espectaculos

Viernes, 11 de marzo de 2011

MUSICA › YOSVANY TERRY, UNA DE LAS FIGURAS ACTUALES DEL JAZZ LATINO

“La música te hace viajar”

Nacido en Cuba, residente en Nueva York desde hace más de una década, el músico actuará en Buenos Aires al frente de su The Afro-Caribbean Quintet, un “colectivo caliente”, según define. Reconoce influencias clásicas, jazzeras y de los sonidos “de todas las Américas”.

 Por Santiago Giordano

La crítica lo suele definir como un “saxofonista caliente” y el dato no es secundario, tratándose de jazz latino. Nacido y formado en Cuba, residente en Nueva York desde hace más de una década, Yosvany Terry es recomendado como uno de los talentos más sólidos de la escena del jazz actual. Compartió estudios de grabación y escenarios con figuras de la talla de Branford Marsalis, Cassandra Wilson, Steve Coleman, Dave Douglas, Ravi Coltrane, además de tocar con leyendas de la tradición musical afro-cubana, como Cachao López, Eddie Palmieri, Chucho Valdez, Paquito d’Rivera, Gonzalo Rubalcaba, Walfredo de los Reyes, Orestes Villato y John Santos and the Machete Ensemble.

Esta noche a las 21, en Niceto Club (Niceto Vega 5510), el saxofonista cubano se presentará por primera vez en Buenos Aires, al frente de su The Afro-Caribbean Quintet, un “colectivo caliente”, que se completa con Osmany Paredes (piano), Yunior Terry (bajo, violín y voz), Pedro Martínez (percusión y voz) y Ludwig Alfonso (batería), además del DJ Fede Schrager, que asumirá la tarea de crear ambiente entre los sets de música tocada.

Yosvany aclara que su visión del jazz latino se recorta en el jazz afro-cubano y afro-caribeño, aunque a la hora de describir su universo sonoro aparecen Hermeto Pascoal, Bela Bartok, Johann Sebastian Bach, Luis Alberto Spinetta y, por supuesto, Charlie Parker, John Coltrane y Sonny Rollins, por ejemplo. Entre tanto cruce de influencias, Yosvany está convencido de que la música afro-cubana y afro-caribeña es una presencia importante en las distintas vertientes del jazz moderno. “Existe una gran cantidad de músicos de todas las latitudes que reciben influencias de lo afro-cubano y afro-caribeño –asegura–. Por ejemplo, en Nueva York es muy común encontrar desde las escuelas de jazz un interés muy marcado por todo el legado afro-caribeño y también en general de toda América. La atracción de estos ritmos y melodías y estos rasgos culturales son una fuente de inspiración muy grande dentro del jazz contemporáneo.”

–¿De qué manera se siente parte de la tradición del jazz afro-caribeño?

–Nací en Cuba y tuve la oportunidad de aprender del vasto legado cultural que aún se mantiene en la isla. Se respira eso y, como por un fenómeno de ósmosis, un día comprendes que estás inmerso en un universo sonoro muy rico. También la presencia de muchas agrupaciones que en Cuba cultivan el jazz latino es una de las inspiraciones primarias que recibimos desde pequeños, con grupos como Frank Emilio y los Amigos, Bobby Carcasses, Irakeres, Emiliano Salvador, Gonzalo Rubalcaba y muchos más.

–¿Cuál cree que es su aporte personal a un nuevo sonido latino?

–Tratar de continuar una tradición musical, que me inspiró desde muy temprana edad. Me interesé mucho por el legado del Africa occidental, pero al mismo tiempo era imposible escapar a la influencia de la música clásica, que estudié desde los cinco años. Por supuesto que el jazz, la música brasileña y de todas las Américas también me marcaron. Creo que el trabajo que hacemos con el quinteto es reflejo de toda esta información.

–¿Cómo definiría su música?

–Como música original y creativa, con un particular sentido del groove. Pienso que la música debe comunicar y hacer viajar a la audiencia a áreas desconocidas.

–Usted se formó musicalmente en Cuba, pero desde hace muchos años vive en Nueva York. ¿Qué le dio a su música una ciudad como Nueva York?

–Me dio la oportunidad de volar más alto, de poder intercambiar en un ambiente muy cosmopolita, donde la diversidad de músicos y las diferentes culturas te sorprenden a cada momento. Uno termina gravitando hacia todos estos universos sonoros nuevos y desconocidos.

–¿Hubo un disco que musicalmente le cambió la vida?

–Uno de los discos que me inició en el tema de la improvisación fue Friends, de Chick Corea, un trabajo de sonoridad fresca. Me impresioné mucho con Parker Live at Birdland, con Moment Notice de John Coltrane y con Tierra en Trance de Irakeres. También cuando escuché a Seru Giran.

Compartir: 

Twitter
 

Terry se presentará esta noche a las 21, en Niceto Club.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.