espectaculos

Viernes, 6 de abril de 2007

TELEVISION › “EUREKA”, UN LUGAR TOP

Una ciudad con muchos problemas

Colin Ferguson, protagonista de la serie, explica cómo se vive rodeado de científicos.

 Por Roque Casciero

El comisario Jack Carter traslada a una delincuente juvenil cuando un accidente lo obliga a parar en una ciudad bastante rara: todos los habitantes parecen ser genios. Pero a poco de estar allí, Carter descubrirá que esa comunidad secreta con las grandes mentes de Estados Unidos, creada después de la Segunda Guerra Mundial a instancias de Albert Einstein, es una fuente inagotable de problemas. En Eureka, la serie que el flamante SciFi Channel emite todos los miércoles a las 22 (el estreno repite mañana a las 21), hay más: militares en busca de armas secretas, conspiraciones, física cuántica, portales del tiempo y el espacio. El programa logró casi cuatro millones y medio de espectadores en su estreno en Estados Unidos, que es la marca máxima a la que llegó el SciFi Channel (ver aparte) en sus quince años de historia. La trama también involucra conflictos familiares, porque enseguida los espectadores descubren que la “delincuente” es la hija del policía, que se había escapado tras el divorcio de sus padres. Cuando Carter resuelve algunos inconvenientes en la ciudad de Eureka, lo mandan allí como comisario. Según le dijo a Página/12 Colin Ferguson, el actor que lo encarna, Carter es “un tipo que trabajaba demasiado y nunca estaba en casa, por eso está como está. Pero ir a Eureka, aunque haya sido una pérdida profesional, le permite establecerse en una comunidad e integrarse a algo. Debido a eso, crece como persona y se conecta nuevamente con su hija”.

–¿Cómo describiría Jack Carter a la ciudad de Eureka?

–Eso depende de quién le pregunte. Si fuera una pregunta oficial, diría que es una ciudad en donde el gobierno ha reunido a científicos para promover la expansión del conocimiento global.

–¿Y extraoficialmente?

–(Se ríe.) Diría que es una pequeña ciudad con un montón de problemas. Es un lugar donde todos se meten en las cosas de los demás. Y eso es un problema mayúsculo en una ciudad donde la seguridad es un tema tan importante. Ante todo, el programa trata sobre los personajes de una ciudad pequeña, por eso la gente se siente identificada, más allá de que los que viven en Eureka son científicos. La mayoría de la gente que se me acerca en la calle me dice que le encantaría vivir en una ciudad así.

–Pero, ¿será una buena idea vivir en una ciudad donde todos son genios excepto uno?

–¡Ja! Hay personas que son genios, pero que no son muy listos en las cosas mundanas: el estereotipo sería el profesor que está siempre distraído, que es increíble en lo que hace y que conoce todos los libros, pero que no puede doblarse las medias. Así que, al fin de cuentas, la gente es gente. Por eso no creo que fuera difícil vivir en una ciudad así. Más bien me parece interesante.

–En su biografía, que figura en la página web de Eureka, dice que le gusta visitar destinos “exóticos” y que estuvo varias veces en América latina.

–Sí, estuve en Ecuador tres o cuatro veces, en Perú un par, y el año pasado iba a viajar a Chile, pero al final tuve que posponerlo. Me encanta América del Sur. Viajo mucho y he encontrado que la gente de América latina es muy cálida y genuina. Cuando algo les interesa, les interesa, y si no, no. ¡Eso es genial! También he viajado bastante por Asia, no tanto por Europa. Al principio pensé en ir a esos lugares porque iba a ser algo diferente, pero ahora regreso porque encuentro que la gente es muy amigable y muy cálida. Podés meterte en cualquier conversación. Me encantaría conocer la Argentina, ojalá pueda ir pronto.

–Usted estuvo en varias series, aunque ninguna tan exitosa como Eureka. ¿Lo reconocieron en sus viajes?

–No. Pero una vez estaba en Ecuador, comiendo en un pequeño restaurante, y justo estaban dando el único episodio de Titus en el que participé. Fue rarísimo y muy divertido.

–¿Es fan de la ciencia ficción?

–Sí, aunque no miro tanta televisión. Battlestar Galactica me parece un programa fantástico y me encantan Star Trek: Next Generation y Heroes. Del pasado, mis favoritas eran Los expedientes secretos X y, obviamente, la saga de La guerra de las galaxias, pero nunca me interesaron películas como Día de la Independencia. Lo que me atrae es que cada vez parece haber más cruce de géneros con la ciencia ficción.

–Los nuevos programas de ciencia ficción son más interesantes para los mayores, porque no están tan orientados a los efectos especiales, sino a contar historias sobre personas.

–Es cierto, están más orientados a los personajes. Además, pasamos por un período en el que en la televisión, con los Law and Order y los CSI, había demasiado material policíaco, entonces la gente piensa: “Bueno, pero quiero ver televisión y divertirme un rato”. Y la ciencia ficción genera eso, porque tiene su componente de fantasía que pone la mente en otro lugar. Y también está el hecho de que la tecnología ha llegado a un punto en el que se puede hacer un programa de ciencia ficción y que se vea realista. Incluso hace diez años, si hacías un programa de ciencia ficción por televisión se veía bastante mal. Y la gente pensaba que era una estupidez. Ahora, la tecnología ayuda mucho a contar bien las historias.

Compartir: 

Twitter
 

Eureka se puede ver mañana por el flamante SciFi Channel.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.