espectaculos

Miércoles, 17 de septiembre de 2008

DISCOS › PRIMERA EDICIóN LOCAL DEL áLBUM DEBUT DE WEATHER REPORT

Informe de un tiempo fundante

Tomaron de Miles Davis, con quien habían tocado, la libertad y la tímbrica. Pero la revolución de Weather Report siguió otro camino, al principio incomprendido. En su primer disco, ya están presentes todos los rasgos que los harían únicos.

 Por Diego Fischerman

Joseph Zawinul definió esta música como una “banda de sonido para la imaginación y la cabeza”. Después se convirtió en una marca de época. Fue, ni más ni menos, que el grupo más importante de aquello que se llamó, no sin imprecisiones, jazz rock. Pero cuando recién apareció, cuando en 1971 Weather Report editó su primer disco, llamado de esa misma manera, nada estaba tan claro. Incluso, y teniendo en cuenta los pasos dados por Miles Davis –en cuyos grupos habían tocado cuatro de los cinco integrantes originales–, y la manera en que el jazz había registrado a grupos como Cream o el trío de Jimi Hendrix, Weather Report, con sus sugerencias climáticas, con sus momentos aéreos y sus texturas abiertas, sonaba mucho menos “rock” que lo que algunos esperaban.

Weather Report, en todo caso, encierra una paradoja. Allí está todo lo que haría popular –y único– al grupo. Y, sin embargo, pasó casi desapercibido para todos aquellos que esperaban la revolución funk que In A Silent Way y Bitches Brew hacían presumir. En todo caso, el sayo de ex de Miles con el que cargaban los dos líderes, Zawinul y el saxofonista Wayne Shorter, fue tanto una ventaja –en tanto les abrió una buena cantidad de caminos– como una desventaja. Porque Weather Report no fue una continuación de Miles. Y su revolución corrió por otro rumbo, tal vez más secreto y menos espectacular que el esperado. Lo que más desorientaba, por lo menos al público del jazz, es que en Weather Report no había solos en un sentido estricto. “Nadie toca solos y todos tocamos solos permanentemente”, definía Zawinul. Pero donde Weather Report marcó un camino que fue seguido incluso por aquellos que aparentemente nada tenían que ver con ellos, como muchos de los que apenas unos años después comenzaron a grabar en el “impresionista” sello ECM, fue en el manejarse simultáneamente con dos pulsos distintos, uno marcado y veloz, en la percusión y eventualmente el bajo, y otro muy lento, con notas muy largas, en la superficie. Los temas de Weather Report daban la sensación de no ser temas, de ser esbozos, introducciones. Y eso, por supuesto, estaba lejos de ser involuntario.

Y un dato más. Ya en “Umbrellas”, el segundo tema del disco, se hace notorio algo que iba a hacer eclosión cuando apareciera en escena Jaco Pastorius: la presencia del bajo. En rigor, la luz propia de Pastorius terminó eclipsando injustamente a quien fue uno de los miembros fundadores e integró el grupo en los primeros cuatro discos, el checo Miroslav Vitous. Ocupando un lugar que en el rock pertenecía por derecho propio a la guitarra eléctrica, el bajo era aquí el instrumento melódico principal, llevando muchas veces el peso de la exposición del tema por sobre el saxo y los teclados, que frecuentemente se limitaban a la interpolación de breves comentarios. Menos famoso que sus sucesores I Sing the Body Electric, Sweetnighter, Mysterious Traveller y, desde ya, los exitosísimos Heavy Weather y Mr. Gone, este primer disco del quinteto, que completaban Alphonse Mouzon en batería y Airto Moreira en percusión, es uno de los mejores y más originales de toda su producción y la filial local de Sony-BMG acaba de editarlo por primera vez en la Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

Weather Report en acción, con Zawinul y Shorter a la cabeza.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.