espectaculos

Martes, 24 de mayo de 2016

PLASTICA › EL DOMINGO A LA NOCHE FINALIZó LA EDICIóN 2016 DE LA FERIA ARTEBA

Con veinticinco ediciones ya cumplidas

Hubo decenas de galerías y centenares de artistas para todos los gustos, en una Feria cada vez más depurada, que apuesta por lo cultural y busca generar un mayor mercado para el arte argentino tanto dentro como fuera del país. Un resumen de los más importantes.

 Por Fabián Lebenglik

Al atravesar los portones de la entrada a La Rural por la Avenida Sarmiento, en dirección a los pabellones, el impacto inicial que recibieron los visitantes de la Feria arteBA, que finalizó el domingo a la noche, fue un inmenso mural que Kenneth Kemble (1923-1998) había presentado en 1960 en la Exposición Internacional del Automóvil. La reconstrucción de aquella obra de gran escala y su montaje en el mismo lugar que ocupó la versión original, formaron parte de la celebración de los 25 años de la feria y los 60 años del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

Ahora que la Feria terminó, el mural será instalado en diferentes sitios de la Ciudad, para ser finalmente emplazado en el Distrito de las Artes.

ArteBA cumplió su tarea con la edición de 2016: decenas de galerías y centenares de artistas para todos los gustos, en el marco de una feria que cada vez se ve más depurada, que apuesta a lo cultural y que complementa y concentra la gestión de las galerías para lograr no solo un mayor mercado para el arte contemporáneo argentino sino también para que relevantes instituciones locales e internacionales incorporen obras de artistas argentinos a sus colecciones para conseguir una mayor circulación y visibilidad del arte de estos confines.

Por supuesto, el tema del mercado genera tensiones entre los propios artistas en relación con los condicionamientos que esto puede generar.

La principal exhibición de la Feria, llamada Oasis y situada en el espacio “Dixit”, hizo foco precisamente en la cuestión del mercado como tema. Los tres jóvenes curadores, Lara Marmor, Federico Baeza y Sebastián Vidal Makinson, ganadores de las tres ediciones del programa “Jóvenes curadores” que la feria organizó en años anteriores, tomaron como punto de partida una frase de Federico Manuel Peralta Ramos: “Solamente consiguen un oasis aquellos que se bancan el desierto”. El trío de curadores no quería dejar de interrogarse acerca de “las expectativas que se cristalizan en la feria y en el mercado con la posibilidad del éxito material y simbólico. ¿Cómo se articulan ciertas condiciones materiales de producción artística con diversos modos de hacer, de vivir, de decir, en múltiples sociabilidades coexistiendo en un tiempo y en un lugar concreto? ¿Estas maneras de hacer pueden desclasificar roles sociales, sexuales, profesionales? Oasis: ¿ilusión o realidad? Entendemos por economía a aquellas redes de intercambios emocionales, personales y materiales que producen valor. Allí se pone en juego la gestión del trabajo, lo considerado redituable, pero también el ocio, el dispendio del tiempo, el exceso”.

El listado completo de los artistas participantes en “Dixit” fue publicado en esta misma sección el martes pasado.

Un sector especialmente concurrido este año fue “Isla de ediciones”, donde se trataron temas relacionados con la publicación de libros de, y sobre, arte.

Quien firma estas líneas participó de tres encuentros en el auditorio de “Isla de ediciones”: el primero, sobre el libro del fotógrafo Alberto Goldenstein, de inminente publicación, en el que se presenta una amplia selección de la vasta obra del fotógrafo. El volumen incluye textos de Paola Cortés Rocca y María Gainza, quienes estuvieron en la mesa, junto con Lucrecia Palacios y el propio Goldenstein. Mientras Palacios y el firmante dieron cuenta de la colección de libros sobre artistas en la que aparece el libro en cuestión, así como sobre la pertinencia de esta publicación, Cortés Rocca trazó un panorama contextual de la obra del fotógrafo, Gainza leyó parte de su trabajo en el cual, con datos ciertos de la vida del artista, construyó una biografía en clave rítmica, en la que utiliza elementos estilísticos de la ficción. Finalmente, el fotógrafo conmovió al público cuando contó algunos aspectos de su trabajo y su actitud como fotógrafo, que Cortés Rocca describió como “genuina y plebeya”.

La segunda mesa fue la presentación del premio de ensayo de arte que arteBA organizó junto con la editorial Adriana Hidalgo. El jurado, integrado por María Gainza, Lucrecia Palacios y quien firma estas líneas, dio cuenta de la calidad del texto y de los análisis de la ganadora, Florencia Qualina, quien es licenciada en Historia del Arte, docente e investigadora independiente. Trabajó en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires en las áreas de Curaduría e Investigación. Allí produjo exposiciones, escribió textos de sala y catálogos. Además realizó la curaduría de diversas exposiciones en distintas instituciones y colaboró en numerosas publicaciones.

La tercera mesa fue la presentación del monumental libro en dos volúmenes de Luis Felipe Noé: Mi viaje y Cuaderno de bitácora, en conjunto una suerte de memoria donde a través de imágenes (el primer tomo) y textos (el segundo) el gran artista argentino cuenta su vida y su obra desde fines de los años cincuenta hasta el presente, en un ejercicio memorístico y dialógico pocas veces visto en el género autobiográfico. La mesa estuvo integrada por el propio Noé a quien acompañamos la artista plástica y curadora Cecilia Ivanchevich y quien firma estas líneas.

En un apretadísimo resumen de la Feria y más allá del panorama de programas y presentaciones descriptos el martes pasado en esta sección, puede decirse que estuvieron representados 400 artistas por 85 galerías locales e internacionales; que fue visitada por 80.000 personas; que más allá de las compras de particulares y coleccionistas, 23 museos y empresas adquirieron 53 obras; que hubo 300 profesionales internacionales para participar de distintas actividades.

En el marco de las adquisiciones del programa “Matching Funds”, el Banco Ciudad junto a arteBA, hizo posible las siguientes compras, para incorporar a las colecciones de museos del pais: El Malba compró la obra Lo normal (1978) de Mónica Mayer (galería Henrique Faria); el Museo Caraffa de Córdoba adquirió Retrato (2016) de Víctor Florido (galería Pasto) y Belleza y felicidad (2001) de Nahuel Vecino (galería miau miau); el Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza compró cuatro fotografías, dos de Hernán Soriano (Document Art Gallery) Dar de beber al sediento (2016) y el collage Justicia marroquí (2015); un Autorretrato (2016) de Flavia Da Rin (galería Ruth Benzacar) y la fotografía Flaneur en Buenos Aires (2004) de Alberto Goldenstein (galería María Casado).

Diez museos adquirieron obras: Malba, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (MAMBA), Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires, Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson de San Juan, Museo Municipal de Bellas Artes de Tandil, Museo de la Universidad de Tres de Febrero, FoLa - Fototeca Latinoamericana, Museo Provincial de Bellas Artes “Emilio A. Caraffa” de Córdoba, Museo Nacional de Bellas Artes y Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza. Y otras diez instituciones internacionales compraron también obras de artistas argentinos: Guggenheim (Nueva York), Lacma (Los Ángeles), la Tate Gallery (Londres), Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid), MALI (Lima), Museo de Arte Moderno (Medellín), Colección CA2M (España), Museo de Arte de Dallas (Dallas), Blanton Museum (Texas) y Muac - Museo Universitario de Arte Contemporáneo (Ciudad de México).

Además de los museos, Chandon, en su primera compra, adquirió Batalla (2015) del tucumano Agustín González Goytía (Pasto); Madero Harbour compró obras de Juan Becú y Sofía Bohtlingk; y dos obras audiovisuales, una de Marcelo Galindo y otra de Eugenia Calvo, para el Hotel Meliá. La Rural, con el programa Impulsarte, compró Territorio de Río Negro (2016) de Leopoldo Estol (Document Art Gallery); la fotografía Fuerte y Blando (2015) de Jimena Croceri (Slyzmud); un óleo sobre tela Sin Título (2016) de Valeria Maggi (Hache) y dos fotos de Leticia Obeid (Isla Flotante) El canto de Jano: Mujercitas y Abrazo (ambas de 2015).

También se anunció el Premio “En Obra” en la sección Barrio Joven. En su novena edición distinguió la producción de la galería UV Estudios, y del colectivo “Básica TV”, que forma parte de esa galería. Se reunió $130.000 por parte de varios donantes.

Se destaca el anuncio de que la Argentina será el país invitado en la próxima edición de ARCOmadrid, que se celebrará del 22 al 26 de febrero próximo. Con la curaduría de Inés Katzenstein (directora del Departamento de Arte de la Universidad Torcuato Di Tella), la Argentina estará presente con diez galerías y, en paralelo, habrá una programación de la curadora independiente Sonia Becce, que llevará a las calles e instituciones emblemáticas de Madrid a más de 70 artistas consagrados y emergentes.

Además, gracias a la alianza entre Gasworks, URRA y arteBA, se anunció la segunda convocatoria a artistas argentinos, para participar en una residencia de arte de tres meses en Gasworks (Londres). El anuncio fue realizado por Alessio Antoniolli (Gasworks, Londres), Nicolás Gullotta (artista argentino seleccionado en 2015), Erica Roberts (mecenas del programa), Melina Berkenwald (URRA, Buenos Aires) y Alec Oxenford (Presidente de arteBA). La residencia incluye gastos de viaje y estadía y la fecha límite de aplicación es el próximo miércoles 6 de julio.

Compartir: 

Twitter
 

El mural de Kenneth Kemble emplazado a la entrada de la Feria arteBA
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.