cash

Domingo, 13 de agosto de 2006

E-CASH DE LECTORES

Renta agropecuaria

He leído atentamente su análisis (Panorama económico, “Renta agropecuaria” por Alfredo Zaiat, Página/12, sábado 29 julio) y me permito comentarle algunas cuestiones. En primer lugar, la renta de la que usted habla y con los porcentajes que no menciona, pero se inducen importantes, fueron muy importantes hasta 2003. Desde 2003 a la fecha, la rentabilidad ha caído considerablemente debido a varios factores: 1) La dolarización de los insumos agropecuarios que definen el rinde. Son importados o fabricados por filiales de empresas extranjeras. En diciembre de 2003 una bolsa de semilla (Monsanto) para maíz costaba 56 dólares. Esa misma semilla comprada en el mismo lugar cuesta 120 dólares. 2) La absurda política petrolera. Una de dos: o se libera el mercado y que el gasoil cueste lo que tiene que costar y que haya suficiente o se nacionaliza torpemente y a los garrotazos a lo Evo Morales. Pero en estas circunstancias, es una mentira que el combustible es barato y más mentira es que hay combustible de sobra. En la cosecha de esta campaña de soja el gasoil valía 3 pesos el litro y se lo daban si se les antojaba. 3) No existe una política de investigación científica ni técnica que permita que la buena parte de la renta que se va en insumos importados se produzca en el país con desarrollos propios. La avivada del Estado de decirle a Monsanto que los productores no debían pagar regalías por las semillas terminó en un aumento real en dólares del 40 por ciento de los precios de todas las semillas importadas. Para concluir, es probable que sus conceptos apliquen en algunos casos y sólo en algunas regiones. Soy de Río Segundo, provincia de Córdoba, y en la zona centro de mi provincia las propiedades no exceden las 300 hectáreas por productor. La masa crítica de superficie sembrable necesaria para no perder plata hoy es de 550 hectáreas (con los precios de soja y maíz publicados en pizarra Rosario al cierre del 28 de julio de 2006). Si los productores no arriendan, sencillamente se funden. De más está decirle que no existe ninguna política oficial ni nacional ni provincial que ponga énfasis en esta realidad. El 78 por ciento de la superficie sembrable de la provincia de Córdoba está en manos de pequeños productores que además son sus dueños. Pensar que los productores deberían estar felices de que el Estado les roba porque también hay otros que los están robando es sencillamente deprimente. Comparto con usted que el sector fue, es y será explotado por una cadena perversa que saca considerables ganancias por no hacer nada. En ese sector está el Estado.

Francisco Martín
[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.