espectaculos

Sábado, 14 de mayo de 2011

VIDEO › SE EDITAN TRES VOLúMENES DE CALOI EN SU TINTA

Variedad y experimentación

Cada “programa” del creador de Clemente se organiza alrededor de un tema: El amor visto por los hombres, Ideología y animación y Objetos que cuentan historias de vida. En todos ellos, el material está compuesto por animación de calidad de todo el mundo.

 Por Horacio Bernades

Hace unos años, el sello SBP había editado tres discos dedicados a Caloi en su tinta, el clásico programa pensado, producido y conducido por el creador de Clemente, con dirección general de María Verónica Ramírez. Ahora el mismo sello vuelve al ataque, poniendo a la venta –al muy atendible precio de $ 29,90 cada uno– los volúmenes 4, 5 y 6. Como sucedía con los tres primeros, cada disco consta de tres programas emitidos en su momento por la pantalla de Canal 7, redondeando cerca de una hora y media de duración total. Siempre introducido y copeteado por su conductor, cada programa se organiza alrededor de un tema (El amor visto por los hombres, Ideología y animación, Objetos que cuentan historias de vida), que se ve servido por animación de calidad de todo el mundo, con cierto predominio de artistas europeos y de producciones provenientes del mítico National Film Board de Canadá, debidas seguramente tanto a criterios de selección como de disponibilidad de copias.

Lo de “animación de calidad” tiene sus méritos, pero también sus riesgos. Entre los primeros se cuentan, sin duda, el predominio del arte sobre toda intención comercial, la apertura a la experimentación, la variedad de técnicas, la renuncia a lo conocido, lo probado, el cliché, que todos los trabajos seleccionados presentan. Pero está también el riesgo de la pesadez, de lo artísticamente consagrado, de lo museístico incluso, que no siempre logra sortearse. Riesgos que no residen tanto en la antigüedad de la obra como en tradicionalismos fuera de época: mientras que un cortometraje como Vecinos (uno de los más clásicos en toda la historia de la animación, debido a Norman McLaren y ganador del Oscar, en 1952) logra sobreponerse, gracias a su levedad, sentido del humor, inventiva y vitalidad, a toda posible pesadez mensajística, no puede decirse lo mismo de La sirenita, cortometraje de origen ruso, tres décadas posterior (Vecinos se incluye en el volumen 5, La sirenita en el 4).

Si de modernidad se trata, allí está, en el volumen 4, la media docena de cortos veloces, feroces, atroces a veces, del gran Bill Plympton (Portland, 1946). Incluyendo One of Those Days (1988), en la que la nimiedad cotidiana deviene calamidad apocalíptica. El sentido del humor aparece también, en su vertientes naïf (Duro de matar, del ruso Konstantin Bronzit), negra (Lupo the Butcher, del canadiense Danny Antonucci) o satírica (la checa El billar), dibujadas las dos primeras, stop motion con muñecos la última, todas incluidas en el volumen 4. Una maravilla, la muy juguetona Anna & Bella, del nórdico Börge Ring, ganadora del Oscar en 1986, y puro orgullo patriótico el que despiertan El rayo rubio, del rosarino Pablo Rodríguez Jáuregui, y El desafío a la muerte y El guante, del porteño Juan Carlos Zaramella, todos incluidos en el volumen 6. Modernísimo collage pop el primero, notable homenaje al terror clase B el último (con gran uso de la técnica que se conoce como pixilación), en los créditos de El desafío a la muerte Zaramella identifica al autor del eructo que permite a cierto faquir volver del estado de licuado humano, al que él mismo se había expuesto.

Compartir: 

Twitter
 

Vecinos, un clásico que ganó un Oscar en 1952.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.