espectaculos

Sábado, 18 de octubre de 2014

PROYECTO TRENZADAS

Fortaleza femenina

 Por Sergio Sánchez

“Tres partes que forman una”, esa es la definición de “trenza” para Mariana Baraj, y también es la figura que mejor representa al trío que comparte con Barbarita Palacios y Charo Bogarín, de Tonolec. “La trenza es muy nuestra, muy femenino, muy de la mujer de esta tierra; además, me remite a la palabra ‘fortaleza’”, explica Baraj, la ideóloga de Trenzadas, el prometedor proyecto musical que vio la luz a principios de año y que se volverá a presentar mañana a las 20 en La Trastienda (Balcarce 460). “La idea que les planteé tenía que ver con trabajar las tres, apelar a nuestros recursos y que no haya más músicos acompañándonos”, cuenta la cantante y percusionista. Y amplía: “Las tres somos autoras de nuestros temas, entonces la idea era abordar un repertorio más original, de música nuestra y tal vez canciones que no hayamos tocado tanto”. El concierto coincide con el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, razón por la cual donarán parte de lo recolectado a la fundación Sales, organización que colabora con la difusión y prevención de esta enfermedad. Será una oportunidad, también, para recordar a Lhasa de Sela, la cantante mexicano-estadounidense que falleció en 2010 víctima de este mal. “Si bien ha sido prácticamente una artista de culto, las tres somos muy fans de su música”, cuenta Baraj.

En líneas generales, las tres atraviesan, transforman y exceden lo que se conoce como “folklore argentino”. Junto al grupo Semilla, Barbarita Palacios supo mezclar la canción de raíz folklórica con el rock, Mariana Baraj transitó un sendero similar y también le sumó jazz y Charo Bogarín sorprendió allá por 2005, en compañía de Diego Pérez, al fusionar música indígena con sonidos electrónicos. “No estamos sólo dentro del folklore, formamos parte de varios mundos. Las tres trabajamos, de alguna manera, desde un lado más alternativo”, apunta Palacios. “Somos las ovejitas negras del folklore”, se ríe la cantante, quien está a punto de sacar su primer disco solista. Sin embargo, Palacios resalta que lo que hacen tiene “mucho de folklórico”. Se explaya: “Lo que hace que uno haga música de su pueblo es la rítmica. Y las tres trabajamos con rítmicas originarias. La mayoría de mis canciones son seis por ocho. Lo que pasa es que desde lo sónico excedemos el folklore”.

“Algo que nos aúna es que somos mujeres que estamos al frente de nuestros proyectos, somos compositoras y multiinstrumentistas”, sintetiza Bogarín y da en la tecla. Es que todas coinciden en que fue un desafío adaptarse al formato trío y repartir las voces, más allá de que todo funcionó de forma “natural” y placentera. “Fue una experiencia súper grata poder juntarnos e intercambiar los saberes de cada una; meternos en el mundo de la otra y armar un nuevo sonido. El repertorio resultó interesante para todas”, resalta Bogarín, quien incorporó para este proyecto la verdulera, el clásico acordeón a botonera. Además de versiones de composiciones de cada una, habrá canciones de Gustavo Santaolalla, León Gieco (“María del Campo”), Violeta Parra, Lhasa de Sela y Luzmila Carpio, entre otras. Y una invitada especial: Hilda Lizarazu. “Cada uno de los temas propuestos exige otros climas y paisajes. Somos mujeres que unen su voz en un mismo canto y queremos realzar el papel de la mujer dentro de la música argentina”, apunta la pata femenina de Tonolec. “Las tres somos artistas generosas: estamos siempre en función de la canción. Con el ego típico de cualquier artista, querés subir al escenario y comerte todo. En este caso, las tres somos artistas maduras y sabemos que lo que importa verdaderamente es la canción”, destaca Palacios, quien además de la voz ejecutará charango, guitarra, percusión y vihuela.

La propuesta, cuentan, nació como una juntada más relajada, pero de a poco fue ganando reconocimiento y tomando forma. “Surgió como algo más lúdico, más espontáneo, sin ningún compromiso y, de pronto, de lo bien que resultó, nos pidieron que hagamos un disco y que le demos continuidad al proyecto”, cuenta Bogarín, quien también está incursionando en el mundo del cine. “Tenemos ganas de grabar un disco juntas, pero lo que no tenemos es tiempo”, se sincera Palacios. Por lo pronto, antes del concierto en La Trastienda, fueron invitadas para tocar en la apertura de la Fiesta de la Tradición, en San Antonio de Areco. Cambio de época, lo llaman.

Compartir: 

Twitter
 

Mariana Baraj, Barbarita Palacios y Charo Bogarín.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.