las12

Viernes, 23 de septiembre de 2005

MONDO FISHON

Moralmente incorrecta

Una vida saludable, prolija e intachable. Un pasado límpido, transparente y prístino como el presente, y seguramente como el futuro. En lo posible, una familia ejemplar (y ejemplificadora): más que tipo, modelo. No a las conductas obscenas o sospechosas de perversión explícita o, por lo menos, si las hay, que no se note, por eso de que está muy bien ser pero que parecer es, en fin, más importante: a fin de cuentas, se es lo que se parece y así. Descolgándose por la delgada soga que une el universo del glamour destellante con el de las/os mortales que se ponen purpurina (para disimular cuán opaca puede ser la piel), van cayendo los valores universales que se adhieren a los objetos de deseo para que después no anden diciendo que sólo de apariencias y superficialidades se hace este mundo. No es fácil, claro que no es fácil. El mecanismo, a veces, tiene su dolor y sus víctimas; la más reciente: la ex demasiado joven, la ex de Johnny Depp, la ex trash-jonkie-look, la siempre terriblemente delgada, la hoy-soy-re-elegante-y-mañana-doy-reviente, la modelo (que ahora nos va cayendo simpática por impresentable) Kate Moss. A la chica la quieren dejar sin contrato de representación las grandes marcas (H&M, Dior, Chanel, Rimmel, H. Stern, Burberry), preocupadas por preservar su propia imagen, y todo ¿por qué? Por un ligero problema con las drogas (se le van 400 dólares semanales en cocaína, según ha dicho), pero ante todo ¡por fanática de las orgías! Al parecer, la revelación que hizo un periodista inglés sobre las preferencias de KM a la hora de hacer su fiestita de 30 fue mucho: saliendo de la cama de una habitación de hotel, piernas y más piernas (se supone que entre ellas, las de Kate); un bocón declarando obviamente “a ella le gusta tener su propia fiesta”, y alguien más viéndola asomarse desde la cama... para encerrarse en el baño con un muchacho. Para las empresas, la cuestión de la droga fue tolerable, pero en cuanto se difundieron algunas fotos de la orgía, todo cambió: “Nuestras relaciones pueden terminar por su comportamiento”, dijo el vocero de una de ellas, que luego aclaró el motivo. Kate firma contratos en los que asegura que está “sana”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.