espectaculos

Viernes, 26 de abril de 2013

MUSICA › EL NOTABLE CUARTETO ARDITTI, DE REGRESO EN BUENOS AIRES, MAÑANA EN EL COLON

“La música no es exclusiva para elites”

En su tercera visita, el cuarteto creado por Irvine Arditti le dará cuerpo a un encuentro excepcional, con obras de György Ligeti, Helmut Lachenman, Béla Bartók y Gerardo Gandini.

 Por Diego Fischerman

“La música, al igual que las demás expresiones artísticas, es siempre el reflejo espiritual e intelectual de una sociedad. Sin ella seríamos un mundo mecánico, carente de alma, una suerte de sociedad primitiva. La música es sin duda una reflexión social. Y la música de nuestro tiempo es un lenguaje inagotable, de una gran diversidad de sonidos”, decía Irvine Arditti a Página/12 cuando llegó a Buenos Aires en 2007, al frente de su invención, el Cuarteto Arditti. Ese cuarteto de cuerdas, uno de los mejores del mundo y el primero –aun hoy uno de los únicos– especializado en repertorios creados a partir del siglo XX, ya había tocado aquí en 2000, cuando participó del “Ciclo de música contemporánea” del Teatro San Martín. Mañana, a las 20.30 y en el Teatro Colón, será la tercera vez.

Como apertura del ciclo “Colón contemporáneo” de este año, el Arditti hará un programa excepcional, en un doble sentido. Por un lado se trata de obras de interés notable y, por otro, de verdaderas excepciones. Y es que ni György Ligeti ni Helmut Lachenman se escuchan habitualmente por aquí. Ni tampoco, créase o no, Béla Bartók. Pero el repertorio incluirá además una verdadera rareza para el público argentino, una obra argentina: Dos versiones, de Gerardo Gandini. Esta obra, obviamente un díptico, venía siendo interpretada por el Cuarteto de la Untref (Universidad Nacional de Tres de Febrero), un grupo que se formó con el padrinazgo de Arditti, que en 2011 llegó para seleccionar a sus integrantes y guiar sus primeros pasos. Integrado actualmente por él junto a Ralf Ehlers, Lucas Fels y Ashot Sarkissjan, el Cuarteto tiene en su historia no sólo haber interpretado mucha de la música escrita en los últimos cien años para esa conformación instrumental, sino haber sido los responsables directos de la existencia de la mayoría de esas obras, en particular las escritas en el último medio siglo. Karlheinz Stockhausen, Salvatore Sciarrino, Lachenman, Jonathan Harvey, Brian Ferneyhough, Wolfgang Rihm y hasta Iannis Xenakis, entre muchísimos otros, escribieron teniéndolos en mente. Y es que, además, el grupo, fundado en 1974, sentó un nuevo precedente acerca de lo que era posible y lo que no en el ámbito de la interpretación musical.

Particularmente interesado por la creación musical en Latinoamérica –el cuarteto grabó un disco dedicado a nuevas obras mexicanas, entre las que se destacan la de la mujer de Arditti, la notable compositora Hilda Paredes–, el violinista señala “la vitalidad que hay en Latinoamérica y, sobre todo, la avidez de un público joven y curioso por escuchar obras nuevas”. Para él, si hay un signo actual en la composición es que “los compositores ya no buscan escribir bajo determinados estilos o seguir las figuras más importantes. En lo que se concentran es en hacer música interesante y estimulante, siguiendo su propia imaginación para ser originales”. Y señala, por otra parte, que “la música ya no es exclusiva de elites, como en épocas pasadas. Hoy cualquier persona puede asistir a las salas de concierto, sin importar su rango social y, en ocasiones, ni la edad.”

El ciclo “Colón contemporáneo”, que programa Martín Bauer, comenzó en 2012 y este año continuará el 13 de junio, con un concierto monográfico de la Filarmónica de Buenos Aires, conducida por Antonio Tamayo, dedicado a Iannis Xenakis. El 20 de octubre, en la nueva plaza del Colón, sobre la calle Viamonte, se proyectará Metrópolis, de Fritz Lang, con la música que Martín Matalón escribió para acompañar el film, interpretada en vivo por el Ensemble BCN 216; el 1º de noviembre, la Orquesta Estable del Teatro Colón, con dirección de Tito Ceccherini y la actuación solista del cellista Francesco Dillon, brindará un concierto dedicado a la obra de Sciarrino; y los días 23 y 24 de noviembre, la London Sinfonietta, conducida por Baldur Brönnimann, interpretará Prometeo. Tragedia dell’Ascolto, de Luigi Nono. El concierto de mañana, por su parte, incluirá, además de la composición de Gandini, el Cuarteto Nº 2 de Ligeti, el Nº 4 de Bartók y el Nº 3, “Grido”, de Lachenman (que el Arditti ya había tocado en su concierto de 2007). Además, el cuarteto trabajó, ayer y anteayer, en la Universidad de Quilmes, sobre obras de jóvenes compositores argentinos; hoy, desde las 15, estará en el Teatro Alvear (Av. Corrientes 1659), dando un taller de interpretación junto al Cuarteto de la Untref. Reconocido con el Deutsche Schallplatten Preis, el Premio Gramophone a la Mejor grabación de música contemporánea, en 1999, por su registro dedicado a Elliott Carter y, en 2002, por su grabación de obras de Harrison Birtwistle, y, también, por toda su trayectoria, con el prestigioso Premio Siemens, el Cuarteto Arditti surgió en la misma época en que Pierre Boulez decretaba la muerte del cuarteto de cuerdas como género. Unos y otro pensaban, en todo caso, en lo mismo: al agotamiento de una forma cristalizada y, en algún sentido, momificada. Uno certificaba la defunción. Los otros, con sus propias acciones, propiciaron el renacimiento.

Compartir: 

Twitter
 

La presentación del Cuarteto servirá como apertura del ciclo “Colón contemporáneo” de este año.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.