espectaculos

Sábado, 22 de noviembre de 2014

MUSICA › BONGA, POR PRIMERA VEZ EN BUENOS AIRES

La voz con conciencia

 Por Cristian Vitale

José Adelino Barcelo de Carvalho (Bonga) tiene una historia profusa. Se constata en ella que ha grabado treinta discos y que ha recorrido casi todo el mundo con sus músicas. Que nació hace 71 años en los alrededores de Luanda (capital de la entonces colonia portuguesa de Angola) y que canta sus canciones en francés y kimbundu, su idioma natal. También figura entre sus pergaminos haber ganado varias competencias como corredor pedestre y haberse erigido como tenaz luchador por la independencia de su país. Prueba de ello es el efecto que produjo su primer gran estocada musical (“Mona Ki Ngi Xica”), que lo obligó a un exilio cantado, cuando su país de cuna aún estaba bajo dominio lusitano. “Era principios de los años setenta y estuve viviendo en Bélgica, Francia y Alemania. Eso me dio mucha apertura, mucho mundo”, expresa él, poco antes de encarar su viaje a Buenos Aires, donde expondrá sus músicas por primera vez, hoy a las 23.30 en La Trastienda (Balcarce 460). “Aquella experiencia europea aún está presente en mis músicas, claro, allí empecé a cantar en francés y me encontré con el samba, que pronto se transformó en un estilo más para mí. En una buena alternativa”, detalla, sobre un eclecticismo que se va intuyendo.

Y que se confirma en sus composiciones. En el material que debutará en oídos porteños, aún extraños a sus músicas. Principalmente a través de “Sodade”, canción que la caboverdiana Cesaria Evora convirtió en clásico cuando la independencia de Angola estaba cerca de transformarse en realidad. “Esta canción tuvo una gran utilidad sociocultural, porque celebra la nostalgia de los que se fueron y tanto mi versión como la de Cesaria comparten una indudable noción de calidez humana. Pero no sólo ella... mis temas, en general, tienen que ver directamente con historias de ese tipo y, musicalmente, los ritmos africanos están muy presentes en Angola. Es una verdad cantada, ya sé, pero los instrumentos típicos de Angola se encuentran en todos los países por donde pasaron los esclavos y eso hace que nuestra música sea algo universal. En mi caso vengo del samba, es el género que más me representa”, sostiene Bonga, cuyo apodo lo eligió él mismo. “Creo que mis canciones han logrado generar conciencia sobre problemas políticos, sociales y étnicos, porque la tónica fue una contribución en serio por Africa y por Angola, en particular. Mis canciones ayudaron a una toma de conciencia generalizada y concitaron una gran adhesión”, señala el músico, que puntualmente presentará en Buenos Aires varios temas de Hora Kota, su último disco a la fecha. “Para sintetizarlo, diría que este disco representa sabiduría de las personas mayores: sus cantos, sus actitudes, sus opiniones.”

–¿Qué lugar ocupan para usted, en tanto músicas de origen negro, el blues, el jazz y el hip hop?

–El jazz, el blues y el hip hop son músicas hermanas. Yo pienso que las músicas de antes y las de hoy tienen mucho en común.

Bonga, dicho está, fue vehículo y voz esencial del movimiento independentista angoleño. Muchos no dudan en considerarlo un héroe popular. Una especie de apóstol de la conciencia independentista. Una condición que, en la entrevista que da a Página/12, no aparece demasiado. El rebelde Bonga, por caso, esquiva elegantemente hablar del Che en el Congo, de la patriada de un par musical –Silvio Rodríguez– que en 1976 viajó a su país como parte de las brigadas internacionalistas cubanas, y no solo tocó varias de sus canciones de batalla para las tropas cubanas y angoleñas, sino que estuvo dos veces en el frente de combate. Ni siquiera hace referencia a detalles de su exilio y a la situación actual en su país. Sólo habla de lo puntual. De lo dicho, y de lo que sabe de las costumbres argentinas. “Lo que espero es encontrar allí un tango todavía vivo y poder representar a mi Africa, cantando”, sostiene el angoleño, declarado Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires por la Legislatura porteña. “Yo admiro realmente a Mercedes Sosa y a Carlos Gardel, creo que la milonga es la parte africana presente en el tango y en las bodas de Angola siempre se baila tango”, detalla. “Y también espero encontrarme con el asado de carne y la calidez humana de los argentinos: de eso se habla en el mundo sobre este país. Y estoy deseoso por conocerlo.”

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.