espectaculos

Martes, 19 de julio de 2011

TELEVISION › EL HOMBRE DE TU VIDA, LA NUEVA FICCIóN DE JUAN JOSé CAMPANELLA

Un lujo para la pantalla local

El primero de los 22 capítulos del programa de Telefe mostró una puesta impecable, humor y diálogos picantes. Fiel al estilo de Campanella, El hombre... vuelve a poner en primer plano el guión y las interpretaciones como pilares fundamentales de la ficción.

 Por Emanuel Respighi

Se suele afirmar, principalmente quienes diariamente trabajan en la pantalla chica, que la TV argentina es una de las mejores del mundo. Sin desarrollar los argumentos para sostener tal cosa, como si por el solo hecho de decirlo bastara para corroborarlo, la realidad televisiva se empeña diariamente en chocar de frente contra ese concepto que tiene más de slogan que de sustento empírico. Basta prender la tele para comprender que se trata de un grosero error de apreciación, o para concluir que la industria local está atravesando un momento de crisis desde hace un largo tiempo. Pero hay quienes cada tanto demuestran que no todo está perdido y, a puro talento, trabajo e inteligencia, son capaces de hacer visible el magnífico –y desperdiciado– potencial que tiene la industria televisiva argentina. Vale como ejemplo de lo que la TV local está en condiciones de aspirar El hombre de tu vida, la nueva ficción de Juan José Campanella, que Telefe estrenó el domingo a las 22: lo más cercano a una obra maestra que la industria local haya dado jamás.

Invitar a los televidentes que gustan de seguir historias de ficción bien contadas, entretenidas, capaces de provocar la risa, pero que también los interpele, visualmente impecables y con actuaciones brillantes, es quedarse corto si de lo que se habla es de El hombre de tu vida. Es que por la enorme sensibilidad y precisión de su guión, las magníficas interpretaciones y la exquisita puesta en escena, el programa protagonizado por Guillermo Francella, Mercedes Morán y Luis Brandoni debería de ser materia obligatoria para quienes hacen TV argentina. Más allá de la potencia económica, El hombre de tu vida tendría que ser –al menos en materia de ficción– el horizonte al cual la TV local debería aspirar.

Producido por 100 Bares y Telefe, El hombre de tu vida cuenta la historia de Hugo Bermúdez (Francella), un hombre honesto y trabajador que de la noche a la mañana enviuda y se queda al cuidado de su hijo adolescente (Túpac Larreira). Desempleado y herido emocionalmente, su vida se modifica cuando por necesidad económica acepta trabajar en la agencia de solos y solas de su prima Gloria (Morán). En su nuevo trabajo, Hugo deberá interpretar diferentes tipos de personalidades, según las características que pidan cada una de las clientas que acuden a la agencia solicitando una cita. La tarea parece sencilla: hacer que las mujeres se encanten con él, para luego desencantarlas y que el negocio siga andando.

El inconveniente es que, como sucedió en el programa que inauguró el ciclo de 22 capítulos, la honestidad de Hugo se transforma en una barrera a la hora de engañar a estas mujeres en busca de compañía. Es que su bondad lo lleva a involucrarse con las historias que se le presentan, por lo que lejos de limitarse al rol de gigoló calculador, intenta solucionarles los problemas a las clientas, enredando las cosas. Y, de alguna manera, cada caso también termina por modificar a este hombre que se da cuenta de que en su nuevo oficio es menos dañina la mentira que la verdad. “¿Cómo ser honesto en un mundo deshonesto?”, se pregunta. Librando una batalla moral entre su forma de ser y la manera con la que se gana la vida, Hugo intenta expiar culpas acudiendo a una iglesia, topándose con Francisco (Brandoni), un cura atípico que funciona como un confidente más propio de una mesa de bar que de un templo religioso. “La gente recurre a las cosas en las que no cree cuando está desesperada”, le revela el párroco, antes de contarle que tomó los hábitos a los 40 años. “Antes, confieso que he vivido”, le dice a un incrédulo Hugo, en uno de los deliciosos diálogos del debut.

Más comedia que drama, a El hombre de tu vida se le percibe la mano indeleble de Campanella detrás, a partir de los diferentes ritmos narrativos por los que atravesó la trama en el primer episodio. El trabajado y ajustado guión (a cargo de Campanella y Marcela Guerty), sumado a la deliciosa dirección de cámaras y montaje, le permitió a la historia avanzar con una variación de climas y escenas que potenciaron su dinamismo. Así, el programa es capaz de pasar de la comedia al drama intimista con fluidez y consistencia, subrayando la fragilidad interior de los personajes.

Sin descuidar la estética cinematográfica, pero sin limitarse a ella, El hombre... vuelve a poner en primer plano el guión y las interpretaciones como pilares fundamentales de la ficción. Algo tan elemental como olvidado en la TV local. Con ironía, crueldad, cierto cinismo, diálogos picantes y apoyándose en la complicidad de los televidentes, el programa conforma un todo coherente que relata no sólo con lo que dicen los personajes sino también desde la fotografía y la puesta de cámaras, impecablemente trabajados.

Párrafo aparte merecen las interpretaciones de este trío de personajes fijos, cargados de una incomodidad emotiva que se deja entrever, pero no se expone, de ambigua sensibilidad. Y éste también es un punto en el que Campanella demuestra su capacidad para dirigir a actores. La composición que logra Francella es la de un hombre con cierta fragilidad emocional, que se debate todo el tiempo entre sus acciones y su mundo interior, pero esto no le imposibilita mostrar su conocida cualidad cómica. Morán –en el rol de prima inescrupulosa a la que sólo le interesa el dinero– y Brandoni –como un cura mundano y compinche– potencian el tono narrativo de El hombre..., ajustando sus interpretaciones a la funcionalidad de la historia.

Importando un esquema de producción y realización propio de las series estadounidenses, El hombre... es un programa que supera la media local desde el momento en que ninguno de sus engranajes está librado al azar y todo fluye en armonía. Este es otro elemento diferencial: mientras que otros productores confunden capacidad presupuestaria con grandilocuencia vacía de contenido, invirtiendo millones en condimentos en busca de efectos, Campanella elige aprovechar el abultado presupuesto sumando tiempo de producción a cada uno de los rubros técnicos y artísticos. Tiempo y talento, en El hombre de tu vida, es sinónimo de calidad televisiva.

El rating también le sonrió

El debut de El hombre... no podía haber sido más auspicioso en términos de audiencia: la ficción marcó 27,4 puntos de rating y se convirtió en el programa más visto del día. La calidad del ciclo de Campanella se vio correspondida con una alta expectativa, no sólo por la audiencia que vio el primer episodio, sino porque incrementó el encendido televisivo. Los más de 71 puntos de rating acumulados que se juntaron entre las 22.10 y las 22.54, tiempo que duró el programa, posicionó a la noche del domingo como la de mayor encendido de la TV argentina. En Canal 7, el debut a las 22.30 de El debate, con la despenalización del aborto como tema, midió 1,9 punto. En tanto que la otra novedad, Minuto para ganar, marcó 24,2 en Telefe.

Compartir: 

Twitter
 

Francella encarna a Bermúdez, un hombre que enviuda y queda al cuidado de su hijo adolescente.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.