espectaculos

Viernes, 24 de junio de 2011

HISTORIETA  › ANGELA DELLA MORTE TIENE LIBRO PROPIO

Almas y cuerpos incómodos

La obra de Salvador Sanz, cuya segunda parte apareció en Fierro, acaba de ser publicada por OvniPress, lo cual permite una relectura de esta historia de espías con la cual el autor cuestiona la moral de las corporaciones y el uso de los avances científicos.

 Por Andrés Valenzuela

Dos corporaciones se disputan el control del mundo ubicando a sus agentes en puestos estratégicos. Los Laboratorios Sibelius y el Gobierno Fluo luchan a espaldas del mundo. En ese contexto transcurre Angela della Morte, la serie de Salvador Sanz que acaba de ser recopilada por la editorial OvniPress (la misma que está apostando con fuerza por los comics de superhéroes de Marvel). Y aunque a primera vista parece una típica historia de espías condimentada por una saludable dosis de fantasía o ciencia ficción, en realidad se trata de una obra mucho más interesante que amerita una lectura menos superficial. Aquí Sanz cuestiona la moral de las corporaciones, el uso de los avances científicos y, sobre todo, la incomodidad del hombre con su cuerpo.

Angela della Morte tiene dos partes bien distintas. La primera reúne una serie de episodios publicados en la extinta revista Bastión cinco años atrás. La segunda mitad recopila lo publicado en la Fierro. Ambas comparten protagonista y entorno, pero tienen distintas excusas narrativas. La primera cuenta que los dos bandos aprendieron a separar el alma del cuerpo y también a introducirla en otros. En la siguiente parte se informa al lector que, además, ahora los científicos saben cómo extirpar la maldad del hombre. La primera parte explora el pasado del personaje y sus misiones para Sibelius. La segunda la lleva a la Luna, para convalecer su post-operatorio de la bondad.

Lo que une ambos pasajes es la incomodidad permanente de la protagonista con su propio cuerpo. Sanz rompe con la imagen prototípica de esta clase de historias: Angela es regordeta, pero nada voluptuosa. Ni siquiera tiene un rostro particularmente lindo, sino el de una mujer común y corriente que cuando regresa de una misión y retoma su cuerpo original pregunta su peso sólo para constatar que se dejó estar y ganó kilos mientras se infiltraba en el cuerpo de un niño, un hombre o una femme fatale. El traje de astronauta le cae mal e incluso una computadora con inteligencia artificial se burla de ella, poniendo a prueba los efectos de la cirugía.

Angela jamás está cómoda con ninguno de “sus” cuerpos. Ni el propio ni los ajenos. Ni con sus propios tobillos gruesos ni con el tipo que entra por error al baño de mujeres. Es una incomodidad que excede la simple experiencia del cuerpo imperfecto que angustia a la humanidad desde tiempos inmemorables. Es una incapacidad para sentirse satisfecha con ningún aspecto de la vida que lleva, ni de las vidas cuya potestad asume. Es la imposibilidad de decidir auténticamente sobre su propia vida. Es ni siquiera poder plantearse la posibilidad de romper con el “deber ser (otro)” que le pide su corporación.

Y todo esto narrado realmente bien, con unos dibujos que demuestran por qué Sanz es uno de los historietistas jóvenes más festejados. Aquí no están los diseños impresionantes de monstruos que era posible encontrar en Nocturno (otra de sus historias publicadas en Fierro, recientemente editada en Brasil y España). Pero el dibujo es muy sólido, lleno de detalles contundentes y con gran capacidad para construir el ambiente. También en este punto se notan los dos momentos del relato. Si en la primera la acción la empujan los cuadros de texto, en la segunda parte se percibe muy claro el salto cualitativo del autor en la faz narrativa. El peso del relato cae fuertemente en la imagen y muchas páginas son pura secuencia, con apenas el diálogo indispensable. Pero que los trajes espaciales y las explosiones no engañen: hay mucho más cuerpo en Angela de lo que parece.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.