las12

Viernes, 20 de mayo de 2016

COSAS MARAVILLOSAS

Chau superhéroes

La colección Antiprincesas sumó varios títulos de la mano de los Antihéroes: los primeros son Cortázar y Galeano.

 Por Flor Monfort

La iniciativa fue un éxito: la colección de Chirimbote pensada y escrita por la periodista Nadia Fink con las ilustraciones geniales de Pitu Saá encontró un lugar en el mercado y se consolidó como un imprescindible de las lecturas para adolescentes, chicos y chicas. Antiprincesas salió al ruedo con las historias de Frida Khalo y Violeta Parra, creció un poquito más con la de Juana Azurduy (justo cuando el macrismo llegaba al poder y hacía falta revivir ese tipo de vidas para no sentirnos tan solxs) y terminó de engordarse con los Antihéroes Julio Cortázar y Eduardo Galeano, a la que se suma recién salida del horno la escritora Clarice Lispector. El boca a boca hizo lo suyo y la lectura se expandió en los colegios y como regalo de cumpleaños, porque a los relatos maravillosamente bien contados sobre estas personas valiosas para nuestra cultura, se suman las actividades y los dibujos, que funcionan en varios niveles de complejidad según quien esté leyendo. De esta manera, quien escribe probó leer estos cuentos a niñxs de 3 años y funcionaron, de la misma manera que supo que otrxs de 13 los disfrutan. La idea inicial es recuperar el legado de mujeres que si bien son conocidas por todxs, no tienen el lugar en la historia que se merecen, y sus recorridos siempre incluyen la importancia de la tierra, el valor de las palabras y el placer de luchar por lo que una cree.

La novedad es que se sumaron los Antihéroes a las Antiprincesas y Cortázar y Galeano son los primeros en arrancar la serie. ¿Por qué esté dream team de personajes? Dice Fink: “porque rescatan el arte popular, lo cual nos parece importante como periodistas de medios alternativos y populares. Además, todos construyeron con otras y con otros, lo cual los enmarca en una decisión colectiva de hacer y ver la vida”. En el caso de Clarise, su elección es original y atrevida: la escritora brasilera, nacida en una familia humilde pero devenida esposa de un embajador con lujos a su alcance, no es tan fácil de transmitir para todos y todas. Escribía con finales imposibles y tecleando en su Olympia en el regazo al ritmo de sus hijos Pedro y Paulo. “En cuanto a mí, estoy. Sí. `Yo… yo… no. No puedo terminar´. Creo que…” se cita sobre el final de la novela Un soplo de vida y también el de La pasión según G.H: “Pues ¿cómo podría decir sin que la palabra mintiese por mí? cómo podré decir sino tímidamente así: la vida se me es. La vida se me es, y no entiendo lo que digo. Y entonces adoro…”, mientras se cuenta que su perro Ulises se comía los cigarrillos prendidos de los periodistas que querían entrevistarla. La dictadura brasilera, el accidente en el que se quemó parte del cuerpo y su muerte son narradas sin metáforas ni medias tintas, siempre apelando a un mini diccionario de términos, como “represión”, o en el caso de Galeano, de “excluidos”. Esta última está narrada como una larga entrevista en el Café Brasilero, ese que él amaba. Si en el de Clarice el perro Ulises oficia de comentador, en el de Galeano es la chanchita preguntona la que da la nota y deforma su nombre junto al de la nieta del escritor: “chanchina divina”, cómo él le decía a Lila.

Haciendo pie en su gran obra Las venas abiertas de América Latina, el libro repasa también lo que Galeano dijo sobre las mujeres, su pasión por el fuego y la amistad y el valor de la memoria. “La idea es salirse de los estereotipos y pensar en reflejos más reales. Eso pegó bastante fuerte, en un contexto donde hay más gente laburando esta temática también. Suelen enviarnos dibujos de peques que dibujan la obra de Frida o de nenas que se disfrazan de ella. En varones, si bien es menor la repercusión, también vemos llegada” completa Fink. Y qué mejor que citar a Clarice para animar a que lxs chicxs piensen distinto, piensen como quieran, se animen: “Respeta tus exigencias, respeta incluso lo que es feo en ti”.

Eduardo Galeano
El cazador de historias

Clarice Lispector
La escritora sin reglas ni privilegios

Editorial Chirimbote

Se consiguen en kioscos y librerías de todo el país. Más info: chirimbote.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.