espectaculos

Jueves, 14 de abril de 2011

CINE › NOCTURNA, UNA SECCION EN ALZA

Más allá del terror

 Por Andrés Valenzuela

Nocturna siempre fue una de las secciones más difíciles de definir del Bafici. Habitualmente es considerada como el espacio para el cine “de género” o “de trasnoche” (verbigracia: terror, acción, fantasía, “bizarro”), pero lo cierto es que con el correr de las ediciones del festival porteño se estiraron los límites del espacio, aunque sin por eso perder identidad. Esta edición es otra muestra de ese eclecticismo.

Este año la sección suma once películas. Se destaca 13 Assa-ssins (recomendada el sábado pasado en este matutino por Luciano Monteagudo), de Takashi Miike, que agotó localidades en sus tres funciones. Además, llama la atención la fuerza con que se impusieron los thrillers, con la australiana Blame, la sueca Easy Money (foto) y las japonesas The Day of Ants In the Sky y Cold Fish (prácticamente agotada, también). La primera está resuelta con mucha astucia sólo con siete actores y un guión sólido: cinco estudiantes acusan a un profesor de música por el suicidio de una chica. Huelga decir que el fondo del asunto no es tan claro y bien pronto la historia deviene en juego psicológico.

La nórdica retrata una batalla entre mafias árabes y serbias en la península escandinava, en que queda envuelto un estudiante de finanzas de orígenes humildes que –por ser elegantes– trata de llegar más allá de lo que le da el cuero. Un conjunto de personajes con conflictos edípicos no resueltos apuran un desenlace shakespeareano.

The Day of Ants In The Sky (literalmente, “El día de las hormigas en el cielo”) es una suerte de drama romántico entre asesinos profesionales. Este film comparte algo en su presentación de la violencia con otra de las películas de la sección, la francesa La meute (“La jauría”). Tanto en el drama yakuza como en esta cinta de vampiros, la sangre no aparece como un estallido de horror, sino como una fría administración de la muerte. La muerte, aquí, es fría y funcional (a ver quién se atreve a donar sangre después de ver La meute). En el caso de la película francesa, la violencia también es institucional, pues es el corolario de la desidia patronal y estatal.

La meute y la coproducción mexicano-española Atroz son las dos que toleran la etiqueta clásica de “terror”. La iberoamericana es eficiente, pero reúne influencias demasiado obvias. La herencia de Blair Witch Proyect es la más nítida, pero tampoco faltan alusiones al terror japonés de The ring en la forma de un pozo de agua, al “loco del hacha”, ni a Caperucita Roja. Es, al cabo, la historia de dos hermanos que filman una serie de informes sobre sucesos sobrenaturales en España y terminan perdidos en un bosquecillo laberíntico de Sitges. Aquí sí la violencia evita toda sutileza: se desata y funciona por espasmos.

En el otro extremo está la “comedia metalera” (imposible otra definición) Fumbar: Gods of Thunder. Esta tiene a dos headbangers canadienses como personajes principales. Dos muchachos más bien brutos, ligeramente queribles, perseguidos por relaciones disfuncionales y más bien cercanos a Beavis and Butthead.

Finalmente, las últimas tres tienen conceptos extraños detrás. La argentina Un ovni sobre mi cama, de Pablo Oliverio, está ambientada en una distopía en que los extraterrestres están mezclados con los humanos. Norwegian Ninja, que no sólo tiene ninjas noruegos –como indica su título–, sino que estos están en guerra contra una rama de la CIA que realiza autoatentados en todo el mundo para volcar al electorado hacia los candidatos de derecha. Y si ello no alcanza para hablar de lo extraña que es, basta agregar que estos ninjas nórdicos dependen directamente de la autoridad del rey de Noruega y que se les ilumina la cara cuando tienen una revelación mística. Finalmente, la italiana Sex Equo incluye una serie de cuentos que se proponen “de sexualidad excéntrica, porno y humorística”.

Mucho y muy distinto es la marca de esta sección “de trasnoche”, esta vez con menos zombies, menos bichos y patadas marciales, pero con más tiros y gente difícil de tratar.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared