cash

Domingo, 20 de enero de 2008

“Seguir construyendo las defensas”

Daniel Marx, ex secretario de Finanzas.

¿Cuáles son las causas que pusieron a Estados Unidos al borde de la recesión?

–Estados Unidos incrementó su desequilibrio entre gastos e ingresos de manera notable en los últimos años y recién ahora empezó a corregirlo. Ese desfasaje se manifestaba en un importante y creciente déficit de la cuenta corriente que el resto del mundo financiaba. El principal canal por el cual se lo hacía era el mercado inmobiliario, impulsando y generando crecientes valorizaciones. Ahora entró en crisis ese canal, especialmente el llamado segmento subprime, pero el problema subyacente es el desequilibrio. Estados Unidos ya empezó la corrección y eso impacta en el nivel de actividad. No hay manera de evitarlo en el corto plazo, pero puede ser menos doloroso si aumenta la productividad.

¿La recesión es inevitable?

–No descartaría en absoluto la posibilidad de una recesión.

¿Cuál es la diferencia entre desaceleración y recesión?

–La diferencia mayor está dada por los efectos. En estos casos se suele pasar de una visión exageradamente optimista a una exageradamente pesimista. En Estados Unidos puede terminar habiendo un overshooting crediticio que provoque la desaparición del crédito más allá de lo justificable y eso generará efectos recesivos. Se está tratando de evitarlo con inyecciones de liquidez. También están bajando la tasa de interés. El desafío es cómo lograr un equilibrio para que la baja de la tasa no desencadene inflación creciente.

¿Cuál será el impacto sobre la economía mundial?

–Estados Unidos representa nada menos que el 25 por ciento del Producto mundial a precios de mercado y las pérdidas que provocó la crisis de las hipotecas están distribuidas por todo el mundo. Esto genera reacomodamientos incluso en torno de la propiedad de todo tipo de activos. Por ejemplo, se están viendo fondos de países asiáticos y de petroleros comprando acciones de bancos. Al aparecer las pérdidas, baja el precio de los activos y entonces ponen la plata. Entre fines de los ’70 y principios de los ’80 también hubo dinero de árabes que compraron participaciones relevantes en bancos existentes.

¿Cómo repercutirá en la Argentina?

–La Argentina está relativamente aislada y tiene varios colchones que la protegen. Desde el punto de vista comercial, ganó mucho en volúmenes exportados. Esto está para quedarse y es un reaseguro más allá de las recientes subas de precios. Otro colchón está dado por las exportaciones no tradicionales. El país tiene una competitividad que puede ir desarrollando aún más. El tercer colchón es el costo de capital. Los mercados emergentes hoy tienen financiamiento mucho más barato que hace cinco años. Los márgenes de riesgo país están en niveles muy bajos y Argentina tiene para mejorar en ese aspecto porque no acompañó toda la baja. Es un buen momento para seguir construyendo las defensas.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.