futuro

Sábado, 16 de mayo de 2009

En el principio fueron las moscas...

 Por Raúl A. Alzogaray

La que terminó de decidirme fue Graciela Flores. Habíamos sido compañeros en la facultad y nos seguíamos encontrando de vez en cuando en reuniones de amigos comunes. Ella escribía notas para Futuro, yo también tenía ganas de empezar a escribir sobre temas científicos para el público en general. Se lo conté e hicimos un trato: escribiríamos algo entre los dos; después yo me largaría a escribir solo (o seguiríamos escribiendo juntos, si funcionaba bien de ese modo, o me seguiría dedicando exclusivamente a trabajar de biólogo si la cosa no funcionaba de ninguna manera).

Yo tenía una idea para una nota, así que le dije que me dejara empezar. Escribí unos párrafos y se los di. Graciela me dijo que estaba muy bien, que tenía la longitud apropiada para una nota, que no valía la pena hacerle agregados ni otras modificaciones. Me dio el número de teléfono de Leonardo Moledo y me dijo que lo llamara de parte de ella.

En aquella época yo no sabía muy bien quién o qué era Moledo. Sin embargo, nuestros destinos ya se habían cruzado: unos años antes, un cuento de él y otro mío habían sido publicados por Marcial Souto en un mismo número de la revista Minotauro.

Llamé a Leonardo, le expliqué y me dijo que sí, que le mandara la nota, nomás. Unos días después me avisó que la iba a publicar. La nota se llamaba “Adivina quién viene a cenar(te)”. Describía el uso de larvas de moscas para limpiar heridas difíciles de curar. Las larvas se comían el tejido muerto pero dejaban intacto el tejido vivo.

Más tarde, Leonardo me llamó de nuevo. Zas, qué pasó, pensé. Era para decirme que dejara bien claro en la nota que las larvas se usaban en algunos hospitales bajo supervisión médica, que nadie fuera a pensar que era un tratamiento recomendado por curanderos. También me pidió que le mandara más notas como ésa.

La nota de las larvas salió en Futuro el 6 de junio de 1998. Atendiendo el pedido de Leonardo, en los años siguientes le mandé un montón de notas como ésa.

(Extraído, y modificado, del libro No te comerás a tu prójimo.)

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.