espectaculos

Viernes, 19 de agosto de 2005

“PEPE NUÑEZ, LUTHIER: EL OFICIO DE VIVIR”

En la senda del maestro Jorge Prelorán

El documental Pepe Núñez, luthier: el oficio de vivir, ópera prima del director Fermín Rivera, rodado en la provincia de San Luis, traza con hondura y belleza la vida de un habitante de Lafinur que, impedido de caminar desde niño, encontró un sentido a su existencia a través de una artesanía que aprendió solo y sin abandonar su pueblo. En la cotidianidad de Núñez, las guitarras son sus compañeras y su trabajo su alimento espiritual, que lo hace sentirse útil y feliz.
En charla con Página/12, el director Rivera –37 años, egresado de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc)– se refirió a su empatía con el protagonista del film y adelantó detalles del nuevo documental que está filmando sobre el gran documentalista argentino Jorge Prelorán, a quien reconoce como su mentor.
–Usted pertenece a otra generación. ¿Qué lo une con la concepción del cine de Prelorán?
–Cuando era chico viví en el campo, en Tandil, y supongo que a partir de ahí tengo ciertas afinidades y raíces con la temática de Jorge. Con la instauración de la democracia en 1983 vi Cochengo Miranda, de Prelorán, en un televisor blanco y negro, aunque la película era en color y con unos atardeceres espléndidos. No sabía que me iba a dedicar al cine. La volví a ver después de más de veinte años, durante el Festival de Cine de Mar del Plata en marzo del 2004 y fue un shock, pues encontré similitudes de encuadres con Pepe Núñez. Seguramente algunas imágenes deben haber estado dando vueltas en mi inconsciente. A Cochengo Miranda creía que la tenía desdibujada y, al verla nuevamente, esta vez con mi director de fotografía, Emiliano Penelas, nos impactó a los dos.
–¿Qué lo motivó a filmar este retrato de Pepe Núñez?
–Mi hermana y unos amigos músicos viven en San Luis y me hablaron de Pepe. El día que lo conocí, Pepe tocaba el charango, hablábamos y mientras me mostraba el taller. El valora la educación a distancia, tiene una formación autodidacta. El oficio lo aprendió con unos cuadernillos y creo que lo sedujo la posibilidad de que alguien, viendo el documental, pudiese aprender a hacer guitarras. Como artesano, Pepe antes había trabajado con hierro, madera, y luego le empezaron a llevar guitarras para arreglar. Las herramientas y los moldes los inventó él y quizá tampoco ha tenido la posibilidad de testear con otros lu-thiers. Pepe es un amigo cercano y tuvimos empatía de entrada. Ni pensó en venir al estreno. No sale de Lafinur, pero logra que la gente vaya hacia él. Incluso el guitarrista Juanjo Domínguez va a ir a visitarlo. Fue idea de Pepe convocarlo sin conocerlo, y Domínguez colaboró con todo, además captó una mirada alejada del folklore tradicional e hizo un mix con jazz y música clásica.
–¿En qué etapa se encuentra el documental sobre Prelorán?
–El rodaje lo iniciamos durante el último Festival de Cine de Mar del Plata, donde Prelorán y su esposa Mabel fueron invitados. Mabel es un personaje importante en la vida y en la filmografía de Jorge y participó como sonidista en sus películas. Además fue la guionista de Mi tía Nora, el único film de ficción de Prelorán. Vamos a viajar a fines de este año a los Estados Unidos, a Los Angeles, donde ellos residen, y en el verano del año entrante recorreremos unos lugares del interior donde filmó Jorge. Con un poco de suerte y si logramos más recursos, a fines de 2006 estará terminada. Nos interesa presentar una biografía de Prelorán con ciertos aspectos desconocidos. Jorge aprendió a hablar inglés antes que español, porque su madre era estadounidense. Además fue botones de un hotel, carpintero, vendedor de huevos, soldado en Alemania, pianista eximio y a punto de tener una carrera como tal. Y además queremos describir aspectos del presente, donde se lo muestra a Jorge abocado a la escritura de libros sobre sus películas. Prelorán quería que el documental tuviera sonido sincrónico, pero me dio algunas licencias. El enfoque no estará puesto en presentarlo como un documentalista exitoso y reconocido. La obra de Jorge es vasta, con 70 películas, que están en malas condiciones y deberían ser restauradas, ya que su obra fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación.

Pepe Núñez, luthier: el oficio de vivir se exhibe en los cines Cosmos y Tita Merello y en los espacio Incaa del interior del país.

Compartir: 

Twitter
 

Pepe Núñez en su taller.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.