cash

Domingo, 6 de noviembre de 2005

EMPRESAS › CRECIMIENTO DE LAS CONEXIONES POR BANDA ANCHA

Internet por un tubo

La velocidad y la liberación de la línea telefónica, en un contexto de estabilidad, impulsaron un boom de la banda ancha. Quiénes son los líderes de ese negocio.

 Por Fernando Krakowiak

Cuando en 1995 se empezaron a comercializar las primeras conexiones a Internet en el país, la red era prácticamente desconocida, los precios prohibitivos, la velocidad adormecedora y había poco para ver. Luego de un par de años de cierta quietud, el desarrollo tecnológico y la baja de precios permitieron que el dispositivo se expandiera hasta comenzar a formar parte de la vida cotidiana de amplios sectores de la población. En la actualidad, según datos de la consultora Carrier y Asociados, a los que accedió Cash, las conexiones a la red por teléfono y banda ancha suman 1,8 millón y los proveedores de acceso a Internet (ISP) facturan en conjunto 940 millones de pesos anuales, 75 por ciento más que hace tres años.

En el mercado compiten decenas de empresas, pero Telefónica, Telecom, Prima (Clarín) y Fibertel (Cablevisión) acumulan más del 70 por ciento de las ganancias y los especialistas coinciden en que la concentración aumentará. El mayor crecimiento lo experimentaron las conexiones a Internet por banda ancha, ya sea a través de ADSL (telefónico), cablemodem (TV por cable) o satelital (inalámbrico). Entre diciembre de 2001 y junio de 2005 el número de abonados se incrementó un 400 por ciento (de 140 a 700 mil). Si bien es la opción más costosa (cerca de 80 pesos por mes en promedio), ofrece tarifa plana y una amplia capacidad de transmisión (desde 256 Kilobits por segundo hasta 5 Megabits por segundo, según la oferta), lo que permite bajar películas y música, entre otros servicios. Este segmento está dominado a nivel residencial por Speedy (Telefónica), Arnet Highway (Telecom), Fibertel (Cablevisión) y Flash (Prima/Clarín), los cuales concentran más del 80 por ciento del mercado. Las tres primeras empresas tienen infraestructura propia, mientras que Clarín comercializa la mayoría de sus servicios sobre la red de ADSL de las telefónicas. Pablo Tedesco, gerente de Prince & Cooke, afirmó a Cash que “la intención de Clarín es migrar sus abonados hacia la red de cable de Multicanal (empresa del grupo) para reducir la dependencia que tiene de sus competidores”. La compra del 25 por ciento de Cablevisión también pareció orientada a fortalecer la estrategia de contar con una red propia. La infraestructura aparece como una condición indispensable para competir. Por ejemplo, en banda ancha para el sector corporativo las pocas empresas que le recortaron una porción de mercado a Telefónica y Telecom fueron Telmex, Comsat, Impsat e I-Plan, todas compañías con red propia.

En el negocio de acceso telefónico con abono los líderes se repiten. Arnet (Telecom), Advance (Telefónica) y Ciudad Internet (Prima/Clarín) suman más del 70 por ciento de un mercado que ha ido perdiendo terreno frente a la banda ancha debido a su escasa velocidad (56 Kilobits por segundo). En este caso, la red propia también es determinante. UOL-Sinectis era un operador fuerte que apostó por la fidelización de los clientes a través de una oferta exclusiva de contenidos que incluyó el acceso a las revistas de Editorial Perfil, pero al no tener red sus posibilidades se acotaron y terminó declarando la convocatoria de acreedores. AOL Latinoamérica (Time Warner y el grupo Cisneros) vivió una situación similar. Ingresó al mercado con fuertes expectativas, pero una serie de errores estratégicos y la falta de infraestructura la relegaron a la periferia hasta que recientemente fue vendida a Datco, una empresa que adquirió una posición expectante luego de comprar Winstar y Velocom (dos compañías con una interesante red inalámbrica) y el carrier Silica, que posee una red de fibra óptica de Buenos Aires a Mendoza. Clarín es la única empresa que compite con posibilidades pese a no tener red, debido a su capacidad para atraer clientes a través de la publicidad del multimedio.

La tercera opción es la conexión telefónica sin abono (“Internet gratis”). Las empresas que ofrecen este servicio son más de cuarenta, pero Fullzero (Prima/Clarín) tiene cerca del 50 por ciento de los clientes y junto a Alternativa Gratis (IRSA) y Dearriba.com (fondo de inversión Global Mind) superan el 70 por ciento. En este caso, el ISP proveedor solicita numeración a una telefónica con la que comparte las ganancias que se obtienen del tráfico generado por los usuarios (quienes abonan el pulso de una comunicación telefónica normal). El consultor Enrique Carrier sostuvo a Cash que “la banda ancha seguirá creciendo y el acceso telefónico terminará siendo un complemento donde predominará la opción gratuita porque los usuarios no van a asumir el compromiso de un abono para un uso ocasional”.

En el escenario actual, la batalla por el control del mercado estará dada por Telefónica, Telecom, Clarín y Cablevisión. Las telefónicas tienen la red más extensa, pero las otras dos compañías podrán ofrecer el triple play (Internet, telefonía y televisión paga en un mismo combo), lo cual para las telefónicas por ahora está prohibido ya que no se les permite ofrecer televisión por cable.

Compartir: 

Twitter
 

Existe 1,8 millón de conectados y los proveedores facturan en conjunto 940 millones.
Imagen: Sandra Cartasso

La red

• En el mercado compiten decenas de empresas, pero Telefónica, Telecom, Prima (Clarín) y Fibertel (Cablevisión) acumulan más del 70 por ciento de las ganancias.

• Los especialistas afirman que la concentración aumentará.

• El mayor crecimiento lo experimentaron las conexiones a Internet por banda ancha, ya sea a través de ADSL (telefónico), cablemodem (TV por cable) o satelital (inalámbrico).

• Otra opción es la conexión telefónica sin abono: “Internet gratis”.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.