espectaculos

Miércoles, 6 de junio de 2012

CINE › EL CUBANO ALEJANDRO BRUGUéS Y SU PELíCULA JUAN DE LOS MUERTOS

Una de zombies, con crítica social

El cineasta se presentó en el Festival de Cine Iberoamericano de Ceará, en Fortaleza. Subraya que su primer objetivo es divertir. Pero también, aclara, invita a reflexionar “sobre cómo reaccionamos los cubanos frente a los problemas”.

 Por Oscar Ranzani

Desde Fortaleza

¿Qué pasaría si un día los medios de comunicación cubanos informaran que un grupo de personas deformes y violentas que se comen humanos son, en realidad, disidentes? Por suerte no es real, pero sí sucede en Juan de los muertos, largometraje de ficción de Alejandro Brugués, que se estrenó en diciembre del año pasado en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, celebrado en La Habana, y que se proyectó ayer en el 22º Festival de Cine Iberoamericano de Ceará. Juan es un hombre de unos cuarenta años que, un buen día, junto a su núcleo de amigos y familiares, queda perplejo cuando ve que las personas se transforman y muerden a humanos. Pero la idea de los medios oficiales de que esos monstruos podrían ser disidentes pronto se desmorona cuando el asunto se torna ingobernable. Es entonces cuando a Juan se le ocurre montar un negocio: ayudar a la gente a deshacerse de sus seres queridos para no infectarse. “Juan de los muertos, matamos a sus seres queridos”, dice el slogan. Y no hacen otra cosa. Pero también Juan deberá salvarse de que no lo muerdan...

Con grandes dosis de humor ácido, Juan de los muertos es una película, por momentos irónica, que presenta a un antihéroe con principios turbios en un país que ha inculcado el valor de ideales nobles a su pueblo hace más de cincuenta años. Con muchos guiños locales, el film de Brugués no carece de crítica social. Juan de los muertos combina cine de género con temática social. Brugués coincide. “Casi siempre, cuando ha sido bien hecho, el cine de género ha estado combinado con temática social. Entonces, una de las cosas interesantes de hacer esta película era el subtexto social que podía tocar, porque si no sería una película de zombies cualquiera. Y ya que estaba haciendo una película de zombies en Cuba tenía que tener un subtexto”, comenta Brugués en la entrevista con Página/12. La incógnita que presenta Juan de los muertos es si los zombies no son más que una excusa para hablar de la crisis de un modo tal vez novedoso. Brugués disipa la duda: “Fue al revés”, expresa el director. “Primero tuve la idea de hacer una película de zombies, y eso me iba a permitir hablar no sólo de la crisis, sino de todas nuestras crisis que han sido varias. No dije: ‘Quiero hablar de este tema y puedo hacerlo a través de los zombies...’”, admite el cineasta cubano.

–¿La crítica social es más fácil de digerir con humor?

–Es más fácil de digerir, pero más difícil de hacer. O sea: si estoy haciendo un drama, lo que se ve es lo que hay. Aquí tuve que balancear una película de zombies con la crítica social; es decir, que fuera comedia, que tuviera sus sustitos por ahí, que no fuera muy gore, que tuviera sus escenas de acción... Cuando empiezas a ver todas las cosas, de pronto te encuentras haciendo actos de malabarismo en el cuarto de edición y te vuelves loco.

–¿Y con Juan de los muertos buscó solamente divertir o también invitar a reflexionar sobre el modo de vida en Cuba?

–Primero, divertir: estás yendo a ver una comedia y espero que te diviertas. Si te reíste y no sacaste nada, de todas formas cumplí mi objetivo. Ahora, más allá de eso, sí invito a reflexionar sobre varias cosas: cómo reaccionamos los cubanos frente a los problemas, las cosas que hacemos, las decisiones que tomamos y si son o no las correctas, un poquito sobre cómo vivimos en Cuba. Aunque sea una película de zombies, tiene muchas cosas tomadas de la vida real.

–¿Qué aspectos del cubano medio reconoce en Juan?

–Sobre todo, que es un tipo que sabe inventar para ganarse la vida. Eso es algo que hemos tenido que aprender los cubanos. Al principio, Juan dice: “Soy un sobreviviente”. Para nosotros es un sobrevivir día a día. Juan está acostumbrado a darle para adelante y no importa cuáles sean las circunstancias. Y yo creo que eso tiene mucho que ver con todos nosotros.

–Es un poco irónica la película, en el sentido de que lo que divierte, en la realidad, es trágico: el hombre que se aprovecha de otros. ¿Cómo lo observa?

–La comedia trata situaciones que normalmente serían serias, pero que buscas observarlas con un poco de humor. Aparte, para Juan de los muertos tuve que hacer un despliegue de humor negro. Para lograrlo me pasé como un año y medio antes de sentarme a escribir el guión solamente pensando en situaciones que veía en la calle y cosas así. Y decía: “Si esto fuera una película de zombies, ¿qué pasaría aquí?” Y las barbaridades que se te ocurren...

–Si bien es una historia con muchos guiños locales, ¿por qué cree que funciona tan bien en el extranjero?

–A ver: hay muchos guiños a los cubanos, que sólo entienden los cubanos, pero también hay muchos guiños al fanático de los zombies, porque al final estoy haciendo una película de zombies y ese es mi público base. Tú ves la película en Cuba y los cubanos se ríen de unas cosas, pero la ves, por ejemplo, en Sitges, y esa gente que conoce el cine de zombies se ríe de otras cosas. Además, hay como un punto medio, donde hay otro tipo de chistes que son para todo el mundo y no importa si eres fan del cine de género o si eres cubano, que se va reír todo el mundo. El que no se ríe, no tiene sangre en las venas (risas).

–¿Cómo logró realizar una película independiente, pero a la vez, ambiciosa desde su estética y su narrativa?

–Yo siempre he hecho cine independiente. La primera película que escribí fue para el Icaic, pero después de ella todo lo que he estado haciendo fue al margen del Icaic. Mi primera película también la hice de forma independiente. Es el único tipo de cine que conozco. Me siento cómodo haciendo en Cuba, que es la forma que conozco. Juan de los muertos tenía ciertos requerimientos de presupuesto estético y había ciertas cosas que cumplir si quería que fuera una película de zombies que pudiera medirse con otras películas de zombies en el resto del mundo. Entonces, dije: “Okey, lo que hay que hacer es esto, a ver cómo sabemos hacer las cosas”.

Compartir: 

Twitter
 

En Juan de los muertos hay mucho zombie y, también, mucha ironía.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.