espectaculos

Martes, 29 de septiembre de 2015

PLASTICA › FOTOGRAFíA LATINOAMERICANA EN EL CENTRO CULTURAL KIRCHNER

Región de miradas múltiples

El CCK presenta Aquí nos vemos, imágenes latinoamericanas de 68 autores entre consagrados y nuevos. Con la muestra se inaugura La Gran Lámpara, dos enormes salas colgantes. Reportaje a los tres curadores.

 Por Fabián Lebenglik

–¿Cómo surgió la idea de la muestra?

Adriana Lestido: –La propuesta surgió del Ministerio de Cultura, que nos propuso hacer una muestra de fotografía latinoamericana donde pudieran dialogar autores consagrados y no tanto. Inicialmente nos sugirieron que girara alrededor de los temas “identidad” y “memoria”, pero como toda fotografía supone memoria, abrimos el espectro.

Juan Travnik: –Quisimos trabajar sobre lo más reciente y evitar un abanico cronológicamente más abierto. Por eso nuestra selección incluye sólo autores vivos, con obras que van de los años 2000 hasta 2015. También incorporamos la idea de diálogo entre estilos y poéticas, como apertura a nuevas voces y a partir de ahí surgieron las ideas de cruzar generaciones. Quedó claro en seguida que haríamos eso, en lugar de definir contenidos temáticos y luego buscar obra para “ilustrar” esos contenidos, que es lo habitual. Nosotros empezábamos por dejar que las imágenes hablaran y trabajamos a partir de las ideas que surgieron de las imágenes.

–¿Cómo se las arreglaron para el trabajo conjunto tomando en cuenta que los tres curadores son fotógrafos?

A. L.: –Ya habíamos trabajado juntos: Travnik y Díaz fueron curadores de mi muestra retrospectiva. Y los tres fuimos anteriormente curadores de la muestra de Kirchner en el bicentenario. Por supuesto en algunas cosas disentimos, pero en general, por cuestiones de temperamento, tenemos coincidencias. En este caso pensamos que no queríamos hacer una selección de lo mejor de la fotografía en América latina, lo cual es, por supuesto, relativo. Quisimos que el todo fuera más que la suma de las partes, buscando incluir imágenes acompañadas a su vez por otras imágenes: hubo en este sentido fotografías que funcionaron como motores: como los consagrados Miguel Rio Branco, Graciela Iturbide, Alessandra Sanguinetti o los más jóvenes Julio Fuks o Nahuel Alfonso (aún poco conocido, que vive en Ciudad Oculta) y otros.

J. T.: –Desde el comienzo decidimos que nuestra propia obra no formara parte de la muestra, porque es lo que corresponde. El hecho de excluirnos nos permitió tener mas libertad para elegir, porque la selección es por supuesto parcial y quedó mucha gente afuera, lo cual siempre es doloroso. Y lo más doloroso fue dejar afuera de la muestra a gente que uno admira pero que no entraba en este discurso visual.

A. L.: –Y además siempre hay algo de caprichoso en toda selección. Lo cierto es que cada autor seleccionado mueve un engranaje en el todo que es la muestra y quisimos que fueran todas imágenes vivas, necesarias, que la muestra vibrara. Por otra parte, en varios casos, de los autores más conocidos, no están sus fotografías más vistas, para que el visitante no reconozca inmediatamente al autor sino que se deje llevar por el relato.

–¿Cuál fue la actitud, por parte de los autores más reconocidos, de participar con una sola obra en una muestra colectiva?

Gabriel Díaz: –Es cierto que algunos de los referentes de América latina rara vez participan en una muestra de estas características. Pero en este caso se sumaron al proyecto colectivo, lo cual indica un gesto de confianza y generosidad, porque en algunos casos son “superestrellas” en el mundo del arte. Todos nos entregaron sus negativos, que quedaron a nuestro cuidado y nosotros hicimos toda la producción de la muestra, lo cual permitirá más fácilmente que la exposición pueda itinerar por todo el país. Porque si cada foto hubiera venido de afuera, iba a ser muy caro el traslado y los seguros internacionales. Además hay que destacar que a todos los autores, de las provincias y de América latina, se los invitó a venir, para tener la posibilidad de relacionarse e intercambiar experiencias. Algunos vinieron para la inauguración y otros vendrán a mediados de octubre.

J. T.: –En relación con lo que cuenta Gabriel sobre la producción de la muestra: nosotros seleccionamos el tamaño del papel, el marco, el passepartout, hicimos las impresiones, la supervisión... es decir: le pusimos el cuerpo.

–¿Cuáles son los principales núcleos de la exposición?

J. T.: –El amor, la familia, la memoria, los autorretratos, los derechos humanos en Argentina, México y Perú... Hay un sector más autorreferencial. Uno de los núcleos gira en torno de la percepción. Hay un muy buen texto de Mariana Enriquez, que oficia de prólogo de la exposición.

G. D.: –Vale aclarar que trabajamos con total libertad y que con esta muestra se inauguran las salas de La Gran Lámpara, con entrada por el sexto piso. Y que hasta el cierre de la exposición va a haber una serie de actividades de apoyo: proyecciones, charlas con invitados para acentuar el diálogo y el intercambio; visitas guiadas hechas por nosotros y por los fotógrafos locales y conversaciones informales de los fotógrafos con el público.

A. L.: –El 16 de octubre, a partir de las 15, va a haber una jornada de proyecciones y charlas con los fotógrafos invitados Paz Errázuriz de Chile; José Diniz, Iata Cannabrava y Christian Cravo de Brasil; Mauricio Palos, de México, Jorge Panchoaga de Colombia y Raúl Cañibano de Cuba.

* En el CCK, Sarmiento y L. N. Alem, hasta el 15 de noviembre.

Compartir: 

Twitter
 

El enorme políptico del consagrado fotógrafo brasileño Miguel Rio Branco.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.