las12

Viernes, 23 de septiembre de 2005

MODA

entre la vanguardia y el narcobarroco

Una de las especialistas en moda de este suplemento estuvo en Colombia Moda –un evento de la industria que moviliza cifras de seis ceros– y volvió para contarlo, aun sin quitarse el arrobo por las pasadas masculinas ni el restillo de envidia por la exuberancia de las femeninas. Desde corpiños ortopédicos a vidrios en las pasarelas, asómese al bizarro mundo del fashion latinoamericano y adinerado.

 Por Victoria Lescano

La primera aproximación al estilo colombiano, remite a un grupo de mujeres de la clase ejecutiva de un avión ataviadas con minifaldas blancas, botas Chanel al tono y los indispensables corsés; variedad de tops que en los guardarropas femeninos de la región se llevan con la naturalidad de una camiseta blanca.

Horas más tarde y en Medellín, precisamente en los pabellones del Salón de Exposiciones, la construcción modernista donde se celebra la edición número 16º de Colombia Moda entre los 410 expositores presentes, cautiva la visión de una pareja –hombre y mujer– semivestida, modelando en forma amateur las últimas realizaciones en corsetería color arena y chocolate de la firma Fajate.

Las autoras de esos fetiches que sorprenderían a la mismísima Bettie Page y sus compañeras de aventuras bondage son las hermanas Prada (una diseñadora textil y otra, instrumentadora quirúrgica sin ningún parentesco con Miuccia), quienes debutaron en la feria con sesenta ítem de un listado que contempla fajas reductoras, cacheteros y corsetería para posoperatorios de cirugías estéticas. Sus corpiños fueron diseñados a la medida de las siliconas extralarge parecidas a papayas u otras frutas exóticas afectadas por casos de gigantismo –que son una constante en los cuerpos de la región y que remiten a la historia del arte local– y más precisamente a las 23 figuras de Botero que ornamentan la Plaza de las Esculturas, vecina al Museo de Antioquia.

Pero lejos de cualquier intento de decodificar indicadores del manual de estilo, Colombia Moda es por sobre todas las cosas, una feria seriamente dedicada a la industria, con énfasis en la producción de ropa interior y el jeanswear, que entre el 17 y el 20 de agosto reunió a 1800 compradores internacionales y donde se realizaron negocios por cifras cercanas a los treinta millones de dólares.

Otro rasgo distintivo son los contenidos de su programa académico que contempla conferencias sobre análisis de tendencias para 2006 y estrategias de ventas que un grupo de expertos, entre ellos Martha Cálal, enuncian para industriales y estudiantes de diseño desde un escenario con cortinados de terciopelo en el Teatro Metropolitano. El canal de televisión local emite su speech sin cortes comerciales y lo samplea con los veinte desfiles que conforman el programa oficial de pasarelas.

Para enfatizar el tono de festejo popular, los desfiles también se proyectan desde pantallas gigantes situadas en los parques Lleras, Los Deseos y Pies Descalzos. Algunas de esas celebraciones tienen bonus tracks de moda, que consisten en desfiles en vivo de moda masculina –con la participación de una celebridad de los realities hechos en Colombia y modelos que reparten ramos de flores entre la audiencia femenina– y también en vivo, una banda de rock ejecuta covers de Charly García y Los Abuelos de La Nada.

Los desfiles

En la apertura, tres diseñadores que bucean en las raíces colombianas y predican el prêt à porter con raíces artesanales y el costumbrismo.

Desde el flanco femenino, las diseñadoras Beatriz Camacho y Amelia Toro con colecciones con sello artesanal y bordados sobre sastrería.

El technicolor local en su máxima expresión se vio en Identidad María Mulata, la colección de Hernán Zajar: faldas y pantalones en sedas remixadas con cintas y galones, corsets en crochet y macramé, plataformas amarillas bordadas en lentejuelas y una versión maximalista de turbantes, brazaletes y collares que son el estilismo obligado en las colecciones de verano. Al final de las pasadas –con soundtrack de Sidestepper, una de las novedades musicales de la escena colombiana, con algunos integrantes locales y otros ingleses–, el diseñador saluda junto a sus 20 modelos negras, ataviado con traje amarillo al tono de su peinado con peróxido.

Esos shows tuvieron un prólogo, con simulacro de banquete y usos y costumbres del sudoeste antioqueño celebrado en la antigua estación de trenes de Medellín.

Los asistentes al show fueron invitados a llegar por metro desde la estación Poblado. Ese transporte con vista a las montañas e interiores inmaculados al estilo de los trenes suizos, me dicen, muestra una de las secuelas de los años de violencia: la actual obsesión por la limpieza.

Autores emergentes en su barrio

Entre pequeñas tiendas de sastres y costureras que cosen a la vista, y la nueva zona de bares llamada Zona Rosa, se está gestando el circuito de diseñadores, en su mayoría egresados de la Colegiatura Colombiana.

Ahí, la diseñadora Isabel Henao, autora de una de las colecciones más personales del ciclo, tiene 1037, una pequeña tienda contigua al bar de música electrónica Melodie Lounge. Henao, quien se perfeccionó en Milán y oficia también de modelo, dice desde su show room, mientras se pasea entre percheros y las cajas de zapatos retro, en combinaciones de rosa, celeste y arena que colman la tienda (en esos días cerrada al público) que “mientras que a las prendas en jean –chaquetas, vestidos, pantalones de líneas austeras– les aplico procesos y lavados para simular algo más sofisticado, por el contrario a las chaquetas y vestidos en gasas les doy tintes y procesos para quitarles la connotación de moda soiree”.

Compartió cronograma con Julieta Suárez, otro referente de la nueva guardia, con tienda en Bogotá y una línea con variaciones sobre los años cincuenta.

La favorita de las jóvenes colombianas de clase media se llama María Adelaida Penagos, dueña de la tienda Miau. Con un discurso construido alrededor del reciclaje (que comparado con referentes de la moda argentina equivale a una fusión de Pri con Juana de Arco). Su colección se llamó literalmente “Todo un cuento” y tuvo vestidos con reciclaje y estampas y bordados rescatados del mundo Disney; además del auspicio de la revista Fucsia, la publicación que en sus páginas califica a Penagos de “la niña prodigio de la moda”.

La antítesis de esa oda a Donald, Goofy y Blancanieves que llevada a la pasarela tuvo un estilismo aniñado hasta la exasperación, es otra tienda de esa zona llamada Drap. Especializada en tatuajes, simbología punk, santos, que además de decorar las paredes y lograr un interiorismo crudo y atractivo en contenidos se reproducen en una línea de remeras y leggings que cuelga de los percheros.

La Zona Rosa, con sus parques de básquetbol en calles sin salida, pero rebosantes de vegetación, casas de café en las que venden pasteles ricos en hidratos es la alternativa al vasto mundo mall, el circuito de los shoppings, donde los pisos responden a nombres de orquídeas, rosas u otras variedades de las bellísimas flores de la región y las compradoras pueden ir directo del auto a sus tiendas favoritas (los senderos para estacionar abundan y también abundan los policías armados).

Moda y cocina

Carlos Valenzuela, un diseñador con formación en arquitectura presentó una de las propuestas más atractivas y despojadas de convenciones en cuestiones de jeanswear y moda masculina. Su colección, con insólitos procesos de lavado, permite combinar un pantalón verde con una chaqueta rosa, el celeste con el bordó, en modelos masculinos que llevan como accesorio de rigor, piedras y brillantes colgando de cadenas sujetas al pantalón al estilo gangsta. El resultado tiene rasgos caribeños sin los clichés de los atuendos de los galanes de telenovelas. Hasta ahí, las miradas se detenían en los bíceps y las ropas de colores y en los sombreros de cocinero –porque la propuesta tuvo como argumento fusionar moda y cocina– y más precisamente la prédica de la comida sana, el consumo de hortalizas, sopas y postres para el verano con la colaboración del chef Michael Fumanski.

El apartado femenino del show de Valenzuela, fue menos atractiva en conceptos de silueta y colores, pero tuvo otro condimento, una serie de tocados realizados en base a la carta del restaurante. Así se vio desde un pulpo a tiras de panceta simulando tejidos, variedades de pasta y el clímax: un chaleco de piel de salmón con capucha incluida, y por supuesto odorama de pescadería, el más intenso que dejó la pasada.

La Vanguardia

Auspiciada por la revista In Fashion, una guía para seguidores de la moda que en su última edición hizo tres propuestas de portada, el desfile de Olga Piedrahita fue uno de los más esperados por la prensa local.

La diseñadora adhiere a la moda experimental, algunas versiones indican que en la búsqueda de renovación de lenguajes llegó a destrozar los remanentes de una colección. Y El Barco, pues ése fue el título de su repertorio, transitó las pasarelas con fragmentos de vidrios montadas en una antigua fábrica de heladeras... Mientras las cronistas e invitados de la primera fila se tapaban los ojos cada vez que las modelos pisaban y quebraban vidrios, animadas por el soundtrack y espíritu rebelde de Pink Floyd y The Wall, se vieron proyecciones de escenas de juegos infantiles en blanco y negro, modelos ataviadas con estampas de barcos, osos, flores, estampas pictóricas, en vestidos, bermudas, sacos entallados con tono arts and crafts, collares de fieltro, sombreros de crochet desarrollados por las Artesanas de Cota... Piedrahita habló de un recorrido por juegos, bicicletas, canicas, cometas, peces y ferrocarriles y plisados.

La gala

Por pedido de los organizadores y cuestiones de etiqueta, la convocatoria a los cierres del desfile indicaba vestirse de gala. Todo para recibir a Silvia Tcherassi, la diseñadora con mayor proyección internacional, favorita de Cecilia Bolocco y también de la escritora e investigadora de modas española Lola Gavarrón, presente entre los invitados especiales de la pasarela Orbitel. Los hits de ventas de Tcherassi son las camisas de shantung con mangas tres cuartos, una prenda de rigor en los guardarropas de las ejecutivas colombianas.

La diseñadora hizo experimentos en seda, vestidos con cintas con el leitmotiv “los atuendos de las mujeres que veranean en Toscana, en Forte dei Marni”. Y al ritmo de canciones populares italianas, se vieron microshorts, vestidos combinados con trench coats, tonos pastel combinados con cítricos.

La segunda parte de la gala y el cierre correspondió a la firma española Loewe, célebre por sus cueros y pieles que anticipó su colección para el invierno inspirada en el estilo militar napoleónico traducido a elegantes abrigos y chalecos blancos y arena con piel y como accesorio de rigor, botas negras con bordes y pompón de piel.

Pero el gran fashion show estuvo en las primeras filas, con las propuestas de gala y el crisol de vestidos largos con fulgores, joyas y fracs de los presentes. Corresponde deslizar el adjetivo “estilo narcobarroco” que se escuchó un día más tarde en la boca de un modelo, sobreviviente de un atentado en una plaza durante el apogeo de los sicarios, dicha al día siguiente del cierre y en un concierto de electrónica de Bajo Fondo Tango Club con formato de pic-nic bajo las estrellas del Jardín Botánico de Medellín.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.