espectaculos

Viernes, 1 de octubre de 2010

CULTURA › GELMAN, MEDEROS Y BANEGAS, DE ESTRENO EN BARCELONA

Poesía, tango y sensibilidad deliciosa celebran al amor

Por iniciativa de la Casa Amèrica Catalunya, el poeta realizó la selección de sus poemas, el bandoneonista creó música para acompañar su lectura y la actriz y directora se encargó de una puesta teatral. Así fue Del amor, que se vio en L’Auditori de la capital catalana.

 Por Frederic Porta

Desde Barcelona

Banegas, Mederos y Gelman compartieron una rueda de prensa en la que se extrañó a Sabina.
Imagen: Gentileza Casa Amèrica Catalunya.

El concierto Del amor cosechó un resonante éxito en L’Auditori de Barcelona, en lo que constituyó su estreno mundial. Y no es para menos: sobre el escenario estuvieron –y estarán, si hay continuidad en la propuesta– Juan Gelman leyendo sus poemas, musicalizados en vivo por el bandoneonista Rodolfo Mederos y su trío. Como para completar el lujo de este show, la dirección escénica le correspondió a Cristina Banegas. El estreno fue con una sola actuación en la sala Oriol Martorell, con entradas agotadas, organizado por Casa Amèrica Catalunya (CAC) y con el auspicio de Página/12, que ya empezó a celebrar su inminente centenario. Fueron 75 minutos de la mejor poesía, la mejor música porteña y una deliciosa sensibilidad, refrendados por el público que ovacionó de pie a los protagonistas. Mientras eso sucedía, Gelman y Mederos se fundían en un abrazo conmovedor, y en la platea –en un discreto segundo plano–, Banegas lloraba de emoción abrazada a sus colaboradores.

Para quienes conocían las bambalinas del concierto, ese final era el reflejo de un triunfo de varias voluntades. Por una parte, la de Antoni Travería, director general de CAC, quien catapultó la iniciativa y no cejó hasta llevarla a cabo (y cuyo “empeño” agradeció Gelman sobre tablas). Por otra, de la propia Banegas, quien recién pudo liberar las tensiones cuando todo salió bien: apenas había logrado montar dos ensayos generales, ya que Gelman estaba en México, Mederos de gira por algún lugar del mundo y ella, siempre hiperactiva, con Medea en Buenos Aires.

“Los sueños son para ser luchados y éste ha llegado tras mucho esfuerzo”, explicaba Travería en la víspera del concierto. “Han pasado tres años desde la primera idea en casa de Juan Gelman. ¿Por qué en Barcelona? Ellos lo aceptaron así. El próximo 2 de abril, la Casa Amèrica Catalunya cumple su centenario, nos hacía mucha ilusión reunirlos y así conseguimos nuestro gran concierto. La biografía de los tres es harto conocida y nos excede por su grandeza. A causa de su reciente accidente doméstico, Joaquín Sabina es nuestro único ausente del cartel. Aun así, estará en video y presentará el concierto gracias a unas palabras grabadas de bienvenida.” Entonces apareció la sorna de Mederos: “Tiene mucho riesgo agarrar un libro de un estante”, bromeó, ya que el cantautor español sufrió una caída mientras ordenaba su biblioteca. “Y suerte que los libros no muerden”, remató Gelman el momento de sonrisas durante la rueda de prensa.

Mederos abrió el juego asegurando que ya no importaba de dónde surgió la idea de Del amor: “Siento que esta posibilidad de apoyar con mi música la poesía de Juan Gelman resulta una oportunidad que la vida me da de apoyar una estética y una memoria. La humanidad y las artes, también el tango que yo practico, se hallan en una crisis de pulverización. Tengo 70 años y vengo de lo más puro. Pertenezco a una casta pura, curtida entre los años ’30 y los ’60 del siglo pasado. A partir de ese punto, todo se enrareció, fundiéndose en lo que dicta y domina el poder. La famosa globalización comporta una pérdida de la identidad y yo me siento un ecologista de la música”. El bandoneonista siguió con tono firme y meditado su reflexión, en la que ubicó a la música “en situación clínica de pronóstico reservado”. “Veo demasiado oportunismo por todas partes. Por tanto, cada vez que puedo tocar música pura, para mí resulta una oportunidad. La poesía de Juan Gelman es un sentimiento. La música que he creado para este espectáculo se funde con ella, la sostiene. Y eso me animó a embarcarme en el intento. Desde lo anecdótico, la idea de Del amor surgió en casa de alguien y vale aquello de ‘Dios los cría y ellos se juntan’.”

Banegas, más puntillosa con la memoria, recordó que en la ceremonia de entrega a Gelman del título honorario como ciudadano ilustre de Buenos Aires, se le sugirió que su música cuajaba con los poemas del porteño. A base de asados y tiempo, la idea de hacer algo juntos tomó cuerpo. Y entonces Gelman tomó la posta del recuerdo: “Tratamos de hallar un tono que aguanta el recital y la verdad es que el trabajo de Mederos lo logra. ¿La selección de los poemas? Ahí acertó Cristina. Ya me dijo de antemano que había escrito muchísimos dedicados al amor, tal vez demasiados. Y yo que me creía un revolucionario... Me agarró la desesperación, no me había dado cuenta. El criterio de selección fue más o menos cronológico. Y según el clima que precisaba el recital”. Mederos hizo un aporte: “El orden de los poemas es ya una composición, como el orden de la propia música”. Y Gelman, una vez más, distendió el clima: “Mientras no genere lanzamiento de tomates y huevos...”, dijo el poeta.

Banegas explicó que Gelman fue quien la convocó. “Soy su amiga y lectora desde hace muchísimos años”, afirmó. “Pensé ‘vaya lío en que se ha metido’”. Lo que le pidió el poeta fue que el espectáculo tuviera un formato más teatral, “estéticamente más formateado que si se ponían encima de un escenario y punto”. “Por el privilegio de la amistad, me he tomado su encargo muy a pecho. Hay que estar a la altura de esa maravillosa poesía suya y del bandoneón de Rodolfo.” La selección final de poemas, de la que la actriz se desligó elegantemente sugiriéndole al propio poeta que debía ser él quien la hiciera, le resulta “fantástica” a la actriz y directora. “Mi trabajo debía ser austero, preciso, sostener música y palabras con una buena luz, acompañar los climas y tonos del recital. Es una experiencia hermosa acompañar este diálogo de poesía y música, de Gelman y Mederos, que construye otra obra discurriendo a otro nivel sonando a tango, milonga, valsecito...” Entonces interrumpió el bandoneonista: “De mí siempre saldría tango”.

Esa afirmación estuvo refrendada sobre el escenario de la sala Oriol Martorell. En la primera parte del espectáculo sonó música compuesta por Mederos para la ocasión: “Cada vez que paso”, “Milonga para la oración” , “Ofelia”, “Hace hambre, hace frío” y “La pajarera de Pentecostés”. En la segunda parte, hizo “Mujeres”, “Gotán”, “Carta”, “Sucede que”, “Cerezas” y “Mi única palabra”. Mientras, con su voz sobria y grave, Gelman desgranaba poemas como “Cada vez que paso por la Rue des Arts”, “Oración”, “Sentimientos”, “Hechos”, “Otras preguntas”, “Casos”, “Amparos”, “Escenas de la guerra”, “Fábricas”, “La lejanía”, “La dueña”, “Certezas” y “Pasa”, entre otros. Estaba sentado ante una mesa dispuesta con folios de su propia poesía para ser leída. En el intermedio pensado para que el poeta pudiera descansar la voz, el Mederos Trío (que completan Armando de la Vega en guitarra y Sergio Rivas en contrabajo) encaró clásicos como “El choclo”, “Palomita blanca”, “Sur” y “Canaro en París”. Y las cámaras de la emisora TV3 registraron todo para la posteridad.

“Grabaremos un dvd, así que el concierto de Barcelona quedará inmortalizado”, dijo Banegas antes del concierto. “Si eso significa el inicio de una gira, lo veremos. Dependerá de diversos factores: los compromisos y agendas de cada uno, la salud de Juan, las ganas... Claro que sería bellísimo llevarlo a Buenos Aires, por ejemplo, o vernos en otros lugares de la Argentina o del mundo donde apreciarían esos versos y esa música. Verlo en Buenos Aires sería verlo en su hábitat natural. Cada vez que Juan va a la Argentina significa un espectáculo cultural extraordinario.” Las últimas cuatro palabras de la frase de Banegas también pueden utilizarse para describir a Del amor, y así lo entendieron los privilegiados asistentes al estreno en tierra catalana. Es que por L’Auditori anduvo La Señora: así es como Gelman le llama a la musa, a la inspiración.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.