien lo ofrece estima una baja o, como en el caso del Central, que la suba sea inferior a las estimaciones que plantea a diario el establishment financiero.

La estrategia de ofrecer futuros baratos –en términos relativos a las expectativas– incentiva a los tenedores de divisas a vender sus posiciones contra la cobertura para motivar una mayor oferta en el mercado mayorista (spot), quitando presión sobre las reservas. El costo o ganancia de esa estrategia derivará de la diferencia del valor del contrato con la devaluación efectiva de la moneda. Entre febrero y agosto de 2014 el Central debió pagar 10.389 millones de pesos por la diferencia entre las posiciones que había vendido y la devaluación de shock de la moneda que aplicó Fábrega. En octubre del año pasado, su sucesor, el actual titular del BCRA, Alejandro Vanoli, también utilizó este mecanismo, pero mantuvo a raya el precio del dólar desde entonces. Al no convalidar movimientos especulativos en el tipo de cambio el Central obtuvo ganancias por 5500 millones de pesos en los mercados de futuros desde entonces. Esa utilidad se obtuvo porque el mercado había apostado por una devaluación que no sucedió.

En las últimas semanas la autoridad monetaria redobló la intervención en este mercado, con posiciones abiertas (venta de futuros) desde noviembre hasta julio próximo. También operó estos contratos a través del Mercado Abierto Electrónico, donde operan bancos por cobertura. La posición a marzo 2016 se pacta hoy en 10,65 pesos, mientras que las apuestas del mercado para ese mes se acercan a los 14 pesos. En caso de que la próxima administración reedite la decisión de un ajuste abrupto del tipo de cambio –por caso similar al de enero de 2014– el costo para el Central podría ascender a unos 25.000 millones de pesos, según estimaciones privadas. Una manera de reducir ese impacto podría ser un desdoblamiento formal del tipo de cambio entre comercial y financiero.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La cotización del tipo de cambio a fin de año en los contratos a futuro es de 10,10 pesos.
Imagen: Carolina Camps

el buen inversor

-La agroindustrial Vicentin recibió un crédito de 135 millones de la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial.

-Con más de 500 mil transacciones por mes y un total de 80 mil descargas, el uso de banca móvil del Banco Hipotecario aumentó un 325 por ciento durante el último año.

-La compañía azucarera Los Balcanes puso en funcionamiento el primer taxi que utilizará bioetanol de caña de azúcar como combustible y en unos días recorrerá la ciudad de San Miguel de Tucumán.

-Cervecería y Maltería Quilmes aumentó sus exportaciones de cerveza en un 32 por ciento en los primeros ocho meses del año.

-El Instituto de Auditores Internos de Argentina (IAIA) organiza la primera edición en la Argentina de su Conferencia, que se llevará a cabo el próximo 5 de noviembre en el Hotel Meliá.

-El fundador de Mamotest, la primera red de telemamografía de Argentina, fue elegido por el programa I3 LATAM como uno de los diez mejores emprendedores de impacto social de Latinoamérica.

-Rigolleau es la única empresa de la industria del vidrio que posee la FSSC 22000 (Food Safety System Certification), la mayor certificación en materia de seguridad alimentaria.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.