espectaculos

Miércoles, 14 de diciembre de 2011

MUSICA › UNA ASOCIACIóN DE LUTHIERS

Artesanos del sonido

 Por Cristian Vitale

Hacen a la sombra de la escena. Construyen, reparan, asesoran, restauran, calibran, ponen a punto, pero nadie los ve. Tan solitaria es, a vista masiva, la tarea del luthier, que Gervasio Barreiro a veces se presenta ante desconocidos y recibe un “ah, ¿Les Luthiers...? Sí, los conozco. Me encantan”. “Increíble pero real”, se resigna él, sonriente, cuando le toca ponerse en contexto. Es argentino, pasó cinco años en Cremona –cuna del Stradivarius– estudiando cómo resolver dolores de cabeza a los músicos y, de vuelta en el país, con un título legitimado bajo el brazo, alguien lo ubicó en un rol clave: presidir la Asociación Argentina de Luthiers, cuyo fin es, precisamente, sacar a la profesión del ostracismo. “Es un camino largo, una carrera dura de roer, pero lo que intentamos es que cada uno pueda mostrar su laburo, tomar un lugar y que los músicos sepan que hay una intención colectiva”, enmarca él, en la previa de la vigésimo primera edición de la muestra anual de estos “mecánicos del sonido”, que se desarrollará entre hoy y el próximo sábado en la Sala Juan Ortiz de la Biblioteca Nacional (Agüero 2502), bajo el auspicio de la Secretaría de Cultura de la Nación. “No sólo pasa con el público, también, en ciertos casos, con los músicos que compran instrumentos en casas del ramo, pero desconocen el trabajo minucioso y detallado que hay en ellos... está bueno que esto se pueda visibilizar”, comenta Barreiro, artesano de violines, violas y violoncellos.

La Asociación, que agrupa a unos cien luthiers de todo el país, se propone mostrar durante tres días trabajos “made in Argentina” sobre instrumentos de cuerda de orquesta, medievales, renacentistas y barrocos; guitarras clásicas, acústicas y eléctricas; aerófonos barrocos y autóctonos; cordófonos autóctonos; instrumentos de percusión, de teclado renacentistas y barrocos y el primer bandoneón hecho en el país, todos presentados por sus propios autores, además de conciertos y charlas temáticas relacionadas con el oficio. “Pese a todo y aunque seamos pocos, nos están empezando a tener en cuenta... ahora firmamos un convenio con el Ministerio de Trabajo que nos va a equipar dos escuelas a cambio de dar clases gratis a la comunidad”, refiere Barreiro.

La muestra también prevé conciertos para matizar las tres jornadas. Esta tarde a las 19.30, Quique Sinesi y Ernesto Snajer unirán intenciones con las guitarras Camarada fabricadas por Esteban González; mañana a las 14, Milán Cardozo, luthier arpista y ermitaño –vive en plena selva misionera– presentará su disco Río Rebelde, y el sábado, el músico Gabriel Schebor expondrá, con sonidos y palabras, la evolución de las guitarras entre el renacimiento y el romanticismo. “El próximo paso es generar un encuentro entre las escuelas de Cosquín, El Bolsón, Cafayate, Tucumán y Buenos Aires; aspirar a que se cree una oficial, porque la única que existe es la de Tucumán, creada por un italiano hace 60 años... el resto son todas particulares, y generar que no sólo se enseñe la práctica sino que el conocimiento se abra a la física acústica, la tecnología de la madera o la historia de la luthería para tener una formación más cabal, sin depender siempre de lo que viene de afuera”, cierra Barreiro.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.