espectaculos

Sábado, 16 de junio de 2007

VIDEO › LLEGA LA SUECA “INVISIBLE”

El fantasma que no lograba dar miedo

Suerte de drama adolescente que vira al género fantástico, el film de Joel Bergvall despertó el interés de Hollywood, que realizó una remake.

 Por Horacio Bernades

Parece un trabalenguas, pero se trata sólo de una nueva muestra de dos hábitos del cine contemporáneo: el de las remakes y el del tránsito global de actores, realizadores y técnicos. Antes de fin de año se verá por aquí una película llamada Den Osynlige, que unos años atrás dirigió en su país el realizador sueco Joel Bergvall; fue rehecha recientemente en Hollywood con el título The Invisible. También antes de fin de año, y como consecuencia de la repercusión que en su momento obtuvo Den Osynlige, Bergvall estará estrenando su primera película filmada en Hollywood, que se llamará Addicted. Y que es la remake de un film coreano, cuyo título de distribución internacional fue The Poisoning. Destrabando el trabalenguas (o ayudando a trabarlo más), el sello AVH acaba de editar Den Osynlige en la Argentina, con el título de Invisible.

Volver literal la metáfora: eso hace Den Osynlige, al narrar la fábula de un chico que primero se siente invisible y más tarde termina resultando realmente invisible para los demás. Suerte de drama adolescente que vira al fantástico, durante el almuerzo Nicklas (Gustav Skarsgard, hijo de Stellan, el rubio de Contra viento y marea, Dogville y Piratas del Caribe) le cuenta a su madre sus deseos de ser escritor. La madre no sólo no lo escucha sino que le habla encima. Un par de escenas más adelante, los pesados del colegio matan a patadas al muchacho, creyendo que fue él quien denunció un robo a la policía. Enseguida Nicklas volverá a la vida, pero sin lograr que el resto del mundo registre su presencia.

¿Qué pasó? Muy sencillo: en realidad los heavies no llegaron a matar a Nicklas sino que lo dejaron al borde de la muerte, en una suerte de limbo (se nota que la película es previa a la abolición del limbo por parte de la Iglesia Católica). Se supone que en esas circunstancias el alma se desprende del cuerpo. Es entonces el ánima del muchacho la que vagabundea por aulas, claustros y pasillos, resultando visible para los espectadores, pero no para los compañeros de elenco del joven Skarsgard. La descripción hace pensar en un intragable bodrio místico-mágico, pero por suerte el director aborda el asunto como drama de high school con toques de humor. “Soy el peor fantasma del mundo”, se queja Nicklas en un momento, harto de no asustar a nadie.

Según las referencias, el director parece haberle tomado el gustito a eso que habría entre la vida y la muerte, esté autorizado por la Iglesia o no. Protagonizada por Sarah Michelle Gellar, su nueva película, Addicted, se centra en una chica cuyo marido, tras caer en coma, toma posesión del cuerpo de su cuñado, que también cayó en coma. O algo así. ¿Suena a disparate, a comedia televisiva argentina que podría llamarse Mi cuñado, el fantasma? En un tiempo más se verá si es así.

Compartir: 

Twitter
 

El protagonista habita una especie de limbo.
 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.