espectaculos

Viernes, 1 de octubre de 2010

TEATRO › LO MEJOR DE LA ESCENA MONTEVIDEANA Y LO NUEVO DE LA CHILENA EN BUENOS AIRES

Puentes para acercarse a los vecinos

Desde hoy, en la sala Timbre 4 de Boedo, se desarrollará el Ciclo de Teatro Uruguayo, con la presentación de las obras Gatomaquia, Las Julietas y Los padres terribles. En La Carpintería, en tanto, a partir del próximo jueves subirán a escena referentes del nuevo teatro chileno.

 Por Carolina Prieto

Gatomaquia, de Uruguay, dirigida por Héctor Manuel Vidal.

A pesar de la cercanía entre Buenos Aires, Montevideo y Santiago de Chile, la circulación de actores, directores y dramaturgos es escasa, con excepción de los intercambios promovidos por los festivales internacionales. Pero en el mes de octubre coincidirán en Buenos Aires dos ciclos que intentan modificar esta situación. Uno trae una muestra representativa de lo mejor de la cartelera montevideana y el otro incluye varios exponentes de lo más joven y arriesgado del teatro chileno. El Ciclo de Teatro Uruguayo se realizará desde hoy en la sala Timbre 4 del barrio de Boedo, con la presentación de los espectáculos más reconocidos de Montevideo: Gatomaquia, Las Julietas y Los padres terribles. Tres espectáculos elogiados por la crítica, premiados, con funciones a sala llena y que ya se lanzaron a recorrer festivales.

Se trata de una iniciativa surgida del interés del Teatro Solís (el principal espacio para la ópera, el teatro, la danza y la música del país vecino) y la sala Timbre 4 de “trabajar juntos y abrir las puertas de nuestro espacio a compañías que hacen trabajos muy interesantes”, señala Claudio Tolcachir, director de la sala ubicada en México 3554 donde desembarcarán los elencos uruguayos. “Estamos muy cerca, hay que asumir y hacer real esa cercanía. Queremos acercar las orillas y fomentar un intercambio que nos enriquece a todos. Lo descubrimos cuando por primera vez pudimos viajar a Montevideo y comenzamos a trabajar con el Solís. Mostrar allí La omisión de la familia Coleman fue una experiencia increíble; desde ese lugar entendimos que tenemos que trabajar juntos”, señala el director a Página/12.

La movida arranca con Gatomaquia, versión del texto de Lope de Vega adaptada y dirigida por Héctor Manuel Vidal (ex director de la Comedia Nacional), interpretada por un grupo de jóvenes actores egresados de la Escuela de Arte Dramático. Escrito en verso en el siglo XVII, el texto refleja la lucha de dos gatos por conquistar un mismo amor, trasladando al mundo felino las pasiones y las luchas de los hombres. Vidal despliega la anécdota a través de ritmos y estéticas como el hip-hop, la ópera, el ballet, el comic y hasta rodillas parlantes, mientras que los intérpretes cantan, bailan y tocan instrumentos, además de actuar. Según el director: “Como en una obra de Orwell, pero del siglo XVII, los gatos de Lope dejan de ser personajes de fábula infantil y cumplen con el distanciamiento y la seducción que pedía Brecht. El resultado es esta lección sobre las pasiones, sus manejos y efectos”. Desde su estreno en 2007, la pieza realizó casi 200 funciones y se presentó en doce festivales internacionales. En Buenos Aires, el trabajo que recibió los premios Florencio –otorgados por la Asociación de Críticos Teatrales del Uruguay– al mejor espectáculo, mejor director y elenco, se presentará hoy y el próximo viernes a las 21, mañana a las 20 y a las 22, y el domingo 3 y 10 de octubre a las 20.30 en la sala de México 3554. Antes de la primera función de Gatomaquia, hoy a las 20, discutirán sobre teatro uruguayo Claudio Tolcachir, Héctor Manuel Vidal, Gerardo Grieco (director general del Teatro Solís), los actores Juan Manuel Tenuta y China Zorrilla, y el crítico Jorge Dubatti como moderador.

Otro ejemplo de un clásico aggiornado es Las Julietas, de Marianella Morena: la tragedia de los amantes de Verona transcurre en el Uruguay de los años ’50, y así la directora articula dos relatos míticos, el de Shakespeare y el de los “uruguayos campeones del mundo”, con el presente. “Mi intención es dialogar con los clásicos, universales y nacionales. Escuchar lo que dicen y responderle, mi equipo y yo, desde este Uruguay en este momento”, asegura la creadora formada en la Escuela del Teatro El Galpón de Montevideo. La obra estrenada en 2009 sacudió al medio teatral montevideano con cuatro actores varones en la piel de Julieta, cuatro sillas y el clima de euforia tras la victoria del equipo charrúa contra Brasil en el Maracanazo, como marco para el enfrentamiento entre las familias Montesco y Capuletto. Se podrá ver el 15 de octubre a las 21, y el 16 a las 20 y a las 22 en la misma sala. También llega una versión de Los padres terribles de Jean Cocteau, a cargo de Alberto Zimberg: un cóctel de infidelidad, adulterio y confusiones identitarias que revela el lado más oscuro y feroz de las relaciones familiares. La puesta resultó la obra más premiada de este año, elogiada por el modo en que el director acentuó el carácter de vodevil y farsa del texto, como también el ritmo y la velocidad de este drama que une humor y horror.

Hace un año, tres jóvenes productoras se entusiasmaron con la idea de traer a Buenos Aires referentes del nuevo teatro chileno, tras el suceso de las obras dirigidas por Guillermo Calderón en el Festival Internacional de Buenos Aires. Ese fue el germen del ciclo “Chile Emergente en Buenos Aires”, que se realizará en La Carpintería (Jean Jaurès 858) del 7 al 17 de octubre con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro y Proteatro, de Argentina, y el Fondo Nacional de De- sarrollo Cultural y las Artes de Chile. “Las producciones seleccionadas tienen un eje temático: la pregunta por el ser chileno hoy, la búsqueda de la identidad en un país que se está repensando en la post-dictadura. Son creaciones que, a través de microrrelatos, contienen un fuerte contenido político que promueve la reflexión como chilenos y latinoamericanos”, explican María Sureda, Victoria Eandi y Rosalía Celentano. El 7 y 9 de octubre subirá a escena Simulacro, la ópera prima del joven dramaturgo y director Marco Layera y su compañía La Re-sentida, “un descenso a los intersticios del discurso nacional hegemónico, develando las grietas, los silencios y los excesos de esa entidad supuestamente coherente que se presenta como el Estado-nación”, según el autor. El 16 y 17 de octubre a las 19 se presentará Niñas araña, de Luis Barrales. También habrá un primer intercambio con el estreno de La enamorada del muro, del argentino Santiago Loza, con actuación de la chilena Isidora Stevenson y dirección del local Lisandro Rodríguez.

Además de teatro, el ciclo permitirá descubrir a dos músicos chilenos elegidos como Artistas Revelación por la prensa especializada de su país entre 2008 y 2010. Ellos son Chinoy, apodo de Mauricio Castillo, que ganó popularidad al componer el tema central de la banda de sonido del film La buena vida, de Andrés Wood, devino icono de la música indie y hasta participó en los festejos de los cien años del nacimiento de Salvador Allende en el Estadio Víctor Jara, y Fernando Milagros, cuyo álbum Fernando Milagros & The Falsos fue elegido como uno de los diez mejores discos de 2009 por la revista Rolling Stone. Chinoy toca el 10 de octubre a las 22; Milagros lo hará el 14 a las 23, ambos junto a músicos argentinos en La Carpintería. ¡Ojos y oídos bien abiertos! Octubre asoma como una ventana a la creación contemporánea teatral y musical de dos países vecinos de los que poco se conoce a pesar de la cercanía.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.