espectaculos

Sábado, 19 de abril de 2014

DISCOS › EL RECORD STORE DAY, O LA RESISTENCIA DE OTROS FORMATOS FRENTE A LO DIGITAL

Un día para el viejo y querido vinilo

En Estados Unidos e Inglaterra, hoy será una jornada de fiesta para los numerosos adoradores de la música en formato físico.

El primer disco con composiciones nuevas de Pixies en veinte años. Una edición limitada en vinilo de Rock ’n’ Roll para el Reino Unido, y una de 1984 para Estados Unidos, por parte de David Bowie. Apenas dos de las perlitas que podrán conseguirse en el Record Store Day (literalmente, El Día de las Disquerías; espiritualmente, el día del aguante al vinilo y la música en cualquier formato físico en general), que se celebra hoy en Estados Unidos e Inglaterra, fundamentalmente.

La movida surgió en Estados Unidos en 2007, por la iniciativa de 700 disquerías independientes: llamar “pequeña disquería”, por oposición a las “grandes cadenas”, a varios de estos locales sería un gesto de insolencia. La cuestión es que el Record Store Day, con asiento fundamentalmente en el formato vinílico, pretende reivindicar el lugar y la función de las tiendas de discos en una época en la que tanto su supervivencia como la de los soportes tangibles están en crisis.

No obstante, el panorama se mantiene en una escala de grises. Es que no se le puede poner mortaja blanca ni velo negro a la industria discográfica tradicional, aun pese al avance del consumo de música por Internet y para medios digitales. La Industria Fonográfica Británica, por ejemplo, divulgó un informe conjunto a la Official Charts Company (que se ocupa de elaborar las listas de los más vendidos), que indica que mientras la compra de música en formatos digitales se dobló durante 2013, llegando a representar el 49 por ciento de la cuota de mercado, también se duplicó la cantidad de vinilos vendidos en el año. Aunque ese formato no llega a significar ni un uno por ciento del comercio total de música grabada.

Buena porción de ese volumen es comercializado o por lo menos impulsado en el Record Store Day, ceremonia para la que desde 2010 los artistas suelen además publicar material exclusivo: ediciones limitadas, covers de otros artistas, obras musicales en colaboración, versiones extendidas, vinilos, casetes, DVD, cajas compilatorias, simples en CD y en 7”.

Por otra parte, el sostenimiento de la producción y comercialización de música en sorportes físicos (CD, DVD, vinilo, casete) se mantiene por causas de las más diversas. Porque, debido a la falta de estructura digital, son la única o la más sencilla y presente alternativa, como es el caso argentino. Porque los artistas se han topado con el dilema y resuelto publicar obras con un mayor empeño extramusical, recobrando aquello del “disco como objeto”. Porque la reaparición de empresas que prensan vinilo o fabrican casetes han abaratado esos costos. Porque la escalera tecno ha llevado a la digitalización de un caudal de música que ha podido volver a ser publicada. Porque uno de esos mismos peldaños consiste en la aparición de bandejas y consolas digitales para conectar a la computadora. Porque “el vinilo suena mejor”, aunque en su momento se lo haya dejado porque “ahora el CD suena mejor”, que a su vez fue puesto en duda porque “lo último es que el formato FLAC suena mejor”. La cuestión es que, de uno u otro modo, en un soporte u otro, la canción siempre es la misma. Y la búsqueda del oyente, también.

Por eso es que legiones de fanáticos invaden las disquerías en el Record Store Day, como aquí ocurre que llenan encuentros como la Feria del Coleccionismo Discográfico, o como seguramente vayan a hacerlo el próximo sábado 26 en The Roxy de Palermo Hollywood (Niceto Vega 5542), cuando se realice el encuentro Buenos Aires en Vinilo, con venta, intercambio y periodistas y músicos en plan dj. Pero la casa matriz es este Record Store Day para el que, entre otros lanzamientos, se aguardan la doble edición limitada en vinilo de Bowie, con Rock ’n’ Roll para el Reino Unido y 1984 para Estados Unidos; el primer disco de estudio del grupo alternativo Pixies, de reciente paso por Argentina para Lollapalooza (Indie Cindy); además de obras de Nick Cave y grupos de rock (Kings of Leon, por caso) y pop en edición limitada. Además, los comercios minoristas se convertirán en escenario para shows y presentaciones de grupos de diversos estratos, ofrecerán descuentos y promociones “sólo por hoy” y perdurarán en la búsqueda de sobrevivir sonando bien.

Compartir: 

Twitter
 

El disco resiste aquí con la Feria del Coleccionismo Discográfico y el evento Buenos Aires en Vinilo.
Imagen: Bernardino Avila
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.