espectaculos

Jueves, 29 de noviembre de 2007

LITERATURA › LA PRESENCIA LOCAL EN GUADALAJARA

Libros argentinos que dan la vuelta a todo el continente

La 23ª edición de la feria mexicana ofrece oportunidades para exportar gran variedad de títulos al resto de América latina.

 Por Fernanda Gonzalez Cortiñas
desde Guadalajara

Marcando un verdadero record para la historia de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), así como para la Cámara del Libro Argentina, 66 editores locales participan de la 23ª edición del encuentro. A diferencia de años anteriores, el atractivo adicional de esta feria es una abultada agenda de actividades para profesionales. Aunque sólo dura diez días –contra los veintiuno que dura la de Buenos Aires– y a pesar de que la afluencia de público es menor, potencia su convocatoria la nutrida lista de actividades para académicos, bibliotecarios, libreros, editores y periodistas, entre otros.

El XIV Coloquio Internacional de Bibliotecarios, el VI Foro Internacional de Editores y Profesionales del Libro, el V Encuentro de Promotores de Lectura, el II Foro de Economía Política Internacional, el XI Congreso Internacional de Traducción e Interpretación San Jerónimo, el III Encuentro Internacional de Periodismo, el VI Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta y el Coloquio sobre el Futuro de la Prensa en Iberoamérica, además de innumerables talleres, homenajes y entrega de premios (entre ellos el Tusquets de Edición, el Sor Juana de Literatura y el Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, entre otros), amén de cantidades de conciertos, recitales, proyecciones y muestras, hacen de la FIL un evento más que atractivo para quienes habitan el mundo de las letras. Pero también la convierten en un punto de encuentro para los que hacen negocios a costa de ellas.

“El mercado mexicano es prácticamente el 50 por ciento de la exportación argentina de libros. Eso hace que se convierta en una plaza más que apetecible, porque permite no sólo hacer los contactos con los clientes mexicanos, sino con los de toda el área centroamericana y del Caribe. La oportunidad es entonces fortalecer lazos comerciales”, explica Gustavo Canevaro, vicepresidente de la Cámara del Libro Argentina y consejero de la Fundación El Libro. Con escasa presencia durante los primeros años y algunas dificultades financieras durante los años ’90, el stand de dicha Cámara ha cobrado real importancia desde hace apenas unos cinco años.

“Diría que a partir de 2002 los stands argentinos se han fortalecido, no sólo en cuanto a la cantidad de empresas, sino en masa de libros”, apunta Canevaro. “El salto lo dimos en 2004, cuando pasamos de una media de entre 25 y 30 expositores a 45. Ahora estamos en 66, lo cual es una marca difícil de superar. Ahora el objetivo es consolidar el espacio que hemos ganado. La estrategia fundamental en este punto es la de establecer vínculos sólidos que nos permitan, en un marco de confianza mutua, empezar no sólo a recomendar autores argentinos en estas áreas, sino potenciar otras posibilidades, como las de coedición, congresos, intercambios y promoción de autores.”

Más que literatura (los autores más requeridos son de editoriales que generalmente tienen sede en casi todos los países), la Argentina apuesta a los llamados “nichos técnicos”. “Los textos jurídicos argentinos, por ejemplo, se venden muy bien. También ocurre lo mismo con educación y literatura infantil, ya que aquí tratamos con grandes clientes, como la Secretaría de Educación Pública y las universidades, que compran cantidades importantísimas”, explica José Pérez, responsable del área de Comercio Exterior de la Cámara y titular del sello rosarino Homo Sapiens.

“En el caso de la literatura infantil, a esta edición traemos once sellos editoriales. El libro infantil es muy requerido, nuestros ilustradores son muy requeridos. También los textos universitarios, ciencias sociales y, sobre todo, educación. Los libros de autoayuda son otro rubro que tiene gran demanda. Lo que pretendemos al venir a la feria es incidir cada vez con más peso en el mercado mexicano, uno de los más importantes del continente. Sin ir más lejos, ahora estamos barajando la posibilidad de participar en la de Monterrey, un encuentro también de mucha importancia, en calidad de país invitado de honor. Además, México es un punto estratégico que nos permite acceder a las plazas más importantes de este lado del continente”, concluye Pérez.

Un ejemplo particularmente interesante de esta preferencia es Panamá que, sólo en 2006, aumentó sus importaciones de libros casi en un 80 por ciento, un equivalente a los 15 millones de dólares. “Debido a la cotización del dólar y sobre todo del euro, los libros argentinos se han convertido en una excelente propuesta para los libreros latinoamericanos. Los libros españoles, por ejemplo, se han convertido casi en inaccesibles para el mercado latinoamericano”, dice Orit Btesh, titular de la cadena de librerías panameña El Hombre de la Mancha. “Nuestro mercado tiene un poder adquisitivo más bajo. Si bien hay editoriales como Random House, que hace ediciones especiales para América latina, a precios menores, en general ya casi no se compra en España. México tiene precios muy parecidos a los norteamericanos, un 20 por ciento más que el resto del mercado. Hoy por hoy, el fondo editorial argentino es competitivo y variado. En cuanto a las elecciones, busco fundamentalmente material infantil y textos académicos para el público universitario.”

Pero para León Achar, de la cadena mexicana Gandhi, no es sólo una cuestión de números la que favorece a los libros argentinos en el mercado mexicano. “Los libros argentinos son muy requeridos por su calidad. Indiscutiblemente, hay una cuestión de ventajas comparativas en los precios, pero eso no es lo que determina. Los libros malos, aunque se regalen, no son atractivos para el público. En el caso del libro argentino ocurre que durante mucho tiempo era inaccesible para nosotros. Desde hace algunos años, nosotros, que viajamos a la feria argentina desde siempre, hemos ido encontrando algunas cosas que han tenido gran recepción en el público mexicano. Nosotros particularmente en el área de las humanidades hemos encontrado un nicho interesante. El caso de formación de formadores, Filosofía y, aunque suene a broma, en el terreno del psicoanálisis, Argentina viene trabajando muy bien”.

Compartir: 

Twitter
 

En el stand argentino, los infantiles y los manuales se imponen con facilidad.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared