espectaculos

Miércoles, 28 de octubre de 2015

CULTURA › LOS RESTOS DEL POETA Y DRAMATURGO FEDERICO GARCíA LORCA

Pesquisa y símbolo de lucha

Después de dos excavaciones fallidas en 2009 y en 2014, un equipo de arqueólogos, geólogos y forenses, procedentes de universidades de España, Argentina y Reino Unido sólo necesita de un visto bueno jurídico para empezar a cavar en una finca en Granada.

 Por Silvina Friera

¿Dónde estás, Federico?, se preguntan en Granada y en Buenos Aires, en Nueva York y en La Habana, en el mundo entero. A casi 80 años del asesinato del poeta y dramaturgo Federico García Lorca –fusilado en la madrugada del 17 de agosto de 1936–, este interrogante continúa movilizando al arqueólogo Javier Navarro y al investigador Miguel Caballero, que quieren encontrar el cadáver del autor de Romancero gitano, enterrado junto a quienes fueron ejecutados con él: dos toreros y un maestro. Ojalá que la tercera sea la vencida, después de dos excavaciones fallidas en 2009 y en 2014. La pesquisa se hará en el polígono 9 de Alfacar, en la finca inscripta en el registro de la propiedad 5 de Granada, encima de un vertedero de hojarasca, en un radio de 160 metros cuadrados. Sólo falta el visto bueno jurídico de parte de la Junta de Andalucía para que el equipo formado por historiadores, arqueólogos, geólogos y forenses, procedentes de varias universidades de España, Argentina y Reino Unido puedan empezar a cavar.

Las esperanzas de encontrar el cuerpo de Lorca se mantienen intactas. Estaban convencidos de que la fosa estaba en un paraje llamado el Peñón Colorado, en Alfacar. En noviembre del año pasado, el equipo de expertos dirigidos por Caballero y Navarro estuvo excavando durante 20 días. Más que el desánimo, prevaleció la perplejidad. No hubo rastros de la fosa buscada. Los huesos del poeta no estaban ahí. Los investigadores decidieron revisar toda la documentación, además de encargar un nuevo estudio de georradar. El resultado arrojó que se habían equivocado por sólo veinte metros. ¿Cómo no volver a intentarlo si habían estado tan cerquita? El problema era, como casi siempre, monetario. Entonces convocaron a una campaña de crowfunding para recaudar los 33.117 euros que se requerían y reanudar el trabajo. Entre los fondos contaron con el monto no gastado de la partida de 16.500 euros que la Junta de Andalucía había aportado en 2014.

Caballero y Navarro difieren de la versión del hispanista Ian Gibson, biógrafo del autor de Poeta en Nueva York que se apoyaba en los testimonios de Manuel Castilla Blanco, alias Manolillo el Comunista, supuestamente el enterrador, quien condujo al investigador hacia otro paraje a unos 400 metros del actual. Ese testimonio –según Caballero– no era fiable porque Manolillo el Comunista llegó al lugar en septiembre y el asesinato se produjo en agosto. “En aquellos tiempos de escasez, cualquiera estaba dispuesto a dar una versión por algo a cambio”, opina Caballero. La referencia que han tomado está en el libro Los últimos días de García Lorca del granadino Eduardo Molina Fajardo, publicado póstumamente en 1983, a tres años de la muerte de este autor que investigó durante años el asesinato del poeta. Molina Fajardo, un falangista que pudo acceder a documentos y personas con cierta facilidad, se entrevistó en 1969 con José María Nestares Cuéllar, capitán y jefe de la Falange de Víznar, quien le precisó cómo fue el fusilamiento de poeta. “Llamé a Manolo Martínez Bueso para que los vigilara y presenciara la ejecución. Después, me dijo que Federico iba en pijama y que los habían matado en el campo de instrucción de las tropas, a la derecha de la carretera. Me dijo que de los que enterraron, Federico era el segundo por la izquierda”. Nestares Cuéllar le entregó a Molina Fajardo un croquis del lugar donde estaría sepultado Lorca. Fernando, uno de los hijos de Nestares Cuéllar, también militar retirado con rango de general, acudió posteriormente a la zona, acompañado por dos guardias de asalto que afirmaron haber sido testigos de la ejecución. Años más tarde, otro falangista, Pedro Cuesta, señaló ese mismo lugar y agregó que no sería difícil identificar al autor de Bodas de sangre porque había sido enterrado junto a dos toreros anarquistas, Francisco Galadí Melgar y Joaquín Arcollas Cabezas –muy conocidos en el mundo taurino–, y un maestro rengo, Dióscoro Galindo González, que defendía la escuela popular y laica.

En el mismo lugar donde los investigadores creen que se encuentra la fosa con los restos del poeta hubo un campo de instrucción para tropas de la dictadura de Francisco Franco; también se ha practicado motocross y se intentó construir un complejo deportivo. Isabel García Lorca (1909-2002), la hermana menor del poeta, se empeñó en detener esa construcción a través de una carta al entonces alcalde de la localidad, Juan Caballero Leyva, fechada el 13 de octubre de 1998: “Ha llegado a mis oídos el plan que tiene el ayuntamiento de Alfacar, que usted preside, de hacer un campo de fútbol justo donde fueron a caer miles de hombres asesinados, muchos de ellos, supongo, correligionarios suyos, socialistas. También está ahí mi hermano”. El equipo de expertos rastreó antiguas fotografías aéreas para captar los cambios del terreno. En el Archivo General Militar de Avila encontraron 124 imágenes realizadas en octubre de 1938 por el Ejército Popular de la República, pero la zona quedaba fuera de la foto “por escasos metros”. También localizaron imágenes aéreas de vuelos americanos entre 1944 y 1957 en las que sí se apreciaba un olivar completo y se dedicaron a contar uno a uno los árboles para comprobar dónde estaban los pocos que quedan ahora. De periódicos de la época extrajeron fotos de las obras del campo de fútbol.

En 2009 se produjo la primera excavación junto al olivo donde hoy se abre un parque conmemorativo. La segunda, el año pasado, estuvo a cargo del mismo equipo que ahora intentará recuperar los huesos de Lorca. “Nunca podremos olvidar ni perdonar este crimen –dijo Pablo Neruda, en París, a principios de 1937–. Nunca lo podremos sacar de nuestra mente, nunca lo podremos excusar.”

Compartir: 

Twitter
 

Lorca fue fusilado en la madrugada del 17 de agosto de 1936.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.