espectaculos

Jueves, 15 de noviembre de 2007

CINE › “LEONES POR CORDEROS”, CON ROBERT REDFORD, MERYL STREEP Y TOM CRUISE

Un “talk show” de corte progresista

 Por Horacio Bernades

¿Puede la retórica ocupar el lugar del drama? Viendo los resultados, daría la impresión de que a Robert Redford no se le ocurrió preguntárselo, cuando leyó el guión de Matthew Carnahan que daría origen a su película Nº 7 como director. Que dos de las tres historias que se narran en paralelo consistan básicamente en conversaciones, a uno y otro lado de sendos escritorios, debió haber disuadido al ex Sundance Kid a la hora de afrontar Leones por corderos. Pero eso no sucedió, por lo cual el resultado final no podía sino parecerse más a un talk show que a una película. Un talk show que trata cuestiones tan acuciantes como el intervencionismo estadounidense en Irak, los límites del patriotismo, las culpas compartidas por conservadores y liberales, la conversión de los medios periodísticos en arrabales del poder y otras más, desde la perspectiva progresista que siempre se le reconoció al rubio de grandes mandíbulas. Aunque pensándolo bien, hasta esa perspectiva parece habérsele nublado esta vez a Redford.

Una de las conversaciones es una entrevista que, en su oficina del Congreso, el senador republicano Jasper Irving (Tom Cruise, productor de la película) le “concede” a la experimentadísima periodista Janine Roth (Meryl Streep), empleada de una cadena televisiva más preocupada por el show que por la información. La otra es la que, en su despacho de un campus universitario, un eminente profesor de Ciencias Políticas (el propio Redford) sostiene con su alumno más brillante, que parece haber perdido la fe, no sólo en sus clases sino en la política en general. La tercera historia funciona como puente entre las anteriores y la protagonizan los dos ex alumnos favoritos del profesor Malley (Derek Luke y Michael Peña). Soldados voluntarios de las guerras de Mr. Bush, ambos –un afroamericano y un latino– participan de la desastrosa ofensiva que el senador Irving acaba de ordenar en Afganistán. Ofensiva que motiva, a su vez, la convocatoria del maquiavélico Jasper a la experimentada columnista, para darle una primicia que, tal como ella barrunta, no representa otra cosa que la pértiga con que planea impulsarse hasta la Casa Blanca.

Si por un lado la retórica justificatoria del senador resulta lo suficientemente eficaz como para hacer dudar a la astuta periodista liberal, por el otro no sólo el personaje del profesor, sino la película en su conjunto, rinden tributo al compromiso patriótico de ambos soldados y ex alumnos brillantes de Ciencias Políticas. Utilizar el tiempo real como forma de apoltronamiento, con cuatro de los seis protagonistas sentados durante casi todo el metraje, no es el único pecado venial dramático que Redford comete. Unos flashbacks que se apuntan entre los más obvios y mecánicos del cine reciente, y un réquiem de imágenes-golpe bajo, a la hora del golpe de gracia enemigo en Afganistán, deben sumarse al lastre. Algún detalle acertado (la pintura del ambiente universitario, la oposición entre el desorden vital de la periodista y la ensayada impecabilidad del joven halcón), magníficas actuaciones de Streep y sobre todo un Cruise inmejorable –así como la demolición ética y estética del noticiero televisivo contemporáneo, mediante una única y rotunda imagen– mitigan los desaciertos de la película, pero no los anulan.

5-LEONES POR CORDEROS

(Lions for Lambs) EE.UU., 2007.

Dirección: Robert Redford.

Guión: Matthew Carnahan.

Intérpretes: Tom Cruise, Meryl Streep, Robert Redford, Andrew Garfield, Derek Luke y Michael Peña.

Compartir: 

Twitter
 

Redford, actor y director.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.