espectaculos

Miércoles, 10 de febrero de 2016

ANDREW MILLSTEIN, DIRECTOR DE LOS WALT DISNEY STUDIOS, PRESENTA ZOOTOPIA

Una conejita que no es de Playboy

La nueva superproducción de Disney tiene por protagonista a la primera coneja en unirse al cuerpo de policía, para desentrañar el caso de una nutria desaparecida. “Las escalas de los animales no suelen ser realistas, pero esta vez es distinto”, dice Millstein.

 Por Andrés Valenzuela

Y un día Disney se metió a hacer policiales... Bueno, oficialmente será una “comedia de aventuras”, pero es el relato de la investigación de un crimen. No será una historia a lo Raymond Chandler, desde luego, y quizá no haya ni whisky ni drogas, ni femmes fatales, pero por lo que la filial local anticipó a la prensa, tendrá animales antropomórficos, un mafioso que remite a El Padrino, canciones (dos apenas, una de ellas interpretada por Shakira) y una poderosa inversión detrás. El resultado se titula Zootopia y se verá en las pantallas locales a partir del 18 de este mes, dos semanas antes de su llegada a los cines norteamericanos. Para presentar la película llegó a Buenos Aires el propio director de Walt Disney Studios, Andrew Millstein, quien contó sobre el desarrollo del proyecto, anticipó fragmentos aún inéditos del film y respondió un puñado de preguntas sobre su realización.

En Zootopia el espectador sigue los esfuerzos de la ingenua Judy Hopps –la primera coneja en unirse al cuerpo de policía de la ciudad– para desentrañar el caso de una nutria desaparecida. Para ello no le queda más remedio que aliarse con el zorro Nick Wilde, un tránsfuga arquetípico. La idea original es de Byron Howard (Enredados, Bolt: un perro fuera de serie), quien además es uno de los directores del film junto a Rich Moore (Ralph, el demoledor, Los Simpson, Futurama).

Disney Co. adquirió los estudios Pixar hace ya una década, destacó Millstein ante los periodistas argentinos. Casualmente, es casi el mismo tiempo que él lleva al frente de los Disney Studios. Es evidente que algo tomaron de ellos, pues parte de lo que se anticipa de esta cinta incluye chistes más pensados para los adultos que para los niños. Ejemplo cabal es el teaser que da vueltas por las redes, en que la dupla investigadora sufre los penalidades de buscar información en oficinas gubernamentales administradas por... perezosos. “Pensamos que el chiste sólo se entendería en Estados Unidos, pero me dijeron que aquí también funciona”, comentó.

Eso sin contar lo que los padres de las criaturas que asistan a ver la película puedan encontrar gracioso. “Bunny”, por caso, es el modo en que la revista Playboy solía referirse a sus famosas chicas. “En realidad nos decidimos por una conejita porque a Byron le encantan, él tiene mucha sensibilidad como diseñador de personajes y los conejos son muy simpáticos”, explicó Millstein. De allí a que su ad latere fuera un zorro, enemigo de la especie en la vida silvestre, había un paso.

Cuando una periodista quiso saber por la locación de la película, pues es la primera en que los animales de Disney viven en una ciudad, Millstein aseguró que fue una decisión creativa de Byron. “El abrió la puerta a hacer una ciudad para todos los animales”, confió, aunque finalmente reconoció que el “todos” los animales quizá no sea tan abarcativo. En rigor, Zootopia alberga exclusivamente a mamíferos en sus distintos distritos (Tundratown, Plaza Sahara y así), aunque en los avances se ven ideas “zoo-urbanísticas” muy creativas, como el gran muro de aire acondicionado (que enfría de un lado y calienta del otro) para aclimatar la tundra y el desierto, los trenes con puertas de múltiples tamaños y los puestos de diarios con distintas alturas, para adaptarse a las estaturas de cada especie. “En la mayoría de las películas, las escalas de los animales no son fieles a la realidad, esta vez quisimos que fueran tal como son en verdad y trabajar con eso”, contó Millstein.

Parte del realismo al que aspiraban se justificó con la producción, que incluyó viajes a Kenia, entrevistas con especialistas en comportamiento animal, y el desarrollo de Keep Alive, un sistema informático para simular un entorno realista en la pantalla, crucial si se tiene en cuenta que la propia Zootopia parece un personaje (fundamental) más. Millstein mostró a la prensa varios ejemplos respecto del viento, incluso en objetos fuera de plano, como los árboles, que sólo se advierten por sus sombras.

Más allá de las técnicas, mucha de la atención y la apuesta de las películas de Disney se concentra en la canción que las identifica. En este caso se tratará de Try Everything (“Inténtalo todo”), interpretada por Shakira. La cantante colombiana también interpretará a la estrella pop de ficción Gazelle, pero no habrá muchas más canciones. Consultado por Página/12, Millstein dijo que además de esa, habrá una más. “Nos fijamos más en qué funciona en cada ocasión, y hacer un musical no iba para este caso”, reconoció. Además, anticipó que aunque en Argentina se podrá ver la versión doblada de la película, donde la colombiana pondrá la voz a su propio personaje, aún en ese caso la canción se proyectará en inglés y no tendrá versión en castellano.

Finalmente, Millstein aseguró que el éxito de Frozen no fue determinante en la realización de Zootopia. Según explicó, los dos films fueron desarrollados prácticamente en paralelo con Big Hero 6, con reuniones recurrentes de intercambios de ideas entre los distintos equipos creativos, una costumbre de larga data en la compañía.

Zootopia es uno de los primeros tanques del año que tendrá la cartelera cinematográfica infantil y es muy probable que pique en punta dentro de su franja de público, saltándose lo logrado por los títulos ya estrenados. Lo que queda por averiguar es cómo se las arreglará la conejita Hopps para encontrar la nutria.

Compartir: 

Twitter
 

Una selfie de Bunny con su amigo el zorro. Zootopia fue dirigida por Byron Howard y Rich Moore.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.