espectaculos

Sábado, 21 de marzo de 2015

MUSICA › THE SMASHING PUMPKINS PRESENTARAN MONUMENT TO AN ELEGY EN EL LOLLAPALOOZA ARGENTINA

“Lo que más vemos en los shows son jóvenes”

Billy Corgan, cantante, guitarrista y cerebro de la banda, no quiere que lo consideren referente de los ’90. “Esa etiqueta es estúpida porque hoy sigo haciendo buena música”, afirma. Sin embargo, en el festival también repasará los hits de esa década.

 Por Yumber Vera Rojas

En 1996, al darse cuenta de que sus gustos musicales eran anacrónicos, Homero Simpson viajó hasta Ciudad Capital, junto a Lisa y Bart, para asistir al festival de nuevas tendencias sonoras del momento: Hullabalooza. Mientras intentaba entrar en sintonía con los códigos de la cultura alternativa de la época, el patriarca de la familia amarilla más popular de la televisión no sólo consiguió trabajo como “fenómeno”, sino que conoció y compartió gira con Sonic Youth, Cypress Hill y The Smashing Pumpkins. No obstante, tras alcanzar el respeto de los jóvenes, e incluso de su hijo, y poco antes de su actuación soportando balas de cañón con su estómago en su Springfield natal, la creación de Matt Groening tuvo que abandonar la buena vida del rock porque corría peligro de morir. Por lo que fue expulsado del evento, volvió nuevamente a su vida ordinaria y perdió la “buena onda” que ganó entre los adolescentes.

Creer o reventar: dos de las bandas del “Homerpalooza”, título del célebre capítulo de Los Simpson, estarán este fin de semana en la versión argentina del festival que lo inspiró: el Lollapalooza. Mientras que Cypress Hill actuará el sábado en el escenario Alternative, el domingo The Smashing Pumpkins lo hará en el Main Stage 2, lo que además significará su regreso al país luego de su show en el Luna Park, en 2010, doce años después de su memorable estreno en Parque Sarmiento. “Me alegra que el público nos identifique con el Lollapalooza”, manifiesta Billy Corgan, mandamás del icono estadounidense del rock alternativo y del grunge, vía telefónica desde Lima. “Mi relación con el evento se remonta a 1994, cuando tocamos por primera vez (edición que los tuvo como acto estelar). Es estupendo que la gente pueda acceder a diferentes estilos musicales, a propuestas distintas. Está bueno que el festival crezca y que haya podido imponerse en varios lugares del mundo.”

–¿Se siente a gusto como artista en este tipo de eventos?

–No solemos presentarnos en festivales, pero nos da exposición no sólo a nosotros, sino a artistas que de otra manera el público no podría ver. Lo que no me gusta de estos eventos es el tiempo que tenemos para tocar, porque es muy acotado. Así que lo que hacemos es abrir la mente, ofrecer un buen show y esperar lo mejor.

Corgan y los suyos se encuentran en estos momentos de gira develando su nuevo disco, Monuments to an Elegy, lanzado en diciembre pasado. Lo que presagia una performance vigorosa, debido a que The Smashing Pumpkins acaba de iniciar los shows de su novena producción de estudio, trabajo que forma parte de Teargarden by Kaleidyscope. Este proyecto es un macroálbum de 44 canciones, inspirado en el tarot, que comenzó entre 2009 y 2010 con los EP Volume 1: Songs for a Sailor and Volume 2: The Solstice Bare, continuó en 2012 con el elogiado álbum Oceania, siguió adelante con el disco que vienen a presentar, y finalizará este año con el elepé Day By Day. La idea inicial era que concluyera en 2015 con los dos últimos trabajos, pero el líder de la agrupación creada en Chicago, en 1988, adelantó la salida del más reciente. Al detallar cómo sería el flamante repertorio, el cantante, guitarrista y productor escribió en su página web: “Guitarras, guitarras, guitarras y más guitarras”.

–Tomando en cuenta que forman parte de un mismo proyecto, ¿en qué se diferencia Monuments to an Elegy de Oceania?

–Oceania fue un disco más conceptual, donde la preocupación no se basaba en tener cortes promocionales, sino en desarrollar un trabajo global. Pero ahora decidí poner el foco en las canciones. Capturar el momento de cada tema, al igual que pensar en singles, le permitió otro recorrido al nuevo álbum.

–¿Y habrá contrastes entre su último álbum y Day by Day?

–Aunque escribí las canciones de ambos discos en simultáneo, Monuments... es menos oscuro de lo que suele ser el sonido de The Smashing Pumpkins, mientras que Day by Day es más reflexivo. Podría haber sido un mismo álbum, pero me pareció muy osado.

–El invitado estelar de Monuments... es Tommy Lee (Mötley Crüe), quien tocó la batería en todos los temas. ¿Por qué lo convocó?

–Invité a Tommy porque estaba buscando determinada sonoridad con respecto a la batería. Me puso muy contento que aceptara. El también se sintió bien al hacerlo y eso se nota en el resultado. Así que fue una experiencia positiva.

–De la última formación de The Smashing Pumpkins, el único integrante que sobrevivió es el guitarrista Jeff Schroeder, quien además se convirtió en su mano derecha. ¿Cómo reclutó a los demás músicos que lo acompañan en esta gira?

–Cuando necesito músicos para The Smashing Pumpkins, directamente los llamo y les pregunto si quieren hacer el tour. Es así de simple. Luego viene todo el proceso de ensayar y de organizar la lista de temas. Aparte de Jeff, en esta gira me acompañan Mark Stoermer (The Killers) y Brad Wilk (Rage Against the Machine).

–La salida del baterista Jimmy Chamberlin, en 2009, no sólo le abrió el camino para concebir Teargarden by Kaleidyscope, sino que lo que transformó en el único miembro fundador del grupo. ¿Le alivia tener el control absoluto?

–No pienso en eso, honestamente. Mi relación es con las canciones y eso es lo más importante para mí. Muchas veces la gente olvida que el grupo comenzó a cambiar en 1996, con lo cual en los últimos años lidié con diferentes formaciones.

–¿Cómo es su relación con los antiguos integrantes de The Smashing Pumpkins?

–Con algunos es buena, aunque con otros directamente no tengo relación.

–¿Es de los artistas que le resta importancia a su pasado?

–No reniego de lo que hice, al punto de que aún sigo tocando los temas de los discos más conocidos. Creo que Mellon Collie and the Infinite Sadness, a veinte años de su publicación, sigue siendo un estupendo álbum, que refleja un período importante de The Smashing Pumpkins.

–¿Le incomoda que lo sigan considerando un referente musical de los ’90?

–No me gusta esa etiqueta, es estúpida. Hoy sigo haciendo buena música, así que si siguen estancados en el pasado, revisitando los clásicos del grupo, no podrán apreciar lo que hago en el presente.

–¿Piensa que su propuesta musical es atractiva para la actual generación de público?

–No le presto atención al tema de las audiencias. Está claro que la mayoría de las caras que vemos en los festivales o en nuestros recitales son nuevas. Esta es la época de los celulares y de alguna manera hay que moverse hacia adelante.

Compartir: 

Twitter
 

“Está bueno que el Lollapalooza haya podido imponerse en varios lugares del mundo”, dice Corgan.
SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.