espectaculos

Martes, 6 de septiembre de 2011

CINE › CONCURSO IBEROAMERICANO DE CINE HECHO POR MUJERES

Premios para seguir imaginando

 Por Oscar Ranzani

La asociación cultural La Mujer y el Cine organizó el Concurso Iberoamericano de Cine Hecho por Mujeres desde el jueves pasado en el Malba. Y el domingo por la noche se entregaron los premios a las ganadoras de este certamen que, por primera vez, tuvo carácter iberoamericano. Además, la temática no fue libre, como en otras ediciones, sino que se circunscribió a dos tópicos específicos: Violencia y Pueblos Originarios. El jurado estuvo integrado por las actrices Marta Bianchi y Adriana Barraza, el crítico Diego Batlle, el director Bruno Stagnaro y la realizadora española Judith Colell.

De los 50 cortos en competencia, el Premio María Luisa Bemberg. Una nueva mirada, dotado de 20 mil pesos, quedó en manos de la argentina Lorena Stricker, directora de Flora. El jurado argumentó la decisión “por reivindicar el legado de la pionera Flora Tristán a través de un relato creativo que combina diversos recursos expresivos”. El galardón La Mujer y el Cine, consistente en 10 mil pesos y destinado al corto destacado por su calidad cinematográfica, fue para El tren de las moscas, de la directora mexicana Nieves Prieto, quien realizó un trabajo documental sobre los 400 mil emigrantes centroamericanos que cada año intentan llegar a Estados Unidos, cruzando México. En este caso, el jurado fundamentó la elección “por la forma sensible y honesta de retratar la solidaridad de mujeres de escasos recursos hacia los inmigrantes”.

El Premio Mujeres de Pueblos Originarios (10 mil pesos) recayó en el corto ecuatoriano En espera, dirigido por Gabriela Calvache, “por exponer a través de una historia local una problemática universal que visibiliza que aún existen formas de esclavitud”, según determinó el jurado. El galardón para el mejor corto temático sobre Violencia fue compartido por uno español y otro colombiano. Escúchame es una ficción de la española Mabel Lozano, quien abordó el grave problema de la trata de mujeres y niñas. El jurado eligió Escúchame “por la originalidad de sus sintéticos recursos narrativos a la hora de mostrar que también existe responsabilidad del cliente en la red de prostitución, tráfico y trata de personas”. En tanto, Eckwe quiere decir colibrí (Colombia), de Mónica María Mondragón Triana, narra la historia de una niña indígena y su madre, quienes llegan a vivir a un burdel popular. El jurado lo premió “por la precisa manera de describir la naturalización de la violencia, narrada desde la mirada de una niña”.

Hubo tres menciones. Una de ellas fue para Antítesis, de la argentina Natalia de la Vega, “por la construcción de un novedoso lenguaje a través del montaje”. En tanto, el español ¿Te vas?, de Cristina Molino, fue reconocido “por su calidad visual”. El tercer corto que logró una mención fue también argentino: Aún despierta, de Valeria Sartori, “por su calidad narrativa”.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.