espectaculos

Jueves, 4 de abril de 2013

TEATRO › TRAS TODA UNA VIDA EN LA PANTALLA, TOM HANKS PRUEBA SUERTE EN BROADWAY

La piel de un periodista legendario

El actor aparece desde mañana en la legendaria calle teatral de Nueva York como protagonista de Lucky Guy, una obra inédita escrita por la directora Nora Ephron. Allí encarna a Mike McAlary, que trabajó en los tres tabloides de la ciudad y ganó un Pulitzer.

 Por Nikhil Kumar *

¿Una primera vez para Tom Hanks? El oscarizado actor, director, guionista y productor parece haberlo hecho absolutamente todo, y haber ganado absolutamente todo, en una carrera de Hollywood que se extiende por más de tres décadas. Pero a diferencia de otras luminarias de la costa oeste –y más de una no-tan-luminaria–, nunca estuvo en un escenario de Broadway. Algo que está a punto de cambiar con el estreno de Lucky Guy, una obra inédita escrita por la difunta directora Nora Ephron. Luego de una serie de preestrenos que fueron muy celebrados por la prensa, la puesta se encuentra –de modo inevitable– entre lo más esperado de esta temporada; se dice que los tickets están volando mucho más allá de la gran noche de apertura, mañana por la noche.

Ephron –que fue gran amiga de Hanks y trabajó junto a él en Sintonía de amor y Tienes un e-mail– empezó a escribir la historia de Mike McAlary, el legendario periodista de tabloide neoyorquino que encarna Tom Hanks, en 1999, un año antes de que McAlary muriera a causa de un cáncer de colon, a los 41 años. A través de los años, McAlary trabajó en los tres tabloides de la ciudad, New York Post, Daily News y Newsday, y según se asegura fue uno de los periodistas mejor pagados de todo el país, conocido por sus historias sobre el crimen y los trabajos internos del Departamento de Policía de Nueva York. En 1998 ganó el premio Pulitzer por una serie de columnas publicadas en Daily News sobre el asalto de varios policías a un inmigrante haitiano llamado Abner Louima. Mientras se sometía al tratamiento contra el cáncer, siguió una pista que le brindó una fuente anónima para exponer a los agentes policiales.

Como personaje cabezadura y carismático, no es ésta la primera vez que la historia de vida de McAlary es llevada a la escena. En 2011 fue el centro de The Wood, de Dan Klores, que se ofreció en el Rattlestick Theatre de New York. Y también ha tenido sus referencias en la gran pantalla: en 1994, uno de los personajes de El Diario, la película de Ron Howard sobre el funcionamiento de un periódico, era un columnista que siempre se señaló como basado en el mismo McAlary.

Ephron, que murió el 26 de junio de 2012 a los 71 años, estaba familiarizada con el mundo de McAlary: ella trabajó a su vez como periodista de un tabloide, tal como recordó su hijo Jacob Bernstein en un artículo reciente de The New York Times. “Mi madre sabía mucho sobre el mundo de McAlary”, escribió. “Ella soñaba con ser reportera de un diario desde que estaba en la secundaria, y pasó buena parte de sus veinte años trabajando en New York Post. Más aún, McAlary era lo que ella gustaba llamar ‘un ser humano problemático’. Y después de una década de escribir y dirigir comedias románticas, un personaje principal que no fuera totalmente querible parecía una excelente manera de no quedar encasillada en un solo lugar.”

La escritora también vio la muerte de McAlary como el final de toda una era. “Ella vio su carrera como ‘el final de algo’, el punto definitivo para un tiempo en el que los reporteros todavía creían que había algún tipo de poder en su trabajo; cuando Elaine’s era aún uno de los sitios más glamorosos de la ciudad; cuando buena parte de Times Square le pertenecía todavía a las prostitutas y los vendedores de drogas, y cuando el West Village todavía no había caído bajo el dominio de magnates de los fondos buitre y oligarcas rusos”, escribió Bernstein. Pero, tal como recordó, otros trabajos mantuvieron a Ephron alejada del proyecto, que inicialmente iba a ser una película para la cadena de cable HBO. El cambio a la escena teatral vino mucho después, en 2008, cuando Colin Callender, el ejecutivo de HBO que trabajaba en el desarrollo con Ephron, dejó la cadena para dedicarse a la producción independiente. Allí sugirió convertir al film en una obra de teatro.

“Ella había concebido Lucky Guy (entonces llamada Stories about McAlary) como película para HBO, pero la estructura era poco convencional, ya que se apoyaba mucho en los demás personajes para dar sus versiones de lo que le había pasado a él, esencialmente rompiendo la cuarta pared”, dijo Bernstein. “Y todos, incluyéndola, estaban algo inseguros de cómo se vería eso en pantalla.” Hanks había entrado en el asunto un poco antes, cuando, años antes de repensarla para las tablas, Ephron le había mandado un guión. Inicialmente él no estaba muy interesado, pero lo reconsideró cuando le echó un vistazo a la versión teatral. Ahora es su debut en la escena, dirigido por el ganador del Tony George Wolfe y con producción de Callender.

Como la venta de tickets está yendo muy bien, Hanks hizo un arreglo que le asegura buenos cheques. La estrella se comprometió a actuar durante quince semanas, y ganará el 12,5 por ciento de lo que la puesta consiga cada semana en la taquilla. Como mínimo se le prometieron 75 mil dólares por semana, cifra que puede trepar al doble si el show consigue vender todas sus entradas. Incluso puede ganar más dinero si deja la producción después de esas quince semanas, ya que aunque él no esté, si los productores deciden extender las presentaciones se llevará un dos por ciento de los ingresos. De todos modos, Hanks busca algo más que sólo el dinero: ha sido muy afortunado en Hollywood, y ha llegado el momento de probar si tiene la misma suerte en Broadway.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Actor, director, guionista y productor, Hanks parecía haberlo hecho absolutamente todo... salvo teatro.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.