espectaculos

Jueves, 10 de septiembre de 2009

VISTO & OIDO

Ya lo dijo Calamaro: la musa no es una sola musa. Es el caso de Adrián Caetano, que hace tres años conmovió a Cannes con la presentación de Crónica de una fuga, surgida del interés histórico del cineasta; y ayer, en Venecia, fue nuevamente aplaudido y festejado en la Mostra por su reciente El mundo de Milagros, inspirada en su propia hija adolescente y protagonizada por Natalia Oreiro y la pequeña. Es precisamente desde la mirada de esa nena de 13 años que Caetano construye un relato centrado en las contradicciones de una pareja en vías de separación que, por estrechez económica, debe seguir conviviendo. “Es el relato de un niño, desordenado, contado como un rompecabezas”, explicó Caetano.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.